Francisco Reynés.

Francisco Reynés.

Empresas

Fainé coloca a Reynés al frente de Gas Natural  y despeja el camino a la OPA de ACS sobre Abertis

El consejo de administración ha tomado la decisión este martes en una reunión ordinaria en Madrid. 

Ainhoa Murga Arturo Criado

Gas Natural Fenosa ha designado a Francisco Reynés como presidente ejecutivo. Decisión que se ha adoptado por unanimidad para que lidere "una nueva etapa de transformación y crecimiento de la compañía". 

La gasista ha acordado el relevo en la presidencia de Isidro Fainé en un consejo de administración celebrado este martes en Madrid, un día antes de la presentación de sus resultados anuales, según ha podido saber EL ESPAÑOL. La elección de Reynés, hasta hoy consejero delegado de Abertis, ha sido respaldada por el fondo estadounidense Global Infraestructure Partners (GIP), que controla un 20% del accionariado de Gas Natural.

Su objetivo a partir de ahora será la elaboración del Plan Estratégico 2018-2020 que había comenzado el hasta ahora consejero delegado, Rafael Villaseca, quien pasará a ocupar la presidencia de la Fundación Gas Natural Fenosa. Un relevo que para Fainé tiene toda la lógica ya que "Reynés tiene visión, perspectiva, sentido de anticipación y prestigio en los mercados financieros. También es un directivo que sabe asumir adecuadamente riesgos, es un buen comunicador e íntegro en su vida profesional y personal”. 

La designación de Reynés tiene una doble implicación. Por una parte, Fainé, también presidente de la Fundación Bancaria La Caixa -propietaria del 100% de Criteria-, pasa a una presidencia de carácter honorífico apenas un año después de haber asumido el cargo. Este paso a un lado se traduce, señalan fuentes del sector a este periódico, en un espaldarazo al propio Reynés, que dirigirá la compañía sin a la sombra de un presidente conocido por controlar las riendas del negocio, pero también ha generado cierta tensión en el seno de la gasista.

Por otra parte, el cargo que asumirá el ya ex consejero delegado de Abertis tiene carácter ejecutivo, por lo que supondrá además, la salida del actual consejero delegado, Rafael Villaseca.

El primer accionista de Gas Natural Fenosa es el holding Criteria, con un 24,4%, seguido de Repsol, que controla un 20,1%, y del fondo GIP (20%). Entre los tres actores controlan un 65% de la compañía. La petrolera española reconoció recientemente que estudia la venta de su cupo en GNF a la gasista CVC.

Según fuentes del sector privado, el relevo podría producirse de forma efectiva durante la próxima junta de accionistas del grupo gasista. Aunque no se ha anunciado la fecha, se espera que se celebre en abril, momento en que se estimaba la salida de Villaseca como CEO ya que su contrato vence en mayo.

Desafíos al frente de Gas Natural

Isidre Fainé deja la gasista poco más de un año después de asumir como presidente. En este período ha ejecutado un profundo plan de desinversiones que han llevado a que la empresa venda el 20% de su negocio de distribución de gas en España a un consorcio formado por Allianz y CPPIB por 1.500 millones de euros.

Por otra parte, la gasista decidió salir del mercado italiano ante la incertidumbre generada por la reordenación del sector energético y vendió sus activos a las firmas 2i Rete Gas y Edison por un total de 1.020 millones. Y, en noviembre, acordó la venta del negocio gasista en Colombia al fondo Brookfield por alrededor de 482 millones.

En este año al mando, Gas Natural ha enfrentado también la expropiación por parte del Gobierno colombiano de su filial Electricaribe. Este frente -Gas Natural está dispuesta a recuperar la compañía-, y el desafío de sacar a la compañía de la parálisis actual, serán dos de los grandes frentes que tenga que abordar Reynés cuando asuma la presidencia ejecutiva.

En este sentido, en los últimos meses han vuelto a sonar con fuerza los rumores de fusión de la gasista con la portuguesa EDP. Aunque ambas empresas lo han negado en reiteradas ocasiones, fuentes del sector privado señalan que sí que se estarían produciendo conversaciones para abordar la operación.

Para esta integración, que crearía un gigante energético en la península ibérica, se espera que la gestión de Reynés al frente de Gas Natural siga los pasos dados en Cellnex y Abertis. La gasista necesita disponer de caja suficiente, por lo es previsible que el próximo plan estratégico para el período 2018-2020 -que la compañía presentará este mes-, aborde nuevas desinversiones.

Otro de los movimientos que podrían venir bajo el nuevo mando es la puesta en valor de los activos de Nedgia, la marca bajo la que Gas Natural gestiona su negocio de distribución en España. La gasista rebautizó esta actividad recientemente y se marcó como objetivo alcanzar 10,7 millones de clientes a través de más de 5,3 millones de puntos de suministro. Una de los caminos que se podrían barajar es sacar a Bolsa la filial, siguiendo los pasos de lo que Reynés hizo con Cellnex. 

