Quieren revolucionar el mundo de los refrescos de cola y creen que lo pueden conseguir. Venden un producto edulcorado con stevia y cafeína natural extraída del grano verde de café. Pretenden competir con compañías como Coca-Cola o Pepsi vendiendo un refresco "con todo el sabor a cola, pero sin calorías, sin azúcar y con componentes y sabor natural".

Noticias relacionadas

Green Cola, que desembarcó en España en junio, está presente hoy en cerca de 2.500 puntos de venta en España en cadenas como Carrefour y El Corte Inglés a nivel nacional y en otras regionales como Maskom Supermercados, Alimerka o Gadisa.

Según la compañía, la respuesta del sector de la distribución "está siendo muy positiva" y sigue en marcha el cierre de diferentes acuerdos para ampliar su presencia a todo el territorio nacional.

En un momento en el que todas las miradas se dirigen hacia las bebidas azucaradas (y el impuesto que las amenaza), Green Cola presume de sustituir el azúcar por stevia, un edulcorante natural, y eliminar de su receta el aspartamo. 

"Al no llevar azúcar en su composición, cualquier impuesto de este tipo no debería repercutir" afirma a este periódico Luciano Herrera, director de Green Cola Iberia. Por eso creen tener un nicho en el que pueden crecer.

No obstante, las grandes compañías tradicionales como Coca-Cola no se están quedando de brazos cruzados ante la creciente demanda de productos con edulcorantes naturales y bajos en calorías.

A comienzos de agosto, la firma lanzó el concurso The sweet story challenge para que cualquiera pueda contar sus métodos para endulzar de forma natural alimentos o bebidas. Además, en una segunda fase, busca que investigadores y científicos encuentren un compuesto de origen natural seguro, bajo o sin calorías, cuyo sabor se asemeje al azúcar. Coca-Cola no deja de experimentar con sus fórmulas Zero, pero todavía no ha dado con el edulcorante definitivo.

Por su parte, Pepsi retiró en EEUU de la Pepsi Diet el aspartamo, que sustituyó por sucralosa, otro edulcorante artificial. El pasado mes de de julio, la compañía reculó y volvió a introducir el asparatamo, ya que a sus consumidores no les convencía el nuevo sabor.

Green Cola: éxito en Grecia, su país de origen

Green Cola Iberia se produce en Meres (Asturias), en una planta embotelladora que produce para otras marcas como Fontvella, Schweppes, PepsiCo o Pascual. Pero su origen está en Grecia, donde nació en 2014

Su fundador, Periklis Venieris, es ejecutivo de Coca Cola Tria Epsilon, la principal embotelladora de bebidas no alcohólicas en Grecia. Junto a otros dos socios compraron EPAP, una cooperativa de fabricantes de refrescos que hasta 2009 producía refrescos para Tria Epsilon 3E. Prentendían crear una fórmula de refresco de cola con ingredientes como la stevia o el grano de café verde.

Desde su lanzamiento en el país heleno, el refresco ha tenido una buena acogida en el mercado, donde en cerca de dos años se ha consolidado como la segunda marca de bebidas de cola del sector en ventas, con una cuota actual del 17% en el mercado de latas. Hoy está registrada en más de 160 países y tiene presencia en más de 10 mercados como Reino Unido, Alemania, Holanda o Rumanía.

Madariaga, de PepsiCo a Green Cola

El capital de Green Cola Iberia está formado en su mayoría por un grupo inversor español liderado por Íñigo Madariaga, presidente de la compañía de la que Green Cola Grecia tiene el 10%.

Según consta en el Registro Mercantil, Íñigo Madariaga cuenta con más de 20 años de experiencia en el sector de las bebidas refrescantes. Entre otros cargos, ha sido además presidente de la Asociación de Bebidas Refrescantes y secretario general para Europa de PepsiCo.

Demanda del consumidor o impuestos que penalizan su consumo: las grandes compañías tratan de reinventar sus bebidas azucaradas. La clave está en si el cliente termina por preferir las nuevas fórmulas.