La casa de Gran Hermano 11 acogió a dos habitantes que pertenecían a la misma familia y que actualmente son dos de las concursantes más recordadas por los seguidores del formato. Pilarita Gómez (62 años) y Saray Pereira (38), madre e hija procedentes de Ferrol, fueron las grandes protagonistas de la edición y a punto estuvieron de hacerse con el maletín del concurso, que finalmente fue para Ángel Muñoz.

Noticias relacionadas

Dentro del reality, Saray no solo conquistó a la audiencia, también se ganó el corazón de su compañero Gerardo Prager, con quien inició una tormentosa relación que acabaría desestabilizando a la gallega. Pilarita, por su parte, comenzó el concurso con peor pie que su hija, pues fue la primera expulsada de la edición, aunque sería repescada por el público ocho galas después.

Saray Pereira y su madre, Pilarita, participaron juntas en 'Gran Hermano 11'. Mediaset

Las coruñesas lograron convertirse en segunda y tercera finalista del programa, respectivamente. Tras ese hito, ambas trataron de aprovechar el tirón mediático y la popularidad obtenida en el concurso. Saray protagonizó una portada de Interviú y participó en Gran Hermano: El reencuentro un año después de su primera experiencia en Guadalix. Lo hizo junto a su ex, Gerardo, con quien volvió a protagonizar una tensa convivencia hasta que él decidió abandonar el programa, arrastrándola a ella.

"Para mí lo más doloroso que me ha hecho Gerardo fue tener que abandonar El Reencuentro por su culpa. Lo he pasado muy mal porque ha roto mis ilusiones, no soy capaz de ver ni un resumen sin ponerme a llorar porque me encantaría seguir ahí dentro con mis compañeros", afirmaba tras su salida de la casa en una entrevista para El confesionario de Kiko.

Saray Pereira junto a Saray Roldán ('GH 14') en portada de Interviú.

Pilarita, por su parte, se convirtió en una habitual de los platós de Telecinco. Colaboraba habitualmente en Sálvame y en 2015 negoció su participación en Supervivientes. "Yo quería que fuera Saray, pero daba más morbo ver a una mujer de 57 años saltando del helicóptero", desvelaba la de Ferrol en La Voz de Galicia. Sin embargo, la delicada salud de sus padres le impidió cumplir ese sueño.

En la actualidad, Saray y Pilarita siguen tan unidas como cuando se dieron a conocer, pues viven en el mismo dúplex junto al marido de Saray y el hijo de ambos. Apartadas del foco mediático, ambas han cambiado los platós y las cámaras por la tranquilidad de Ferrol y la vida familiar. Pilarita, además, está centrada en su faceta como abuela y se encarga del cuidado de Diego Junior cuando sus padres trabajan.

Tras su fracaso sentimental con Gerardo, Saray encontró de nuevo el amor con Diego Dopico, con quien contrajo matrimonio el 2 de julio de 2016. Casi un año después, el 13 de mayo, la pareja tenía a su primer hijo en común, Diego Junior. La ferrolana, sin embargo, ya había practicado en la tarea de la maternidad con las dos hijas que su pareja tiene fruto de una relación anterior, a las que ella llama sus "princesas".

Saray y Diego se casaron en 2016. RRSS

La relación entre Saray y las hijas de Diego es excelente, tal y como demuestan las publicaciones de la ex gran hermana en Instagram. Además, las niñas fueron las damas de honor en su boda.

A los tres meses del nacimiento de Diego Junior, la pareja celebraba un multitudinario bautizo en la Iglesia de San Francisco de Ferrol, acompañados por sus familiares y amigos. Entre los más de 120 asistentes hubo varios rostros conocidos de Telecinco como Marta López, Amor Romeira o Arturo Requejo y su entonces pareja, la cantante Merche.

Saray y Pilarita viven en la misma casa. RRSS

Tampoco faltó, por supuesto, Pilarita, que sorprendió a los presentes con un arriesgado cambio de look para celebrar un evento tan especial. La madre de Saray cambió el rubio de su frondosa melena por un llamativo fucsia, aunque pronto volvió a su color habitual. 

Actualmente, Saray trabaja como dependienta en una conocida cadena de cosmética, aunque también ha probado suerte como empresaria montando su propio local de copas. Y es que, aunque tuvo su época dorada en televisión, la gallega no se plantea volver a los platós: "Todo tiene sus etapas. En la tele viví un momento muy feliz, pero ahora vivo por y para mi hijo", confesó a Kiko Hernández tras convertirse en madre.

[Más información: Qué fue de Jesús Locampos, el periodista de corazón al que echaron de 'Sálvame']