Euskaltel ha dado el campanazo y este lunes -en medio de la semana de las comidas navideñas de las telecos- ha anunciado su esperado plan de expansión nacional. El anuncio ha venido de la mano de RACC y la alianza para dar servicios convergentes -internet, móvil y televisión- a unos 600.000 hogares en Cataluña, la primera autonomía fuera de País Vasco, Galicia y Asturias.

Noticias relacionadas

Con ello comienza su carrera para ser el quinto operador español y convertirse en un nuevo dolor de cabeza para las grandes telecos que han visto como MásMóvil -el cuarto operador- les ha ganado hasta tres puntos de cuota de mercado en fibra y móviles en los últimos doce meses. Euskaltel va en serio y a la espera de la llegada definitiva de la Opa de Zegona y un probable cambio en la gestión, ha confirmado que prepara el desembarco en León, Cantabria y La Rioja.

Para esta expansión buscan proveedor de servicios mayoristas y una red sobre la cual desplegar su fibra y su televisión. Según ha confirmado EL ESPAÑOL, en Cataluña lo harán a través de Orange, su socio preferente en su expansión en el norte de España y quien -paradójicamente- dio el soporte de red a MásMóvil en su primer gran despliegue en todo el territorio español.

¿Telefónica u Orange?

No obstante, las fuentes consultadas por este periódico indican que todavía no está decidido cuál será el proveedor en León, Cantabria y La Rioja y, por tanto,  están todas las opciones abiertas. Estas mismas fuentes indican que la primera opción la tendría Orange, que ya comparte su red en Cataluña y en el norte, pero Telefónica también podría ser una de las alternativas.

Recordemos que, si triunfa una eventual Opa de Zegona por más del 30% de Euskaltel y si se cumplen sus planes de situar a José Miguel García como primer espada de su expansión en toda España, el camino podría quedar allanado para un acuerdo con Telefónica. Las relaciones de García son muy buenas con la operadora ya que cerró en el pasado acuerdos de distribución mayorista para ampliar la red de Jazztel. 

En el caso de Vodafone, su estrategia no pasa por dar red a potenciales competidores. De hecho, la expansión de Euskaltel se conoce semanas después de que Orange, Vodafone y Telefónica pidiesen públicamente a la Unión Europea que aliente las fusiones entre operadores en el continente. 

Zegona debe mover ficha

Pese a ello, si Euskaltel sigue creciendo como se plantea, en nuestro país no solo no se produciría concentración, sino que estaríamos ante cinco operadores, tres grandes -Telefónica, Vodafone y Orange-, uno mediano -MásMóvil- y uno pequeño -Euskaltel- con voluntad de ser mediano. El peor escenario para el sector si nos atenemos a las declaraciones de los tres grandes.

Respecto de Euskaltel, las siguientes noticias deberán venir de parte de Zegona, que en junio anunció una Opa parcial para convertirse en el principal accionista de Euskatel, que agrupa a las principales operadoras del norte de España: Euskaltel, R y Telecable. Cuando se complete la Opa, se quedaría con el 29% y por encima del actual accionista de control Kutxabank. Esto les situaría además en el límite de una Opa para hacerse con el control de la teleco.

Zegona ha indicado que quiere hacerse con el control de Euskaltel para impulsar su expansión nacional, y para ello ha puesto encima de la mesa el nombre de García, que lideró la expansión y el despliegue de Jazztel, antes de que fuese adquirido por Orange. La compañía también quiere traer a España la marca Virgin, con la que aunaría los productos de Euskaltel en el segmento convergente. La batalla está servida.