Marta Álvarez tiene ya una lista de tareas. La nueva presidenta de El Corte Inglés deberá responder a los retos que afronta la compañía como la transformación digital, rebajar el coste de su deuda y limpiar la imagen de la marca tras las disputas familiares del último año.

Noticias relacionadas

En cuanto a la digitalización, bajo la presidencia de Jesús Nuño de la Rosa, El Corte Inglés ya ha dado los primeros pasos. Los grandes almacenes quieren que su página web pueda competir con Amazon y para ello le han dado la mano a Alibaba. El objetivo es lograr que, poco a poco, los ingresos por esta vía sigan aumentando y, llegado el momento, se convierta en la principal fuente de ingresos.

Algo para lo que no falta mucho ya que, según reconocen dentro de las oficinas de Hermosilla 112, las ventas de la web sólo se ven superadas por el mítico centro de Castellana, en Madrid. El canal online de El Corte Inglés se ha convertido en el tercer operador en internet por cuota de mercado en España.

Respecto al futuro, Marta Álvarez ha comentado que “estamos haciendo una apuesta decidida por la innovación y la tecnología en la que vamos a perseverar para que el cliente pueda acceder a las últimas tendencias del mercado a través del canal que le sea más cómodo en cada momento. Para tener el mejor futuro debemos ser capaces de innovar, de ir por delante de las necesidades del consumidor”, ha concluido.

La personalización hacia el cliente es otro de los aspectos en los que la dirección de Álvarez deberá trabajar. Desde los grandes almacenes reconocen haber detectado que “muchos mensajes no llegan a los clientes” porque no se adaptan a sus intereses ni a su perfil. Así que, a partir de ahora, se van a empezar a aplicar nuevas herramientas de marketing que permitan “dirigir” el mensaje a cada cliente, en lugar de efectuar acciones masivas. 

Gracias también al acuerdo con Alibaba y con otros socios internacionales, El Corte Inglés seguirá trabajando en la internacionalización de sus marcas. Una estrategia que permitirá a la compañía aumentar su volumen de ventas.

La deuda

Otro de los puntos pendientes a los que la gestión de Marta Álvarez deberá dar respuesta es la rebaja de los costes de su deuda, para ello, deberá cumplir con su promesa de elevar el rating de la compañía y recoger el resultado de la venta de 95 inmuebles a los que El Corte Inglés ha colgado el cartel de 'Se vende".

Con la rebaja de la deuda como objetivo, una posible salida a bolsa de los grandes almacenes sigue planeando sobre la compañía, sin embargo, no es un proyecto que esté sobre la mesa en este momento.

El nombramiento de Marta Álvarez supone el broche de una disputa familiar que se inició hace un año y que la Justicia se está encargando de archivar. La nueva presidenta, hija adoptiva de Isidoro Álvarez, se convierte en la sucesora "natural", según el consejo.