Región

La conversión de contratos temporales a indefinidos recupera niveles precrisis

24 enero, 2018 07:50

La empresa de recursos humanos Randstad ha realizado un informe en el que analiza la evolución de los contratos convertidos en indefinidos durante la última década. Para ello, ha tenido en cuenta los datos relativos a los años comprendidos entre 2007 y 2017 publicados por el Servicio Empleo Público Estatal (SEPE).

El análisis revela que en el último año la conversión de contratos temporales en indefinidos ha aumentado un 15% en la provincia de Salamanca, hasta alcanzar las 3.613 conversiones, cuatrocientas más que el año anterior, lo que supone la cifra más eleva de los últimos ocho años, cerca ya de los niveles previos a la crisis económica. Casi el 40% de contratos indefinidos proviene de uno temporal, teniendo en cuenta que en todo el año pasado se firmaron 9.751 contratos indefinidos en Salamanca.

“El aumento de contratos temporales convertidos en indefinidos y el acercamiento a las tasas de conversión previas a la crisis confirman la tendencia positiva del mercado laboral y la recuperación económica. De igual modo, se muestra que la contratación temporal funciona como puente a un puesto de trabajo estable. De hecho, para aquellos perfiles con menor cualificación, la contratación temporal les ayuda a aumentar su empleabilidad a través de la experiencia”, señala Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

En términos absolutos, Randstad revela que Catalunya es la región que ha registrado más conversiones de contratos temporales en indefinidos durante el último año, con más de 132.000. Le siguen Madrid, con más de 110.000, y Andalucía, con más de 91.000. Entre las tres regiones acumulan más de 333.000 conversiones, lo que supone el 48,6% del total.

Al descender al ámbito provincial, llama la atención que todas las provincias han registrado un incremento de conversiones de contratos temporales a indefinidos en 2017, según el análisis de Randstad. Entre las provincias que más han crecido en este sentido, destacan los casos de Granada, León, Córdoba y Huelva, todas ellas entre el 34% y el 42%. En el lado contrario, Jaén (1,3%), Soria (9,8%), Barcelona (11,5%) y Toledo (12,6%) son las provincias que registran un menor incremento.

Cuando se analizan los datos en función de la edad del trabajador, el informe pone de manifiesto que los contratos convertidos en indefinidos han aumentado en todos los grupos de edad, siendo entre los mayores de 45 años donde más crecen, con un aumento del 24% respecto a 2016.

Los ocupados más jóvenes, menores de 25 años, conforman el segundo grupo donde más crecen las conversiones. En concreto, en ocupados de este grupo de edad aumenta este tipo de contratos un 22%. Por su parte, los empleados con edades comprendidas entre los 25 y los 45 años son los que registran una menor tasa de crecimiento (15%), pero se sitúan como el primer grupo de edad en conseguir este tipo de contratos en términos absolutos.

Randstad también tiene en cuenta la formación académica del trabajador como otra de las variables para su análisis. En este sentido, detecta que casi uno de cada cinco contratos convertidos en indefinidos ha sido realizado a trabajadores con formación superior. Este tipo de contratos también aumenta por quinto año consecutivo entre los profesionales con otro tipo de formación. Más de la mitad de los contratos temporales convertidos en indefinidos se han realizado a ocupados con formación secundaria, es decir, un 60%.