Miguel Elizondo Gonzalo Araluce

Lo barato sale caro. Scytl, la empresa de origen catalán encargada de comunicar el recuento de las pasadas Elecciones Municipales, Europeas y algunas autonómicas que se hizo con el contrato gracias a una oferta ‘a la baja’ de 8,7 millones, ha puesto en un serio aprieto al Ministerio del Interior.

Noticias relacionadas

La compañía, que realizó una oferta un 20% inferior a sus rivales, ha cometido una serie de errores en el volcado de los datos de los resultados en la página web lo que ha ocasionado que, desde multitud de municipios hayan elevado quejas porque los resultados que ven en la web no coinciden con los reales. 

Desde el Ministerio de Fernando Grande-Marlaska señalan que el problema sólo se circunscribe a los datos que aparecen en la web y que no afectarían al escrutinio que, en este caso, sí está correcto. La empresa, a la hora de volcar los datos de las municipales a la web, habría decidido poner también los resultados sumados por provincia y por comunidad.

El problema surgió porque desde Scytl decidieron ordenar los datos por escaño, y no por voto. Esto provocó que, en los sumatorios, los votos que no sumaron escaño no salían. En cambio, los resultados por municipio estarían bien según señalan desde Interior.

Debido a estos errores distintos municipios han ido comunicando errores durante las últimas horas. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Esplugues de Llobregat donde no cuadraban los datos de Ciudadanos y los comunes.

Otro caso se ha recogido en Valencia, concretamente en Tavernes de la Valldigna. Esta localidad no pudo ver los resultados de las elecciones en la web habilitada por Interior hasta el pasado martes. Casi 48 horas después de que otros municipios conocieran sus datos. 

Lío en la Cámara de Comercio de Barcelona

Este incidente supone una guinda a los problemas que arrastra la empresa. La pasada semana, durante las elecciones de la Cámara de Comercio de Barcelona, se vivió una situación similar. En estos comicios hubo "una fuerte bajada de la velocidad de respuesta de los servidores", lo que hizo parecer que la plataforma no estaba disponible. Pero, al mismo tiempo, algunas candidaturas aseguraban que habían desaparecido votos no independentistas.

La empresa catalana aseguró en este caso que "en ningún momento se comprometió la seguridad del sistema" y que, una vez solventada la incidencia, "los usuarios afectados pudieron votar sin problemas". 

El origen de esta empresa se remonta al año 2001. Fundada por Andreu Riera -que falleció en 2006- nacía con el objetivo de especializarse en el desarrollo de software de seguridad en votaciones electrónicas. Un campo en el que sí ha tenido recorrido fuera de nuestras fronteras en este tiempo.

Su buen arranque hizo que en su accionariado entraran fondos como Vulcan, Balderton, Nauta Capital, Spinnaker o Sapphire. Todos ellos lo hicieron con un objetivo claro: la salida a bolsa durante 2016, que tuvo que ser aparcada tras el agujero que le causaron varios impagos en Congo, México y Ecuador.

Scytl se enfrentaba a su prueba de fuego durante las pasadas elecciones y, vistos los resultados, no ha pasado la prueba. El malestar dentro del Ministerio con la compañía es importante y, desde el sector señalan que una empresa de este perfil no se puede permitir estos fallos.

En favor de la compañía juega que ahora España va a vivir un parón electoral que hará que el próximo concurso en de este tipo en nuestro país tardará en volver a convocarse. En su contra tendrá a decenas de Municipios en los que, por muy difícil que sea pronunciarlo, no olvidarán el nombre de la empresa culpable de pasar varios días en vilo en una noche tan importante.