Sede de Acciona, en Madrid

Sede de Acciona, en Madrid EFE

Empresas

Acciona redobla el pulso: más renovables pero lejos de España

La compañía quiere que el 50% del Ebitda de la división de Energía provenga del negocio internacional.

La cartera de proyectos renovables que maneja Acciona para este año suma más de 1.000 megavatios, pero ni uno solo se instalará en España.

La estrategia de diversificación, tanto en mercados como en tecnologías, que sigue la compañía le llevará a desarrollar nuevas instalaciones en Canadá, Estados Unidos, México, Chile, India y Austria, pero los planes para España se quedan en la renovación de uno de sus parques más antiguos, el de El Cabrito, en Cádiz.

Según la compañía que preside José Manuel Entrecanales, la estrategia a seguir en los próximos años para lograr un crecimiento sostenible pasará por crecer de manera selectiva. “Estamos siendo muy selectivos en los proyectos con la intención de asegurar la rentabilidad. No aseguramos un rendimiento por crecimiento”, ha asegurado Rafael Mateo, consejero delegado de Acciona Energía, durante la presentación de sus resultados de 2017.

El ejecutivo ha puesto como ejemplo su aterrizaje en Egipto, país donde construirá tres plantas fotovoltaicas en alianza con la plataforma renovable Swicorp. “Egipto es un nuevo mercado para nosotros y estamos trabajando con el Banco Mundial y con socios locales para minimizar el riesgo de esta inversión y asegurar su rendimiento”, ha indicado. Este proyecto tendrá una potencia instalada total de de 150 MW y supondrá una inversión de unos 180 millones de dólares.

"Vamos a seguir creciendo a nivel internacional, participando en concursos públicos y privados, también en almacenamiento y, por supuesto, en distintos sectores y ofertas", ha afirmado el ejecutivo. A la vista de la hoja de ruta que Acciona ha presentado a los analistas este martes, sus planes no tienen en mente buscar oportunidades en España.

El propio Entrecanales ha descartado el interés en el mercado nacional por falta de atractivo. La compañía no concurrió a las subastas de nueva potencia que se celebraron en 2017 por considerar que el modelo de retribución no les ofrece un horizonte de rentabilidad que les compense la inversión. Su sólida presencia internacional ofrece "alternativas de inversión para poder ser selectivos". 

A corto plazo, ha dicho Mateo, "la compañía estará totalmente diversificada en tecnologías y geografía y se espera que el 50% del Ebitda proceda de mercados internacionales".

Diversificación, clave del crecimiento sostenible

Acciona tiene, al cierre de 2017, 3.122 MW instalados a nivel internacional, de los cuales 2.671 MW son eólicos -repartidos en 13 mercados-; 386 MW de fotovoltaica -en Chile, Sudáfrica y Portugal-; y 64 MW de termosolar en Estados Unidos.

En el último año, la capacidad instalada consolidada aumentó en 148 MW con la incorporación de un potencia eólica en México, India y Canadá. En España, sin embargo, se redujeron 37 MW eólicos y 12 MW hidráulicos.

La potencia instalada en España es casi el doble por el momento. Pero con los más de 1.100 MW que la compañía prevé desarrollar en este ejercicio, se acercará un poco más a los 5.901 MW nacionales. Además, con la venta de las cinco plantas termosolares que ha comunicado este martes, la compañía que preside Entrecanales resta otros 250 MW de potencia a su portafolio español.

En 2017, el Ebitda de la compañía ascendió a 1.275 millones, un 7% más que en 2016. Pese a la mejora en Generación, la división de Energía generó un Ebitda un 1,9% inferior al de 2016 debido, principalmente, “a una menor contribución del negocio llave en mano a terceros, ya que Acciona ha decidido que esta división se concentre en la construcción de activos propios”. El Ebitda de este segmento se situó en el ejercicio en 726 millones.

Por su parte, la cifra de negocios de esta división alcanzó los 1.737 millones, un 3,3% menos que en 2016, y se debe a la desconsolidación del negocio de aerogeneradores AWP desde abril, aunque han aumentado en un 4,6% los ingresos de generación. De los ingresos, el negocio internacional ha aportado 501 millones, frente a los 823 millones del nacional.

El segmento de Energía es, además, el que se lleva más de la mitad de la inversión: 468 de los 920 millones que gastó Acciona en 2017. El monto del último ejercicio se dedicó a los últimos pagos de proyectos ya en operación, a la construcción de nueva capacidad eólica en México, Australia y Chile y a la adquisición del 50% adicional de un parque eólico en Canadá. 

Junto al de Egipto, este año la compañía iniciará la construcción de otros tres importantes proyectos: el de Palmas Altas, en Estados Unidos; San Gabriel, en Chile; Puerto Libertad, en México. Entre los cuatro, Acciona instalará 918 MW de potencia que se suman a los 261 MW que la compañía ya estaba construyendo al cierre de 2017. Además, Acciona está en conversaciones con el Gobierno de Armenia para estrechar sus lazos en el país, donde se prevé que construya un parque eólico.

Casi dos tercios de estos 918 MW son solar fotovoltaicos. “Esta potencia en construcción garantiza el crecimiento de la empresa para los siguientes ejercicios”, ha asegurado Mateo.

El proyecto de México empezó a construirse a principios de febrero y será su mayor planta renovable a nivel mundial. El complejo fotovoltaico Puerto Libertad, en Sonora, será desarrollado junto a un socio local, el grupo Tuto Energy, que tiene el 50% de la instalación. La planta tendrá 404 MW de potencia y una superficie de captación solar que equivale a 333 campos de fútbol. Comenzará a producir energía en el último trimestre de 2018 y estará plenamente operativa a principios de 2019.

Almacenamiento y PPAs

Pero no es la única medida que está tomando la compañía para potenciar su diversificación por tecnología. “Además de ser selectivos, estamos intentando utilizar la innovación como ventaja competitiva, por eso están apostando por nuevas tecnologías orientadas al almacenamiento. En 2018 conectarán una central de almacenamiento a la red, una instalación que será parte de su mix de renovables”, ha explicado el ejecutivo.

También se ha reforzado la estrategia comercial, “orientándonos a distintos tipos de clientes, así como a distintos productos de carácter no renovable como son los certificados. Gracias a esa estrategia, la consecución de nuevos proyectos no depende al 100% de los concursos públicos”, ha agregado.

Aquí juegan un papel relevante los contratos de suministro eléctrico a largo plazo (Power Purchase Agreement o PPA, por su sigla en inglés), un esfuerzo que está dando ya sus frutos. “En el último mes, se han hecho avances con clientes privados y en Chile se ha logrado un contrato bilateral importante, con Aguas Chañar”, ha indicado el ejecutivo, quien señala el potencial de este último mercado dada la necesidad del sector minero de lograr precios competitivos de la electricidad para desarrollar su labor.