MásMóvil confirmó esta semana que alcanzó el millón de clientes de banda ancha al cierre de 2018. La operadora consiguió pasar de 122.000 clientes el último trimestre de 2016 y tras la compra de Yoigo y Pepephone, que le convirtieron en el cuarto operador español por número de clientes, ha mantenido un crecimiento de casi 900.000 nuevos clientes en dos años.

Noticias relacionadas

Su agresiva estrategia de bajos precios y servicios limitados les ha hecho ganar cuota de mercado a pasos agigantados y comenzar a ser un dolor de cabeza para sus competidores Movistar, Orange y Vodafone. En especial en el segmento de móviles, donde es más fuerte manteniendo 6,5 de los 7,5 millones de sus clientes totales. 

De hecho, es aquí donde más ha recortado cuota a sus competidores llegando hasta el 6% del mercado desde menos del 2% de hace tres años. Este ritmo de crecimiento se constata en los datos de portabilidades anuales de las operadoras desde 2016 donde se refleja que desde la irrupción del cuarto operador han perdido un total de 1,8 millones de líneas. 

Los tres grandes pierden 

Estas cifras de la CNMC -pendientes de certificar las de 2018- indican que MásMóvil ganó 1.150.000 portabilidades en tres años, desde que adquirió Yoigo y Pepephone. Esto significa duplicar su crecimiento durante dos años consecutivos. De esta manera, la operadora ganó 132.500 líneas en 2016, al año siguiente mejoró en 390.600, para cerrar 2018 con récord de crecimiento del 625.000 líneas móviles.

Pero este no ha sido el único impacto de MásMóvil en el mercado. Durante este periodo Movistar, Orange y Vodafone se dejaron unas 1,8 millones de líneas. Vodafone perdió 924.000 entre 2016 y 2018, Movistar 515.000 y Orange 354.000. Los matices indican que durante 2016 Orange ganó líneas aguantando el tipo y en 2018 Movistar ha remontado el vuelo con solo 30.900 menos, gracias al impacto de sus campañas del fútbol.

Fuga hacia compañías pequeñas

Este dato indica que, además de las casi 1,2 millones de líneas que han ido a parar a MásMóvil, hay una importante migración hacia operadores pequeños y virtuales, en concreto unas 600.000 líneas móviles. Las grandes compañías han fidelizado a sus clientes con paquetes convergentes y han descuidado a los que solo buscan un servicio móvil, lo que les ha hecho buscar otras alternativas fuera de las ofertas con internet en hogar y televisión.

Pese a todo, los tres grandes siguen quedándose con más del 80% del mercado,  según los datos de septiembre de la CNMC. Esto significa que el crecimiento de MásMóvil y de los pequeños operadores, de momento, no lograr hacerles sombra en las grandes magnitudes, aunque la tendencia negativa y que ya se venía apreciando en 2015 (VER GRÁFICO) -incluso antes de la irrupción de MásMóvil- puede seguir arrebatándoles líneas este año.