Apple ha entrado de cabeza en el mundo de las tarjetas de crédito. Junto con Goldman Sachs y Mastercard, la compañía de la manzana mordida ha anunciado Apple Card, una tarjeta que promete ventajas como tipos de interés por debajo de la media del sector, cero comisiones y la eliminación de la penalización por retrasos en los pagos. 

Noticias relacionadas

La empresa, por más que prometa que Goldman Sachs no venderá a terceras partes los datos de sus clientes, usará toda la información que tiene de sus clientes para que la información de las transacciones sea clara. Asimismo, ofrecerá una visualización muy sencilla de los intereses generados por el consumo.

Pero lo más importante probablemente sea algo que no es ninguna novedad en el sector pero sí para Apple: la compañía ofrece remunerar a sus clientes entre un 1% y un 3% por utilizar su tarjeta para ir comprar.

Titanio

En concreto, un 1% por las compras con su nueva tarjeta física de titanio -totalmente 'pelada' de datos personales más allá del nombre-, un 2% por las compras con Apple Pay y un 3% por las compras dentro de Apple.

La suma que te devuelve Daily Cash es, según la compañía, ilimitada, y el ingreso -y la posibilidad de gastar- es inmediata. La tarjeta de crédito de Apple llegará a EEUU este verano. Teniendo en cuenta que hay muchos países que aún ni siquiera tienen Apple Pay -debería estar presente en 40 este año-, en multitud de mercados tendrán que esperar.