cabify

cabify

Empresas Transporte alternativo

Cabify se reorganiza en España: sitúa la filial internacional como cabecera

CabifyMobility Spain se convierte en la cabecera y accionista de la filial principal Maxi Mobility Spain SLU.

Cabify ha completado una nueva reorganización de su estructura societaria. La compañía, cuya matriz se ubica en Delaware (Estados Unidos), ha cambiado de cabecera en el país: la que era su filial internacional será la 'dueña' de la filial principal, con la que gestiona su negocio español.

Según ha comunicado al Registro Mercantil, Maxi Mobility Spain SLU, la sociedad que aglutina todos los ingresos generados por su servicio de transporte en España, ha cambiado de 'dueño'. Anteriormente, su socio único era la matriz estadounidense. Desde hoy lo será CabifyMobility Internacional SL, la filial con la que hasta ahora ha ido gestionando parte de su actividad internacional.

El movimiento ha venido acompañado de una ampliación de capital significativa. La sociedad tenía el capital social mínimo exigido: 3.100 euros. Ha sumado 6.900 euros en una operación en la que se desconoce la prima de emisión de estas nuevas acciones por parte de la matriz estadounidense.

Desde la compañía española, que trabaja en una ampliación de capital clave que sigue pendiente de cerrarse con fondos internacionales, se descarta hacer cualquier valoración de estos cambios en las sociedades.

Las últimas cuentas, en 2015

Las últimas cuentas que CabifyMobility Internacional ha presentado en el Registro Mercantil corresponden al año 2015. Según quedaba reflejado en su memoria, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, en aquellas fechas aglutinaba las filiales de México, Perú, Chile y Colombia.

La mexicana generó las mayores pérdidas (1,7 millones). Le siguieron Perú (-811.000 euros), Chile (-567.000) y Colombia (-300.000 euros).

En ese ejercicio, primero con actividad económica, la sociedad registró unos ingresos de apenas 188.000 euros y unos beneficios netos de 72.000 euros.

Por su parte, la filial principal española -Maxi Mobility Spain- cerró el ejercicio 2016 con unos ingresos cercanos a los 18 millones de euros y unas pérdidas de 3,5 millones de euros -principalmente por los 16,3 millones de aprovisionamientos y 4 millones para personal-.