Respiro (otra vez) en la industria del automóvil. Las asociaciones que representan al sector celebran la marcha atrás que dio este martes el PSOE en apenas unas horas, cuando modificó el texto que había elaborado para lograr un pacto con Podemos eliminando la prohibición de venta de coches 'fósiles' a partir de 2040.

Noticias relacionadas

En un comunicado conjunto, Anfac, Aniacam, Faconauto, Ganvam y Sernauto celebran la modificación de esta medida. Entienden que esta cambio en el texto, "que descarta una prohibición expresa, va en línea con el trabajo realizado con el Gobierno de cara a diseñar un Plan para la Automoción, con medidas estratégicas que avancen en esta transformación del sector, tanto a nivel industrial como de mercado", reza el comunicado.

En este sentido, las asociaciones defienden que el sector al completo necesita medidas "que favorezcan la competitividad industrial, que atraigan nuevos modelos e inversiones y que fortalezcan el mercado de cara a aumentar las ventas de los vehículos más eficientes".

Para el sector, el establecimiento de "límites intermedios" de cara al objetivo de descarbonización del parque en 2050, como establece la UE y como" están comprometidos" todos los agentes del sector, supone dar "estabilidad y certidumbre", tanto a los fabricantes de vehículos y componentes, como a la distribución y a los compradores.

Un calendario "realista"

La marcha atrás de Sánchez transmite cierta calma al sector, que ya llevaba meses con las armas bajadas tras las palabras de la ministra de Industria, Reyes Maroto, animando a los consumidores a comprar coches de cualquier tecnología.

"La completa oferta actual de los vehículos nuevos, con todas las tecnologías,
juegan un papel esencial en este proceso, ya que cumplen la normativa de medición de emisiones más exigente del mundo", aseguran las asociaciones del sector, que insisten en que los compradores "pueden estar seguros de que pueden
resolver sus necesidades de movilidad" a través de cualquiera de las tecnologías disponibles actualmente en el mercado.

Los representantes del sector del automóvil reseñan que la sociedad necesita "certidumbre" y conocer que la transición hacia una movilidad sostenible se hará "de un modo ordenado, equitativo, teniendo en cuenta sus necesidades y acorde siempre a un calendario realista".