Florentino Pérez, presidente de ACS en una de las fotografías publicadas por la revista Forbes.

Florentino Pérez, presidente de ACS en una de las fotografías publicadas por la revista Forbes. Jaime Partearroyo

Empresas

Florentino Pérez cree que ACS ofrece a los accionistas de Abertis "un proyecto ilusionante"

El presidente de la constructora reconoce que todavía no está pensando en jubilarse

Florentino Pérez se muestra confiado en la apuesta de ACS-Hochtief sobre Abertis. Asegura que se trata de un "excelente proyecto" con el que se busca "crear de forma sostenida mucho valor para los accionistas de las tres empresas implicadas". Todo ello ofreciendo "un proyecto ilusionante que es un gran proyecto industrial que integra toda la cadena de valor en el desarrollo de infraestrucutras". 

Unas palabras del presidente de ACS en la revista Forbes tras ser elegido como el mejor CEO de 2017. Una lista en la que le acompañan en el podio el CEO de Repsol, Josu Jon Imaz y el de Amadeus, Luis Maroto. 

Según explica Pérez, el proyecto propuesto a Abertis contempla una gran diversificación geográfica en economías desarrolladas como América del Norte, Europa y Australia; y con la posibilidad de participar en grandes oportunidades de inversión por más de 200.000 millones de dólares. 

En esa misma entrevista el presidente de ACS asegura que todavía no piensa en jubilarse porque "disfruto cada día con cada nuevo proyecto y mantengo la ilusión de seguir mejorando lo que tenemos". Alaba la gestión de su equipo que todavía "confía en nuestra capacidad de seguir aprendiendo y creciendo". 

Junto a ellos "he procurado esforzarme al máximo para engrandecer y consolidar a un líder mundial de las infraestructuras como es ACS", destaca. Mención especial merece en la entrevista para Marcelino Fernández Verdes. El actual CEO de la constructora "por méritos propios ya que parte de lo que hoy el es Grupo ACS se debe a su buen hacer y a su capacidad de trabajo", sentencia. 

Con ellos aplica, explica, unos valores de "no rendirse jamás, de cultura del esfuerzo, el respeto y la solidaridad" que aprendió en buena medida de su presidencia al frente del Real Madrid desde hace once años. Un período en el que se ha creado "un modelo deportivo-económico nuevo, reconocido en el mundo del fútbol y estudiado en las principales universidades del mundo".