Glen Close, en el Festival de San Sebastián.

Glen Close, en el Festival de San Sebastián. Efe

Cine FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Glenn Close: "Hay gente enfadada en EEUU, pero Trump era la peor solución"

La actriz ha presentado 'La buena esposa', fuera de concurso y por la que muchos esperan que gane un Oscar.

San Sebastián

Noticias relacionadas

Detrás de un hombre siempre hay una gran mujer, y detrás de José Luis Rebordinos, director del Festival de San Sebastián, ha aparecido Glenn Close para dar lustre a la clausura de una edición que se ha caracterizado por la falta de estrellas internacionales.

La actriz, que ya fue galardonada con el premio Donostia, ha presentado 'La buena esposa', que se presenta fuera de concurso y por la que muchos esperan que gane un Oscar que todavía se le escapa después de cinco nominaciones.

De hecho, en la rueda de prensa ha bromeado y asegurado que espera que el premio llegue "antes de que esté en una silla de ruedas".

Precisamente de mujeres detrás de hombres y tapadas por su sombra va un filme que presenta a un ganador del Nobel de Literatura, del que se sospecha que sus novelas fueron escritas por su mujer, una Glenn Close imperial que representa una figura histórica, la de esas señoras que aguantaron a supuestos genios y que merecen un mérito que nunca se les atribuye.

En esta ocasión hasta en sentido literal, ya que el amor de esta escritora hace que permanezca callada viendo como su marido se lleva las loas y a ella la invitan a ir de compras mientras él acude a los ensayos para recoger el galardón.

La película muestra cómo el mundo del arte ha estado siempre dominado por los hombres, empezando en la década de los 50, y todos ellos han ido perpetuando un heteropatriarcado del que quedan sus consecuencias.

Sólo hay que ver la lista de los ganadores del Nobel, o de las mujeres que han conseguido el Oscar a la Mejor Dirección. No es algo que quede tan lejos, de hecho la propia Glenn Close ha reconocido después junto a su hija -que también actúa en la película- que esto todavía está presente, y que sólo había que fijarse en el caso de J.K. Rowling, que jugó al despiste firmando con un seudónimo masculino sus novelas adultas tras 'Harry Potter'.

A pesar de todo, Glenn Close cree que algo está cambiando en la industria, y la prueba la ha visto en los últimos meses. "Creo que está cambiando, y ojalá sea así. Me quedé muy impresionada con los últimos premios Emmy, que a veces son un indicativo de por dónde va la industria. Una mujer ganó el premio a la Mejor Dirección, a la Mejor Comedia, y una mujer negra ganó por primera vez en la historia el de Mejor Guion. Además una serie sobre cuatro mujeres y sus problemas también se llevó el Emmy, así que hubo muchas mujeres. Eso sí, tienes que ser muy buena para que te ofrezcan un trabajo siendo mujer, y tienes que tener mucho éxito si quieres que te ofrezcan otro", ha opinado preguntada por EL ESPAÑOL.

Close, que sigue demostrando en cada papel y en cada entrevista una elegancia e inteligencia que crece con el paso de los años, ha vuelto a sacar las garras y confirmar su gran compromiso político.

Ella se posicionó claramente contra Donald Trump durante la campaña electoral, una posición que se ha aumentado al ver las medidas que ha tomado el republicano en sus primeros meses como presidente.

Cree que EEUU se encuentra en un momento "terrible": "Es horrible, nuestra democracia siempre ha sido frágil, y lo es mucho más ahora. Necesitamos consenso y gente que se quiera comprometer y una prensa libre, y nuestro país está muy polarizado, y eso es muy peligroso. Espero que de alguna forma la gente despierte, vea lo que ha pasado y que los que le votaron ahora se den cuenta y hagan algo", ha dicho con pena.

Close junto a su hija.

Close junto a su hija. Efe

La actriz se muestra apenada, y dice que todo lo que está pasando lo "siento hasta físicamente, me noto estresada".

Su hija ha calificado a Trump como una persona “peligrosa” y ambas han coincidido en que sus faltas de respeto son continuas y que ni siquiera es consciente de la importancia de la historia de su país. "Es humillante", han zanjado.

Por tanto no entienden cómo muchas mujeres fueron capaces de votarle, aunque Close cree que fue el estado de crispación de los ciudadanos lo que provocó ese voto de rebelión.

"Hay mucha gente enfadada en nuestro país porque el Gobierno ha estado roto durante mucho tiempo. Los demócratas y los republicanos llegaban al poder, intentaban hacer algo y los otros se oponían siempre y echaban todo abajo. La gente tiene motivos para estar enfadada, y ninguno de nuestros líderes dio una respuesta, así que entiendo que una mujer votara a Trump pensando que era algo nuevo, pero al final ha sido mucho peor, espero que la gente se haya dado cuenta", ha criticado la actriz.