Telefónica sigue creciendo pese los problemas del sector telco en Europa y a las incertidumbres en Latinoamérica: en el primer trimestre sus beneficios crecen a doble dígito, sus ingresos mejoran en términos orgánicos y su deuda se reduce. La operadora española ha registrado un beneficio de 926 millones entre enero y marzo, lo que supone mejorar en un 10,6% los registros de igual periodo del año pasado.

Noticias relacionadas

Este crecimiento de más de 89 millones de euros en el beneficio se explica porque la operadora mejoró sus ingresos en todas las áreas geográficas en las que está presente, en especial en España y Brasil, sus dos principales mercados. Un trimestre además marcado por el impacto de la nueva norma contable NIIF 16 que obliga a incluir los gastos de arrendamientos operativos como deuda.

En términos globales, la compañía registró unos ingresos de 11.979 millones de euros, lo que supone un retroceso del 1,7%, aunque quitando el impacto de la depreciación de las divisas latinoamericanas, el crecimiento en términos orgánicos fue del 3,8%. Por su parte, el Oibda -medida de la teleco para reflejar su marcha operativa- llegó a los 4.264 millones de euros, un 10,3% de mejora en términos reportados y un 1% más si se incluye el impacto de la citada norma contable.

La deuda se sigue reduciendo

Telefónica logró seguir reduciendo su deuda hasta los 40.381 millones de euros, 693 millones menos y un 5,7% de retroceso interanual. Por otra parte, tras la adopción de la norma NIIF 16 los pasivos por arrendamientos, incluidos los mantenidos para la venta, ascienden a 7.439 millones, lo que deja la deuda neta financiera en 47.820 millones incluyendo estos arrendamientos.

Basado en una política de desinversiones en activos no estratégicos, ventas de negocios puntuales y de gestión de capital, José María Álvarez Pallete ha logrado reducir la deuda en casi 10.000 millones de euros desde su nombramiento como presidente de la compañía hace exactamente tres años. 

En el pasado trimestre se han cerrado importantes operaciones como la venta de sus negocios en Centroamérica por unos 1.800 millones de euros y la mitad de sus centros de datos por otros 550 millones. Si se incluyesen eventos posteriores al cierre del pasado trimestre, la deuda se reduciría otros 1.700 millones hasta los 38.700. La deuda es uno de los elementos que más ha lastrado a la operadora, en especial en los mercados bursátiles, por lo que su reducción ha sido una de las prioridades de Pallete al asumir la presidencia en abril de 2016. 

Del mismo modo, Pallete ha explicado que los resultados del trimestre "muestran una destacada mejora en la tasa de crecimiento de los ingresos, crecimiento de doble dígito del beneficio neto y del beneficio neto por acción, una fuerte generación de caja, tres veces superior a la del primer trimestre del ejercicio anterior, y una aceleración en la reducción de deuda, que se reduce por octavo trimestre consecutivo y permite seguir aumentando la fortaleza de nuestro balance. Con todo ello, reiteramos el dividendo y los objetivos financieros fijados para 2019”, ha indicado.

Marcha de los negocios por área geográfica

Dentro de los ingresos, una de las claves estuvo en la buena marcha de Telefónica Brasil, su mayor mercado en Latinoamérica y el segundo a nivel mundial, donde alcanzaron los 2.563 millones de euros, un 1,7% más que en el primer trimestre del año pasado en términos orgánicos. Por su parte, los ingresos de Telefónica Deutschland -el segundo mercado europeo después de España- alcanzaron los 1.779 millones de euros, un 0,7% más. Brasil y Alemania representan el 36% de los ingresos totales de la compañía. 

En cuanto a España, la facturación alcanzó los 3.108 millones de euros, un crecimiento del 0,3%, mientras que los ingresos sin incluir terminales móviles llegaron a los 3.033 millones, un crecimiento del 0,8%. En España, el resultado operativo antes de amortizaciones fue de 1.350 millones, un 10,3% más.

Esta mejora se produce en medio de un trimestre en que el mercado giró hacia las apuestas de bajo coste y en el que Telefónica ha logrado seguir creciendo de la mano de su apuesta por el cliente de alto valor agregado. En términos de ingresos, los de paquetes convergentes llegaron a los 1.222 millones, un crecimiento del 4,3%. 

Crecen los clientes en España

En términos operativos, Telefónica España volvió a ganar clientes, tanto mayoristas como minoristas, hasta los 41,7 millones, lo que supone un crecimiento del 1% en un año. Hasta marzo, la operadora tenía 4.025.500 clientes de fibra, un 13,4% de crecimiento interanual, mientras que los clientes de televisión cerraron en 4.094.800, un 4,3% de mejora en este mismo periodo. Por otro lado, los accesos móviles llegaron a los 12.540.000, un 3,3% más, mientras que los accesos de datos e internet se quedaron en 5.224.900, un 0,7% más.

Respecto de sus resultados en España, Telefónica ha explicado que el foco en valor de la compañía se observa en el mejor mix de clientes: ganancia neta en convergencia (13.000 clientes más), en contrato móvil (163.000 accesos de crecimiento) y en fibra (85.000 nuevas altas), "todo ello durante un trimestre con renovación de tarifas en torno a la estrategia “Más por Más” (aplicada en enero y febrero) que tiene impacto en la actividad comercial, si bien ésta mejora mes a mes a lo largo del trimestre", ha señalado.

Los clientes convergentes crecen un 4% hasta los 4,6 millones con una ganancia neta de 13.000 clientes y son ya el 92% de los accesos de televisión residencial (+3 p.p. interanual), el 89% en banda ancha y el 84% en contrato móvil. El ARPU convergente (88,2 euros) crece un 0,6% interanual, por debajo del trimestre anterior "debido al menor impacto positivo de la renovación de tarifas respecto al mismo periodo del pasado año".