Jaume Roures no se da por vencido. Horas después de que se confirmara que Prensa Ibérica había alcanzado un preacuerdo con la banca acreedora para la venta del grupo Zeta, el dueño de Mediapro trasladaba a estos mismos bancos una oferta diez millones de euros mayor a la de Javier Moll. Un movimiento que ,según las fuentes consultadas, sería el primer paso para judicializar la venta del editor de El Periódico.

Noticias relacionadas

El acuerdo de la banca con Prensa Ibérica consistía en una quita del 30% de la deuda del grupo Zeta para facilitar la venta o, lo que es lo mismo, el pago de unos treinta millones de euros, más variables de entre ocho o diez millones que se pagaría al dueño del grupo Antono Asensio. No obstante, según informó Vozpópuli, Roures puso diez millones más y trasladó una oferta formal a los bancos de cuarenta millones.

Las fuentes consultadas indican que esta nueva oferta de Roures no debería cambiar demasiado las tornas. Los bancos acreedores ya han decidido y han acordado la venta a Prensa Ibérica, pese a que siempre Roures ha presentado la oferta económicamente más atractiva. Los bancos no aprueban que El Periódico caiga en manos de un empresario identificado con el independentismo como Roures y que utilizaría el diario como altavoz del procés.

"Explorarán todas las opciones"

No obstante, la oferta, que se ha trasladado la semana que el presidente de Zeta Antonio Asensio debería cerrar los flecos de la operación con Javier Moll, persigue paralizar el proceso y demostrar públicamente a los accionistas de la banca acreedora que sus gestores no están buscando el beneficio económico con la venta y que, con lo que indirectamente les están perjudicando, al rechazar una propuesta diez millones de euros mejor.

En Mediapro reconocen que Roures no se da por vencido y que “explorará todas las opciones”, entre las que no se descarta la vía judicial. Mediapro fue conocida a nivel mediático hace más de una década tras la cruenta "guerra del fútbol" contra Sogecable, en la que se presentaron decenas de demandas cruzadas. También está en la retina reciente la lucha judicial con El País pidiendo una rectificación, que tras varios años finalmente ganaron.

Fuentes jurídicas indican a este periódico que no es descartable una posible denuncia por administración desleal contra los bancos, si es que éstos finalmente rechazan la oferta de Roures y que representaría una quita de solo el 40% y no el 30% acordado con Prensa Ibérica. Estas mismas fuentes indican, no obstante, que esta vía sería larga y lo tendría difícil para paralizar el proceso, pero sabemos que Mediapro tiene experiencia en largos litigios.

Condiciones ofrecidas a Prensa Ibérica

Todo indica que, finalmente, Zeta cerrará la venta con Prensa Ibérica, un momento en el que probablemente en Mediapro comiencen a valorar todas las opciones que se abren. Desde la compañía audiovisual han mostrado su sorpresa porque esta operación se esté resolviendo por criterios políticos y no técnicos. Ha sido el propio Roures el que ha denunciado que “los poderes fácticos” están impidiendo la compra de Zeta por parte del grupo audiovisual.

Desde el comienzo de las negociaciones, y pese a que Mediapro tuvo casi cerrada la venta, los bancos nunca dieron el placet y -según se han quejado en Mediapro- jamás ofrecieron a Roures las mismas condiciones que a Prensa Ibérica. Ni siquiera la intermediación de última hora de Moncloa buscando el apoyo a los Presupuestos por parte de ERC logró decantar la balanza a favor del empresario catalán.