Alfonso Cuarón con sus dos Globos de Oro.

Alfonso Cuarón con sus dos Globos de Oro. Reuters

Cine Premios Oscar

La quiniela de los Oscar: quién ganará el premio y quién debería hacerlo

En EL ESPAÑOL vaticinamos lo que ocurrirá en la gala de los Oscar y contamos quién debería ganar en las categorías importantes.

Noticias relacionadas

La Academia elige esta madrugada la mejor película del año, al menos para sus miembros. Y mientras otros años todo el mundo llegaba sabiendo lo que iba a pasar y quién arrasaría en la ceremonia, este curso la emoción será la nota predominante. En la carrera se ha hablado de un filme por encima de todos: Roma, de Alfonso Cuarón. 

Su presencia en los premios es histórica. Un título que enamoró a la crítica y que ha desafiado las normas estrictas de la exhibición al apostar por un mercado compartido en el que los usuarios puedan decidir si ver la película en la sala o en Netflix. Su victoria sería histórica, la primera para un filme producido por la plataforma, lo que pesa en su contra.

A la espera se sitúan La favorita y Green Book, que parecen las alternativas más serias. La primera por número de candidaturas, y la segunda porque es el típico producto que a Hollywood le encanta premiar una y otra vez. Esta es la quiniela de EL ESPAÑOL sobre lo que creemos que pasará y lo que creemos que debe ocurrir.

La quiniela de EL ESPAÑOL para los Oscar Clara Rodríguez

Mejor película

Quién ganará...

La lógica parece apuntar a Roma, pero tiene demasiadas piedras en su camino. Es, de lejos, la mejor película de las candidatas, pero premiarla sería romper demasiadas barreras en un sólo año. La estadística no acompaña. Ninguna película en habla no inglesa ha logrado el Oscar a la Mejor película. No lo lograron ni Bergman ni Fellini.

La otra barrera es Netflix. La entrada como un bulldozer de la plataforma en la producción de contenido ha dividido a la industria. Muchos se muestran a favor, pero los más tradicionales no quieren que se altere el status quo. Directores como Steven Spielberg han hecho campaña en contra de que la empresa gane un Oscar, lo que indica que un sector importante denostará Roma por ese motivo.

roma

roma

Además hay que tener en cuenta que no gana la más votada en un sistema de elección al uso. En Hollywood se usa el voto preferencial en el que se colocan todas las candidatas en orden de preferencia. Si en primera votación una tiene mayoría absoluta gana, pero si no se elimina aquella con menos votos en primera posición y se redistribuyen esas papeletas, que van a parar a los títulos colocados en segunda posición. Esto favorece a películas de consenso, y es de esperar que los anti Netflix hayan colocado Roma en el último lugar.

Por todo ello creemos que una victoria de Green Book, una película made in Hollywood, convencional, agradable, y un canto al entendimiento en tiempos de Trump será la vencedora final.

Quién debería ganar...

Roma. No hay una película nominada este año que supere a la obra maestra de Alfonso Cuarón. Una película que habla de la Historia de un país, desde la historia de sus olvidados, de los indígenas que sacrificaron su vida para entregársela a los burgueses y sus hijos, a los que cuidaban.

Una crítica a un sistema en el que las relaciones siempre están condicionadas por la clase y la raza realizada con una puesta en escena virtuosa de uno de los mejores directores en activo.

Mejor director

Ganará y debe ganar...

Alfonso Cuarón. Este premio es uno de los más cantados. Sólo un boicot enorme podría hacer perder al mexicano su segundo premio de la Academia tras el logrado por Gravity. Su trabajo es el mejor, y ha recibido el apoyo de todo el mundo: el sindicato de directores, los BAFTA, la crítica y los Globos de Oro se han rendido. Sería un premio de compensación perfecto si deciden no premiarle como Mejor película.

rami

rami

Mejor actor

Ganará...

Rami Malek. Su imitación de Freddie Mercury en Bohemian Rhapsody ha ganado todos y cada uno de los premios entregados hasta ahora, incluido el del sindicato de actores, el gremio más numeroso de los académicos. Un premio que sería un reconocimiento al filme que ha reventado la taquilla por encima de cualquier previsión. Un galardón al esfuerzo más que a la verdadera interpretación de Malek, que pone toda su energía en una película desastrosa.

Debería ganar...

Cualquiera de sus compañeros realiza una composición de más nivel. Un premio de compensación a Bradley Cooper por su entrega absoluta en Ha nacido una estrella, en la que dirige, escribe y se entrega en un cambio de registro muy notable sería de agradecer.

Mejor actriz

Ganará...

Glenn Close. Es su hora. Una actriz mítica, enorme y que dignifica cualquier película. Ella es lo mejor de La buena esposa, un título que se queda a medias y que ella eleva. La Academia siente que se lo debe, y no dejará escapar esta ocasión.

Debería ganar...

Olivia Colman. Hollywood ha descubierto a esta monumental actriz británica gracias a La favorita de Yorgos Lanthimos, pero en su país es toda una estrella. Su reina Ana Estuardo es un prodigio de pasear por el filo sin caerse. Es muy difícil encontrar el tono para no caer en el histrionismo pero ser excesiva. 

glenn

glenn

Mejor actor secundario

Ganará...

Mahershala Ali es la apuesta segura en esta categoría. El actor de Green Book realiza una interpretación maravillosa del pianista Don Shirley, y tiene una baza a su favor: su papel es, de lejos, el más protagonista de todos. Se llevará su segunda estatuilla tras la lograda hace dos años por Moonlight.

Debería ganar...

Sin tener nada que objetar a un triunfo de Ali, hay dos veteranos que están maravillosos en sus películas. Richard E. Grant está magnético en un papel que podría haber sido hasta desagradable en otras manos en ¿Podrás perdonarme algún día?. El otro es Sam Elliot, que tiene tres de las mejores escenas de Ha nacido una estrella.

Mejor actriz secundaria

Quién ganará...

Todo apunta a que Regina King se llevará su primer Oscar. Una actriz consolidada en la televisión que brilla en su primer papel de enjundia en cine. Sería también un premio de consolación a una de las grandes olvidadas: El blues de Beale Street, de Barry Jenkins.

Debería ganar...

Amy Adams. La pobre va camino de convertirse en la actriz más nominada y olvidada. Casi todos los años es candidata y siempre pierde. Su papel como Lady Macbeth de Dick Cheney en El vicio del poder es una muestra de su talento y de cómo disfruta haciendo de mosquita muerta.