En los próximos días la Fiscalía podría materializar su escrito a la Audiencia Nacional para que impute al BBVA como persona jurídica en el marco de la ‘Operación Tándem’. Una decisión que podría tener graves efectos para la reputación de la entidad financiera; sin embargo, los inversores no parecen tener la misma percepción que el conjunto de la sociedad. 

Noticias relacionadas

Si se analiza la evolución en bolsa de la entidad en lo que va de año, la cotización del BBVA no se ha resentido por las informaciones que se han ido conociendo en los últimos meses. Ni siquiera este lunes, cuando EL ESPAÑOL y otros medios avanzaban la decisión de la fiscalía las acciones se veían afectadas. Los títulos del banco que preside Carlos Torres se cerraron la jornada con un alza del 0,52% y se desmarcaban así del resto del sector financiero. 

Una tendencia que se ha mantenido durante todo el 2019. Las acciones del banco azul arrancaban el año en los 4,66 euros y este martes comenzarán la jornada desde los 4,93. Es decir, que la revalorización de los títulos en estos seis meses y medio que llevamos de año es del 5,7%. Una evolución superior a la del Santander (4,5%) y que es el otro gran banco que también tiene un saldo positivo en este ejercicio en Bolsa. 

Si se mira al resto del sector, la evolución de los mercados ha sido la contraria. Los títulos de Bankia retroceden un 16%; los de Caixabank se dejan un 18%; Bankinter arrastra un 7,7% de caída, mientras que el Sabadell se deja un 6%. Unas cifras que vienen motivadas -en buena medida- por la situación de los tipos de interés y los problemas que arrastra el sector bancario para encontrar una rentabilidad adecuada para su negocio con las actuales políticas del Banco Central Europeo (BCE). 

Desde Selfbank, el analista Felipe López Gálvez, explica que “el mercado ha interpretado que la investigación se centra más en las personas que en el propio banco, que quiere desvincularse de estas informaciones que achaca a una época en la que había otro equipo directivo”. 

Sin impactos

Muestra de esa ‘desvinculación’ es que en la última ronda de presentación de resultados, relativa al primer trimestre del año y con el escándalo de las escuchas en su máximo esplendor, los analistas no destinaron ni una sola pregunta a hablar de este tema con Carlos Torres y su equipo. 

De hecho, en la pasada junta de accionistas, Torres aseguraba que “no hemos detectado impactos” por el caso Villarejo entre los inversores internacionales. Esto demuestra, según Gálvez, que el mercado “parece guiado más por las informaciones económicas que por los casos fuera de lo puramente financiero”.

Eso sí, el analista explica que eso no significa que no pueda haber “episodios de volatilidad” en función de los acontecimientos que vayan ocurriendo. A la espera de saber cuáles son los próximos episodios, ahora habrá que esperar a la presentación de resultados del primer semestre para comprobar en qué estado de ánimo se encuentran ahora los analistas.