Estancamiento. Es la palabra que define la opa que China Three Gorges (CTG) lanzó sobre Energías de Portugal (EDP) en mayo, para hacerse con el 77% de la compañía que aún no controla. Estancamiento al que se agarran las eléctricas para evitar hacer valoraciones y decidir si les interesarían, o no, parte de los activos de la compañía que preside Antonio Mexia.

Noticias relacionadas

Así las cosas, y después de que el consejo de administración considerara que la oferta, situada en 9.100 millones de euros, no era suficiente, el último movimiento llegó hace cerca de dos semanas, cuando el embajador de Estados Unidos en Portugal, Jorge Glass, insistió en que el Ejecutivo de Trump se opone "absolutamente" a la opa.

En este sentido, en el caso de que la eléctrica quisiera seguir adelante, desde EEUU podrían exigir la venta de los activos de la empresa en Estados Unidos. "En ninguna circunstancia los chinos van a controlar lo que EDP tiene en Estados Unidos, el tercer mayor productor de energía renovable", explicó el embajador en una entrevista concedida al medio luso Jornal de negocios.

Con estas declaraciones el embajador, y el tema de la venta de activos sugerido, las miradas se posan sobre las eléctricas que podrían estar interesadas en ellos. No obstante, en las compañías no parecen estar, de momento, muy por la labor.

Desde Iberdrola han insistido en varias ocasiones que están centrados en el crecimiento orgánico, aunque no descartan "ver" opciones que se pongan por delante. Naturgy, por su parte, ha descartado cualquier operación de adquisición por crecimiento inorgánico y Enel, a la que también apuntan en el mercado, no se ha acercado demasiado para interesarse.

"No se pueden plantear opciones, ni siquiera pensar o evaluar, debido al estancamiento que vive la operación", explican a este periódico fuentes del mercado.

Un mercado interesante

Sin la luz verde europea sobre la operación, EDP continúa con su plan estratégico, en el que Estados Unidos tiene mucho que ver. En concreto, y según avanzó la compañía en su presentación de resultados a mediados de mes, la principal inversión hasta 2022 estará destinada a la puesta por renovables con 9.000 millones (el 75% de la inversión total).

Dicho plan, explicó EDP, contempla una fuerte inversión en Norteamérica (EE UU, México y Canadá) donde destinará el 40% de los fondos.

EDP tiene una capacidad instalada en renovables de 21 GW, que espera aumentar en hasta 7,9 GW en 2022 (entre 5 y 5,5 GW en energía eólica onshore; entre 1,5 y 2 GW de energía solar; entre 0,2 y 03 GW de energía eólica offshore y entre 0,1 y 0,2 GW de hidráulica).

Con la opa estancada, será decisivo conocer qué fichas se van moviendo para saber si los activos estadounidenses necesitarán nuevos propietarios.