María Vega Nerea San Esteban

Tres días después de la formación de Gobierno, el PSOE ya ha endurecido su discurso en materia laboral. Ante la atenta mirada de más de 150 inversores extranjeros, la vicepresidenta de Economía y Transformación Digital ha hablado de “abusos” en el mercado de trabajo como consecuencia de la normativa actual.

Noticias relacionadas

Sus palabras han aportado una de cal y otra de arena al debate sobre el futuro del mercado de trabajo en España que tanto preocupa a los empresarios. Nadia Calviño, ha afirmado que la intención del Gobierno no es una revisión total de la actual legislación laboral.

Palabras que se pronunciaban después de que en su toma de posesión como ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, abriera la puerta a una derogación total. 

Una contundencia que la propia Díaz ha puntualizado este miércoles en La Sexta al explicar que en una primera fase se derogarán algunas medidas, como el artículo que posibilita despedir trabajadores por absentismo aunque sea justificado, y después se modificarán otros aspectos normativos.

Por su parte Calviño ha insistido en que las intenciones del Gobierno en materia laboral no pasan por una revisión total de la actual legislación.

Pero también, ha hecho suyo parte del discurso de Unidas Podemos en materia laboral al explicar a los inversores que con la ley actual, se producen “algunos abusos” que hay que corregir.

Tras esta afirmación, ha recalcado que el Gobierno derogará los aspectos más “abusivos” de la reforma laboral. Palabras que ha dicho en inglés, pero que muestran un tono más duro que el utilizado hasta ahora con el término “lesivos” en castellano.

Subida del SMI

Calviño también se ha referido a la subida del SMI para defender una subida salarial que, ha recordado, no está solo en la agenda española, también figura en la de la Comisión Europea. Los ciudadanos deben cobrar un sueldo que les permita vivir, según la vicepresidenta.

La ministra ha recalcado que este Gobierno será el de las personas y ha afirmado que eso no implicará dejar la senda de consolidación fiscal.

Sin embargo, ha sido llamativo el final de su discurso afirmando que la coalición trabajará para hacer posible que dos más dos sean más de cuatro.

Inversores sin Ribera

Tras no poder acudir ayer, martes, a su cita con los inversores, Calviño ha sustituido este miércoles a la vicepresidenta Teresa Ribera en el evento, para decepción de los representantes del mundo de la energía, entre los que estaban el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, y el consejero delegado de Endesa, José Bogas, junto otros primeros espadas del sector eléctrico.

Todos ellos habían sido convocados para un encuentro con la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, que ha suspendido su asistencia a última hora.

En lugar de Ribera, fue Calviño quien conversó con los inversores, lo que también ha generado cierto malestar entre algunos de los presentes, que esperaban oír a la vicepresidenta que más tiene que decir sobre sus inversiones en materia de energía.

Tanto Galán como Bogas hacen con su presencia toda una declaración de intenciones que se suma a la demostrada durante la toma de posesión de Ribera el pasado lunes, a la que también acudieron presidentes de las principales compañías energéticas. Además, desde Repsol simbolizaron también el interés por este acercamiento con la presencia de su CFO, Antonio Lorenzo.

Así, vuelve a quedar patente el interés de las eléctricas por mantener una relación fluida y cercana con el nuevo Gobierno, en un momento en el que la transición energética copa los planes políticos, pero también los estratégicos de cada una de las empresas.