Reynés y la OPA a Abertis

El nombre de Reynés llevaba algunas semanas recorriendo pasillos como candidato a ocupar el cargo de consejero delegado en la gasista. En diciembre, se esperaba que Villaseca, que lleva más de 13 años dirigiendo la compañía, se mantuviera en el cargo al menos un año más, aunque los accionistas sondeaban ya su posible reemplazo dadas sus discrepancias con el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

Este movimiento en la cúpula de Abertis llega en plena batalla entre Atlantia y ACS, a través de su filial alemana Hochtief, por el control de la concesionaria de autopistas. La CNMV autorizó en octubre la oferta pública voluntaria de adquisición de la italiana, que valora a la concesionaria en más de 16.200 millones de euros.

La OPA de Abertis, que acaba de ser aprobada por la Comisión Europea y que espera el visto bueno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, cuyo visto bueno podría llegar a lo largo de la semana. 

Comenzará entonces la 'guerra' de OPAs para hacerse con la compañía. La italiana ya ha mostrado su disposición a mejorar la oferta realizada por Abertis, pero desde la empresa alemana también habría disposición de realizar una contraoferta definitiva para disputarse la victoria entre los accionistas. 

Será clave la figura de Criteria (el brazo industrial de Caixabank) para decantar al resto de los accionistas de Abertis. Desde Criteria -que controla un 21,55% de Abertis-, optan por ahora por mantenerse neutrales, a la espera de poder valorar la oferta realizada por Florentino Pérez, una vez que sea aceptada por la CNMV. 

Previamente tendrá que haberse decantado el consejo de administración de Abertis, que ya dijo en su momento que la oferta de Atlantia le parecía atractiva industrialmente, aunque en términos económicos era mejorable. En el mercado se da por descontado que Reynés es uno de los ejecutivos más a favor de la oferta italiana frente a la de la compañía matriz de la alemana, liderada por Marcelino Fernández-Verdes. 

Por tanto, su salida, podría allanar el camino a la oferta lanzada por Hochtief en las próximas semanas. Aunque, según explican las fuentes consultadas, el papel del ejecutivo no es tan relevante, ya que a quien debe convencerse es al máximo accionista. 

El papel de Criteria

¿Y qué dicen desde Criteria? Como ha contado EL ESPAÑOL prefieren esperar a ver, asumen que harán lo que sea mejor para ellos a largo plazo, pero también lo que pueda ser mejor para el país. 

Según han publicado diversos medios en los últimos días, desde el Ministerio de Energía estarían presionando para evitar que Atlantia se haga con Abertis. Se buscaría evitar un nuevo caso Endesa, en el que una compañía italiana se hizo con una española que controla activos clave para el país. 

El bonus

Pero antes de dejar Abertis, firma que ha dirigido durante los últimos ocho años, Reynés tiene que cobrar un bonus por el cumplimiento del plan estratégico 2015-2017 que le embolsará un extra de unos 8 millones. El pago se realizaría antes de la junta anual de Abertis y marcaría el final de su trayectoria en la concesionaria antes de asumir en Gas Natural, recoge Expansión. El ejecutivo asumió como consejero delegado de Abertis en 2010 y en 2015, tras una reestructuración de la cúpula de la compañía, fue designado además vicepresidente ejecutivo. Además, en representación de Abertis, Reynés es miembro de los consejos de administración de Sanef en París, Arteris en São Paulo e Hispasat en Madrid. A la espera de resolver quién le sustituye en dichos consejos, ya se conoce que el nuevo máximo ejecutivo de Abertis será Francisco José Aljaro, que tendrá la consideración de director general. Hasta ahora ocupaba el puesto de director financiero.

Desde mayo de 2015, y tras liderar la salida a Bolsa, también es presidente no ejecutivo de Cellnex Telecom. Fuentes cercanas a la compañía señalan que en principio no hay prisa en que deje este puesto, ya que no se produciría incompatibilidad con su posición de presidente ejecutivo en la gasista, con lo que no habría movimiento en esta firma por el momento.

Hay que tener en cuenta, además, que el futuro de Cellnex dependerá también del futuro de Abertis, ya que tanto Hocthief como Atlantia han mostrado su disposición a la venta -o al menos, a reducir su participación en la compañía-. Exactamente igual que con Hispasat, otra compañía bajo el paraguas de Abertis, de la que controlará cerca del 90% una vez que logre hacerse con la participación de Eutelsat. 

Éste es, precisamente, uno de los caballos de batalla de la OPA sobre Abertis. El ministerio de Agenda Digital, con Álvaro Nadal a la cabeza, no termina de ver claro el cambio de manos.