Fachada de una oficina de la Agencia Tributaria.

Fachada de una oficina de la Agencia Tributaria.

Empresas

La fuga de empresas golpea al fisco: recauda un 18% menos en Cataluña en 2017

Barcelona es la provincia donde la recaudación ha caído más de todo el país, un 21%. La asociación Convivencia Cívica Catalana achaca esta situación a la fuga de empresas por el conflicto soberanista.

El goteo de empresas que abandonan Cataluña a causa de la incertidumbre política continúa siete meses después del 1-O, pero sus consecuencias sobre la economía de la región se sienten a distintos niveles. 

La recaudación fiscal es uno de ellos. La buena marcha de la economía española se ha reflejado en un aumento del 7% en la recaudación por el Impuesto de Sociedades (IS) de 2017, pasando de los 21.678 millones de euros recaudados de 2016 a 23.143 millones en el último ejercicio.

La mayoría de las autonomías han registrado una tendencia positiva en la recaudación de este impuesto, como reflejan las estadísticas de la Agencia Tributaria a las que ha tenido acceso Convivencia Cívica Catalana, pero en Cataluña, las empresas pasaron de aportar 4.585 millones a 3.770 millones, una caída del 18%. 

En contraste, las comunidades colindantes, Valencia y Aragón, muestran incrementos de dos dígitos en la recaudación de este impuesto en 2017: un 19% y un 17%, respectivamente.

En términos relativos, Cataluña ha pasado de aportar el 21% de la recaudación del Impuesto de Sociedades de toda España en 2016 a solo el 16% en 2017, "una caída relevante", apunta Convivencia Cívica.

Por provincias, Barcelona ha sido la que mayor caída ha registrado de todo el país, con un desplome del 21% en la recaudación del IS. La demarcación barcelonesa no había marcado niveles tan bajos de recaudación desde 2009, en plena crisis financiera, apunta la entidad que preside Francisco Caja.

"Consideramos que el comportamiento notablemente peor de la recaudación del Impuesto de Sociedades en Cataluña respecto al resto del país es atribuible a diversas circunstancias, destacando entre ellas el cambio de sedes sociales y fiscales de numerosas empresas hacia otras autonomías como consecuencia de la inestabilidad política derivada del proceso soberanista en Cataluña a la que debe sumarse el impacto negativo de factores impositivos y regulatorios", expone la asociación.

Entre octubre y principios de marzo, un total de 2.854 compañías abandonaron la región, según datos de Informa D&B. A día de hoy, la cifra supera las 3.000 entidades y los destinos favoritos para mudar su sede social o fiscal han sido Madrid, Valencia, Alicante o Zaragoza, entre otros. La capital, de hecho, ha recibido a más de dos tercios de las 'fugadas'. 

Sólo este miércoles, otras doce entidades han mudado su sede, entre ellas la Sociedad Anónima de Ingeniería y Construcción Mecánica (inco) y MIS Ibérica, pero también la filial española de marca neoyorquina de lujo Coach, que factura 9,5 millones de euros en España y 4.488 millones de dólares (3.624 millones de euros) a nivel global. La firma de moda ha trasladado su sede española desde Barcelona hasta la calle Hermosilla de Madrid.