Renfe y Adif, empresas públicas dependientes del Ministerio de Fomento, pondrán en marcha un proyecto de alta velocidad para unir las ciudades de Houston y Dallas, en el Estado de Texas (EEUU) por un importe que no ha sido desvelado, según confirmaron a EL ESPAÑOL fuentes próximas a las negociaciones.  

Noticias relacionadas

Este contrato supone un espaldarazo para el desarrollo de estas compañías en EEUU. Tras la primera fase como asesores técnicos, Texas Central Partners contará con ambas empresas en los planes de operación y mantenimiento en un proyecto que conectará ambas ciudades, las más grandes del estado, en menos de 90 minutos.

Si la fase de asesoría incluye el desarrollo, diseño y construcción, la posterior está centrada en la operativa de los convoys, el mantenimiento de las instalaciones y servicios asociados a la venta de billetes. 

Texas Central Partners (TCP) es el promotor de un corredor alta velocidad de 240 kilómetros, que cuenta con un presupuesto de más de 10.000 millones de euros y la participación de fondos de capital privado y entidades públicas japonesas. Y es que el proyecto, además de contar con la asesoría del AVE español, utilizará tecnología basada en los famosos tren bala Shinkansen nipones.

Registrada como empresa ferroviaria, TCP ha trabajado desde 2014 con las autoridades federales y estatales para desarrollar un proyecto que prevé conectar la cuarta y la quinta región económica más grande de Estados Unidos.

El proyecto supondrá la creación de 10.000 puestos de trabajo al año en la fase de construcción y unos 1.500 puestos de trabajo permanentes una vez entre en servicio la línea.

Renfe y Adif se felicitaron por haber superado "un duro proceso frente a otras empresas de referencia internacional" y explicarán que se dedicarán a la integración de sistemas y tecnología elegidos por TCP "en un proyecto cuyas estimaciones de impacto económico durante los próximos 25 años pueden alcanzar los 36.000 millones de dólares".

El llamado Texas Bullet Train es el primer proyecto de alta velocidad ferroviaria del mundo 100% privado, lo que para Renfe y Adif "pone de manifiesto la viabilidad del negocio de la alta velocidad". Además, las compañías destacaron que un hecho significativo: que un estado como Texas, referente en el desarrollo de combustibles fósiles, se haya convertido en un líder en EEUU en apostar por un sistema de movilidad sostenible con el medio ambiente, es un ejemplo "del cambio cultural y social que se está produciendo globalmente".