"Tú no me hables, que me pica la nariz y eso significa movida", "De la cárcel se sale, del cementerio, no", "¿Que no? Madre mía, te digo yo a ti que sí", son algunas de las míticas frases que entonó Dakota Tárraga (33 años) en el programa de Cuatro, Hermano Mayor, en 2014. Su paso por el espacio de Pedro García Aguado (51) le granjeó, pese a todo, una gran popularidad en televisión. Ahora, años después, y mucho más serena y madura, Dakota es otra persona distinta a aquella joven que mantenía una relación conflictiva y tóxica con su familia. 

Noticias relacionadas

Han pasado los años y, parece, todo se ha recolocado en su vida. La relación con su familia no puede ser mejor y más cálida, tal y como ella misma ha asegurado recientemente. De hecho, en la actualidad Dakota asiste a espacios de divulgación para debatir sobre educación familiar y social. Hace unas semanas, se la pudo ver en un espacio de TVE, a raíz del éxito de la serie HIT, exponiendo su ejemplo. Pues bien, Dakota ha vuelto a sorprender con un nuevo, ambicioso e inesperado proyecto: se ha convertido en imagen de una marca. 

En concreto, ha protagonizado un spot navideño anunciando las clásicas tortitas del grupo de restauración VIPS. "Empieza la Navidad y a los cinco minutos ya nos pica la nariz. ¿Y sabéis lo que significa eso, no? ¡Tortas por todo! Tus colegas te fríen a villancicos, hay tortas. Te toca una miseria en el amigo invisible, hay tortas. Tu rollete no te felicita, hay tortas. Oye, ¿por qué no hacéis una cosa? Os vais a VIPS y le dais una alegría al body. Esta Navidad deja atrás las tortas y abraza las tortitas de VIPS. Te van a flipar, ya te digo yo que sí". 

Su detención, último escándalo

A principios de agosto la exconcursante de Supervivientes era detenida el pasado fin de semana después de que la Policía Nacional recibiera una llamada alertando de un supuesto altercado en su casa. Una intervención que se saldaba con la joven durmiendo durante 48 horas en los calabozos de la comisaría de Alicante. Tras varios días de informaciones sobre una supuesta agresión a su madre, Dakota decidía dar la cara en Viva la vida para contar, en compañía de su madre, qué sucedió aquella noche.

Visiblemente nerviosa, la joven se rompía al sentarse, asegurando que se la juzgó por el pasado conflictivo que mostró en su paso por Hermano Mayor. "¿Mi programa me va a perseguir toda la vida? Todo el mundo tiene derecho a cambiar, conmigo esta semana se han pasado, no tengo que aguantar todas las calumnias que han dicho", lamentaba entre lágrimas. Dakota aseguraba que lo pasó "fatal" por este asunto y explicaba que, la noche en que fue detenida, la policía acudió alertada por el ruido procedente de su casa: "En mi casa se habla chillando. Alguien nos escucha gritar y llama a la policía, pero no hubo ninguna discusión, yo estoy mejor con mi madre que nunca".

Dakota y su madre durante su visita a 'Viva la vida' el pasado mes de agosto. Mediaset

La joven reconoció que, desde el primer momento, se puso "bastante chula" con los agentes, hecho que motivó su detención. "Me fui detenida, no lo niego", relataba, aunque aseguró que pensaba que el traslado a comisaría se había producido por "una multa de tráfico" que tiene pendiente. Tras pasar las primeras 24 horas en el calabozo, Dakota habló con su abogado, quien le informó de que está allí "por un malentendido". Sin embargo, la actitud de la detenida hizo que no la pusieran en libertad y volviese a dormir entre rejas.

Según su versión, jamás se produjo la comentada agresión a su madre, pues afirmó que aunque la supuesta víctima no aportara denuncia ni parte de lesiones, la policía podía haber actuado de oficio de haber observado signos de maltrato. Nadia, madre de Dakota, refrendó el relato de su hija y detalló por qué no fue tras ella después de que fuera detenida. "Se la llevaron porque se encaró y yo ante eso no puedo decir nada. Encubriéndola no le haría ningún favor, al contrario". 

[Más información: Dakota Tarraga, detenida en Alicante tras una presunta agresión a su madre]