El Ayuntamiento de Barcelona, presidido por Ada Colau, mantiene publicada desde hace unos días en su web una incendiaria columna contra la tecnología 5G que pide "una moratoria al despliegue de la tecnología hasta que se sepa con certeza que no afecta a la salud y al medio ambiente".

Noticias relacionadas

Una publicación que ha generado estupefacción en el sector y que ha indignado a las empresas de telecomunicaciones y tecnología, según ha confirmado EL ESPAÑOL. Y todo ello a solo seis semanas del comienzo de una nueva edición del Mobile World Congress, la feria de dispositivos móviles más importante del mundo que este año precisamente dará el pistoletazo de salida al despliegue comercial masivo del... 5G.

Nadie entiende en el mundo empresarial que Barcelona, una ciudad que ayer entregó sus Premios 5G, que apoya la implantación de esta tecnología con el observatorio 5G Barcelona, el hub del sur de Europa y que ha recibido millones de euros en innovación, apoye a plataformas que piden frenar el despliegue de esta tecnología.

Proyecto piloto

Recordemos que Barcelona es desde mayo del año pasado una de las quince ciudades españolas que disponen de 5G. Tras el lanzamiento de Vodafone los barceloneses que tienen móviles 5G pueden disfrutar de su cero latencia y de la ultravelocidad móvil de esta tecnología.

La Ciudad Condal desarrolla además ocho proyectos piloto al alero de 5G Barcelona. En la Ciudad Condal se desarrollan pilotos de realidad inmersiva, coche conectado, gestión de emergencia de drones, cirugía remota y plataformas robóticas, conviertiéndola en una de las ciudades españolas más activas en cuanto a exploraciones de 5G.

En todo este contexto, el Ayuntamiento de Barcelona ha publicado en su web el artículo titulado "El 5G no es inocuo". Esta columna se encuentra dentro de la sección de la Fábrica del Sol, "un equipamiento de educación ambiental promovido por el Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona"

Según publica este artículo, "se ha elaborado con la colaboración de Carmen Ruíz Martín, médico de familia del CAP Indianes (Montcada i Reixac), experta en medicina ambiental (Universitat Complutense de Madrid) y coordinadora del grupo de patología ambiental de la CAMFiC".

Moratoria al despliegue

La publicación llama directamente a sumarse al movimiento Stop 5G y pide una moratoria al despliegue de la tecnología hasta que se sepa con certeza que no afecta a la salud y al medio ambiente. 

También sugiere utilizar el móvil, la tableta electrónica u otras conexiones inalámbricas "sólo cuando sea necesario", "apagar el wifi y el móvil mientras se duerme", "utilizar el cable para los teléfonos, ordenadores, portátiles, mouse…" y no llevar el teléfono móvil ni el portátil "muy cerca del cuerpo".

Básicamente, el artículo explica que su despliegue aumentará notablemente la exposición a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia, que genera efectos para la saluda como cáncer, enfermedades cardiovasculares, daños neurológicos, deterioro cognitivo, trastornos del sueño, infertilidad, estrés oxidativo, entre otros. "Justo es decir que los niños, las personas mayores y las embarazadas son especialmente vulnerables a este tipo de radiación por no hablar de las personas electrosensibles", indican.

Para ello se basa informes de la OMS de 2011 calificando los campos electromagnéticos de radiofrecuencia de las tecnologías inalámbricas (1G, 2G, 3G, 4G, wifi, etc.) como cancerígenos de nivel 2 B. También indican que la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) pidió en el 2011 a los gobiernos europeos que adoptaran todas las medidas razonables para reducir la exposición. 

No es probable

Según el artículo en el 2017 más de 180 científicos y médicos de 36 países firmaron el EU 5G Appeal, un documento en el que prueban en base a más de 10.000 estudios científicos contrastados que la exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia -sin hablar directamente del 5G- son perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

Unos informes que el sector rechaza. En el último Informe anual sobre la exposición del público en general a las emisiones radioeléctricas de estaciones de radiocomunicación del Ministerio de Economía se indica que "después de las 1.959.472 mediciones realizadas en zonas donde suelen permanecer las personas, que los niveles de exposición radioeléctrica derivados de los servicios de radiocomunicaciones, y detallados en este informe, son significativamente más bajos que los límites de exposición establecidos para la protección sanitaria de las personas" en nuestro país.

Por su parte, la propia GSMA -el organismo que agrupa a todas las telecos y fabricantes del mundo- respondía al informe de 2011 diciendo que éste sugería que el riesgo "es posible pero no probable. Por decirlo de forma sencilla, esta revisión científica ha identificado algunos indicios en los estudios sobre seres humanos, pero no están corroborados en los estudios en animales y células".

"Reconocemos que algunos usuarios de teléfonos móviles pueden estar preocupados. Lo importante es que las normas de seguridad actuales continúan siendo válidas y el resultado debería ser entendido como indicación de la necesidad de investigaciones adicionales. Los futuros estudios analizarán la salud de los usuarios de telefonía móvil a largo plazo. Éstos están ya en curso en Europa, con el apoyo de los miembros de la GSMA, y que involucrarán a más de 250.000 personas", añadieron.

Críticas de las empresas

Por su parte fuentes del sector consultadas por EL ESPAÑOL apuntan a que estas posturas "son del todo alarmistas y ponen en el punto de mira a una tecnología (5G) que es uno de los principales vectores de transformación de múltiples sectores (automoción, turismo, educación, formación, entrenimiento, salud, industria 4.0...). Un claro motor para el desarrollo económico y social".

De hecho, este periódico ha tomado el pulso con varias empresas y organizaciones que han calificado esta publicación como "un despropósito" agregando que hace un flaco favor a la colaboración pública y privada que ha llevado millones de euros de inversión a Barcelona.

Las fuentes consultadas prefieren hacer las críticas en privado porque no quieren perjudicar el desarrollo del Mobile World Congress que se inaugura el 24 de febrero, pero reconocen que este tipo de informaciones publicadas bajo el paraguas institucional del Ayuntamiento de Barcelona en nada ayudan a un congreso que es un motor del desarrollo tecnológico de la Ciudad Condal.

¿Repercusiones? Las empresas consultadas indican que prefieren ser prudentes y se remiten a las acciones concretas que está realizando la ciudad para para apoyar el 5G . Pese a ello, creen que el malestar en el sector continuará y que este tipo de publicaciones enturbian y nublan el desarrollo del Mobile de 2020.