El Banco Sabadell ha cerrado 2016 con un beneficio de 710,4 millones de euros, un 0,3% más que en 2015, y un margen de intereses de 3.837,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 19,8% frente al pasado ejercicio. Sin la aportación del británico TSB, el margen de intereses también mejora, lo hace un 4,6% hasta los 2.786,9 millones de euros.

Noticias relacionadas

Este beneficio plano se relaciona con las coberturas por deterioro incluyen 410 millones de euros por posibles desenlaces a contingencias por las cláusulas suelo. Sin considerar este importe, las coberturas de dudosos y activos problemáticos del Grupo se sitúan en el 47,3% y 47,4% respectivamente, a diciembre 2016.

Dotaciones de insolvencias

Las dotaciones a insolvencias y otros deterioros, que incluyen el impacto de las cláusulas suelo, ascienden a 1.427,1 millones de euros (1.399,0 millones de euros sin considerar TSB) al cierre del ejercicio 2016 frente a los 2.333,2 millones de euros en el ejercicio precedente, representando una reducción a nivel del grupo del -38,8% (-40,0% sin considerar TSB).

La cobertura de los dudosos se sitúa en el 51,55%, y se incrementa la cobertura de los activos problemáticos, que se sitúa en el 49,6%, desde el 48,3% del cierre del tercer trimestre.

La morosidad se reduce y se sitúa en el 6,14% (7,72% sin considerar TSB) a 31 de diciembre de 2016, desde el 7,79% de cierre del 2015 y del 6,60% del tercer trimestre. En diciembre de 2013, al inicio del plan estratégico TRIple, el ratio de morosidad se situaba en el 13,6%, por lo que se ha reducido a  menos de la mitad. Sólo en los últimos 12 meses ha caído 165 puntos básicos.

La evacuación de activos problemáticos se sitúa muy por encima de los objetivos del plan estratégico con una reducción de 7.411 millones de euros en los tres últimos años y la estrategia de venta acelerada de activos continúa ejecutándose con éxito. En 2016, se marca otro récord de reducción de activos problemáticos, en 2.961 millones de euros, y 648 millones de euros en el cuarto trimestre.

De estos últimos, 575 millones de euros corresponden a riesgos dudosos y 73 millones de euros a activos adjudicados. A diciembre de 2016, el saldo de activos problemáticos se sitúa en 18.617,1 millones de euros y el saldo de riesgos dudosos en 9.582,5 millones de euros.

Solvencia y márgenes

El Sabadell cierra el año con una posición de capital fuerte. El CET1 fully loaded se sitúa en el 12% frente al 11,4% de cierre de 2015, y muy por encima de las exigencias regulatorias.

El margen de clientes cierra 2016 en el 2,69%, el 2,59% sin TSB, por lo que se mantiene estable frente a 2015. Las comisiones reflejan un crecimiento interanual del 5,6% (1,4% sin considerar TSB) hasta los 1.148,6 millones de euros al cierre del ejercicio de 2016. Tanto interanual como intertrimestralmente destaca el buen comportamiento de las comisiones de gestión de activos.

Los costes recurrentes del grupo se han reducido a lo largo del último trimestre, tanto en España como en Reino Unido, un 1,9% hasta los 634,5 millones de euros. A cierre del año, los gastos de explotación se sitúan en 2.663,3 millones de euros, de los que 87,1 millones de euros corresponden a conceptos no recurrentes. Excluyendo TSB, los gastos de explotación se sitúan en 1.816,7 millones de euros, de los que 49,3 millones de euros corresponden a conceptos no recurrentes.

La inversión crediticia bruta viva del grupo cierra diciembre de 2016 con un saldo de 140.557,3 millones de euros, lo que implica un crecimiento del 3,9% a tipo de cambio constante en un entorno de fuerte competencia. En relación con el trimestre anterior, aumenta un 2% y, sin considerar TSB, presenta un saldo de 106.304,6 millones de euros al cierre del ejercicio de 2016. En términos interanuales presenta un incremento del 1,7% en  relación con el ejercicio anterior.