El fabricante sueco de automóviles Volvo Car Group cerró el segundo trimestre del año con un beneficio neto de 323 millones de euros, un 38,8% menos que en la primera mitad de 2018, según datos publicados por la empresa, que explica este retroceso por la presión de precios y los aranceles.

Noticias relacionadas

El presidente y consejero delegado de Volvo Cars, Hakan Samuelsson, destacó que la compañía centró su estrategia en el crecimiento y en la cuota de mercado en los primeros seis meses del año, un período en el que muchos mercados mostraron síntomas de estancamiento.

"Continuamos ganando cuota de mercado en todas las regiones en las que operamos, pero el incremento de la presión de precios y los aranceles han recortado nuestro beneficio operativo. Las medidas de reducción de costes que tomamos a principio de año tendrán efecto en la segunda mitad del año", señaló.

La multinacional escandinava está inmersa en un proceso de reducción de costes, a través del que prevé disminuir en hasta 190 millones de euros sus gastos fijos. Estas medidas mostrarán sus efectos desde finales de este año hasta la primera mitad del año que viene.

Volvo Cars registró una facturación semestral récord de 12.390 millones de euros, un 5,9% más, mientras que sus matriculaciones mundiales de vehículos se situaron en 340.586 unidades hasta junio, un 7,3% más.

En los seis primeros meses del año actual, la firma automovilística contabilizó un beneficio operativo de 525 millones de euros, un 29,6% menos, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) bajó un 7,9%, hasta 1.266 millones de euros.

En el segundo trimestre, Volvo Cars registró unas ganancias netas de 132 millones de euros, un 53,5% menos, al tiempo que su cifra de negocio se elevó un 1,7% entre abril y junio, hasta 6.398 millones de euros.

El total del grupo

Contando los demás segmentos de negocio, el grupo industrial Volvo contabilizó un beneficio neto de 2.106 millones de euros hasta el pasado mes de junio, un 45,6% de crecimiento si se compara con las ganancias contabilizadas en dicho semestre del año previo, según datos publicados por la empresa.

La compañía cerró la primera mitad del año con un volumen de negocio de 21.704 millones de euros, lo que representa una subida del 18,2% si se compara con los ingresos del mismo período de 2018.

La corporación que dirige Martin Lundstedt registró un beneficio operativo de 2.787 millones de euros en los seis primeros meses de 2019, lo que se traduce en un incremento del 41,8%.

Las ventas de vehículos industriales de la compañía se situaron en 123.831 unidades entre enero y junio de este ejercicio, un 11,4% de crecimiento en comparación con las 111.145 unidades comercializadas en los mismos meses del ejercicio precedente.

En el segundo trimestre, la corporación sueca se apuntó unas ganancias netas de 1.081 millones de euros, lo que supone una subida del 20,9% respecto a dicho período de 2018.

Volvo Group contabilizó una facturación de 11.494 millones de euros entre abril y junio de este año, un 16,4% más, con unas ventas de 65.237 unidades, un incremento del 9,5%.