Este martes se ha conocido que los motores 1.2 de las marcas Renault, Dacia y Nissan tienen un problema de fábrica que provoca un consumo excesivo de aceite, superior al litro por cada 1.000 kilómetros. Un problema que afecta a alrededor de 100.000 coches en España y que, según el portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Enrique García, "puede generar una avería grave" en el motor. 

Noticias relacionadas

Los propietarios de estos vehículos afectados por este fallo en los motores pueden encontrarse con importantes averías en sus coches cuya reparación puede costar entre 1.000 y 4.000 euros. Y es que este fallo en el motor puede ocasionar problemas que van desde roturas del árbol de levas y válvulas hasta gripados en los motores. 

Los árboles de levas se encargan de abrir las válvulas de la culata siempre que es necesario. Se trata de elementos especialmente sensibles y que necesitan una lubricación correcta con el aceite porque cuando estos no llevan casquillos y se apoyan directamente con la culata, pueden causar daños cuya reparación pasa por sustituir esta última. 

Los bajos niveles de aceite también pueden provocar daños en el tubo, un problema cuya única reparación pasa por cambiar este por uno nuevo. 

Por último, pueden ocasionar un gripado en el motor. Un mal uso del aceite genera grumos, espumas o disoluciones que obstruyen los conductos de lubricación o eliminan las propiedades antifricción del aceite. Lo peor que puede pasar aquí es que alguna de las bielas o los pistones se agarroten y rompan por completo la mecánica, obligando al dueño del coche a comprar un motor nuevo. Un gasto que ronda los 4.000 euros, aunque en algunos casos este importe se puede duplicar o triplicar. 

Modelos afectados

Los coches afectados con este fallo son aquellos a gasolina fabricados entre 2012 y 2016 de las distintas gamas del motor 1.2, señala el portavoz de la OCU.

Entre ellos se encuentran diferentes modelos de los tres fabricantes, siendo los más afectados en cuanto a volumen los de Renault. Y es que siete de los modelos de este fabricante cuentan con estos motores defectuosos. 

Se trata de los Captur, Clio 4, Kadjar, Kangoo 2, Megane 3, Scenic 3 y Grand Scenic 3. En la marca Dacia hay menos. Solo están afectados los Dokker, los Duster y Lodgy. Por último, los de Nissan son los modelos Juke, Qashqai 2 y Pulsar.

Reclamaciones conjuntas

La OCU ya ha pedido explicaciones a los fabricantes automovilísticos para poder asesorar a los usuarios que han presentado una reclamación. Desde la organización no pueden precisar el número concreto de las personas que desde este lunes por la tarde se pusieron en contacto con ellos para tramitar su queja. Sin embargo, sí reconocen que son más de un centenar de personas. 

Aun así, ya se han dirigido a la empresa para pedir aclaraciones sobre este fallo y sobre el número de incidencias que han tenido, además de las medidas que proponen para solucionar el problema. 

De momento, no han recibido ninguna respuesta del fabricante automovilístico. Pero eso no quiere decir que dejen de luchar por buscar una solución. Seguirán trabajando en el tema y sumando reclamaciones para presentar una reclamación conjunta con todos los afectados.