2019 será recordado como un año para olvidar para la industria aeronáutica. A la crisis sufrida por Boeing por la familia 737 MAX, ahora hay que sumar las malas noticias de Airbus. El gigante aeronáutico europeo ha reportado pérdidas de 1.362 millones de euros en 2019, frente a las ganancias de más de 3.000 millones el ejercicio anterior, debido a los 3.600 millones de euros que tendrá que afrontar por el pago de sanciones por sobornos.

Noticias relacionadas

Los ingresos consolidados aumentaron hasta los 70.500 millones de euros frente a los 63.700 millones de euros de 2018, impulsados principalmente por el incremento de las entregas de aviones comerciales.

Pese a estas pérdidas, Airbus ha mantenido el dividendo a inversores. La compañía repartirá 1,8 euros por acción con cargo a los resultados de este ejercicio. La cifra supone un aumento del 9% en comparación con la política retributiva del pasado año.

La compañía entregó la cifra récord de 863 aviones comerciales, en comparación a los 800 aviones de 2018, entre los que figuran 48 aviones A220, 642 aviones de la familia A320, 53 aviones A330, 112 aviones A350 y 8 aviones A380. Por su parte, Airbus Helicopters registró unos ingresos estables gracias al crecimiento de los servicios, que compensaron una cifra de entregas de 332 helicópteros.

Los ingresos de Airbus Defence and Space se mantuvieron en líneas generales estables en comparación con el año anterior. El EBIT ajustado consolidado se incrementó hasta los 6.946 millones de euros, superando los 5.834  millones de euros del ejercicio anterior, lo que compensa parcialmente el rendimiento de Airbus Defence and Space y los costes adicionales del incremento de la producción.

El EBIT ajustado se incrementó en un 32% hasta los 6.358 millones de euros, una cifra sustencialmente superior a la conseguida en 2018 cuando alcanzaron los 4.808  millones de euros. El principal impulso de esta partida vino, en gran medida ocasionado por el incremento de la producción de la familia A320.

Buen rendimiento del A320

En el programa A320, las entregas de aviones NEO se incrementaron en un 43% en  comparación con el año anterior hasta las 551 unidades. Continuó el incremento de la  producción de la versión Airbus Cabin Flex (ACF) del A321 con casi 100 entregas más que  en 2018.

Airbus está analizando con la cadena de  suministro las posibilidades de seguir aumentando la producción del programa A320 por encima de los 63 aviones al mes y ya ha contemplado una vía clara para incrementar la  producción mensual en 1 o 2 unidades más durante cada uno de los dos años a partir de 2021.

Por áreas de negocio, El EBIT ajustado de Airbus Helicopters se incrementó hasta los 422 millones de euros, reflejando principalmente una mayor contribución de los servicios y  unos costes de investigación y desarrollo inferiores. Esta cifra se vio limitada por un mix de entregas menos favorable.

El EBIT ajustado de Airbus Defence and Space disminuyó hasta los 565 millones de euros  debido al menor rendimiento de la división de espacio y las iniciativas para apoyar las campañas de ventas. La división está  preparando un programa de reestructuración para abordar su estructura de costes y restablecer la rentabilidad hasta conseguir un margen de una cifra alta de un solo dígito.

Durante 2019, se entregaron 14 aviones de transporte militar A400M, con lo que la flota en servicio se situó en 88 aviones a finales de año. Durante este año, la compañía ha anunciado que se lograron diversos hitos dirigidos a lograr la plena capacidad del avión, como el despliegue simultáneo de paracaidistas y los contactos secos para el repostaje aéreo de helicópteros.

Acuerdo por Bombardier

Del mismo modo, Airbus ha anunciado un acuerdo con Bombardier por el que se hace con su participación del programa de aviones A220. La canadiense recibirá 591 millones de dólares por el 30% del capital que controlaba en el programa. Tras el acuerdo, Airbus pasa a tener un 75% de la participación en los A220, el 25% restante queda en manos del Gobierno de Quebec.

Así, el fabricante europeo ha anunciado que podrá quedarse con este 25% restante en 2026, tres años antes de los previsto en el primer acuerdo. Un nuevo marco para esta relación que no incluye otras actividades de la empresa canadiense.

Este modelo cuenta con dos versiones, que tienen entre 100 y 150 plazas según las configuraciones y cuentan con un precio de catálogo unitario de unos 90 millones de dólares. En 2019, Airbus entregó 48 de esas aeronaves de este modelo lo que configura la flota activa de estos modelos en más de un centenar.