Opinión

Cruces y crucifijos

31 marzo, 2018 13:45

En estos últimos lustros y décadas se han quitado cruces y crucifijos de multitud de entidades públicas y semipúblicas y desde luego privadas.

A la luz de este hecho, sin entrar en polémicas, porque si alguien sigue mis artículos ya sabe que no busco ni el enfrentamiento, ni abrir heridas, ni nada de todo ello, pero si creo que hay que hacer una serie de reflexiones:

Se esté en la posición ideológica-filosófica-cultural-metafísica-religiosa que se esté, o dicho de otro modo se sea teísta, agnóstico, ateísta, antiteísta, deísta, panteísta, o creyente en cualquier metafísica filosófica o religiosa, hay que pensar algunas “entidades” conceptuales, y digo entidades y no conceptos o ideas, porque en estos temas, los conceptos son más que conceptos, y los vocablos-términos más que palabras…

- Guste o disguste toda Europa, tiene uno de sus pilares-fundamentos, uno quizás de los tres o cuatro que dispone, en el cristianismo, o si queremos mejor, indicar un término más técnico, en la “filosofía del cristianismo”. Y aquí, pueden entrar, todos los que sean creyentes y lo que no lo sean…

Dicho de otro modo, casi todos los pilares que constituyen Occidente y Europa, hoy y ayer, y desde hace siglos, tiene el fundamento en conceptos de libertad, persona, equidad-justicia, solidaridad-caridad, dignidad de la persona, conciencia-consciencia, libertad de pensamiento-expresión, y otras docenas de conceptos. No tienen su base en Kant, como muchos creen y en la Ilustración como otros desearían, sino que éstos y otras corrientes filosóficas, tienen su base en el cristianismo, que como rocío-llovizna-lluvia ha ido calando a y en todos los órdenes de la realidad, en todos los sectores...

Ciertamente, algunos dirán con razón que no en todos los aspectos han sido positivos, o al menos, hayan existido errores históricos-sociales, con determinadas limitaciones, por haber sido hechos en determinadas épocas, o personas o personalidades. No entremos en ello, sino en los fundamentos de Europa y de Occidente.

Por consecuencia cribar-infravalorar-darle menos presencia pública y privada, es de alguna manera, irnos segando la hierba y la tierra bajo nuestros pies… A menos cristianismo en Occidente, es obvio y evidente, que aumentará el sufrimiento y angustia en multitud de temas y sectores de la sociedad y de los individuos, y desde luego, sus grandes fundamentos se verán mermados de falta de fundamentación y demostración…

A los liberales, les recuerdo, que no existirían los liberalismos sin el cristianismo, o al menos el cristianismo es uno de sus pilares, a los socialdemócratas, indicarles, aunque no les guste recordarlo, que no habría progresismo y socialismos sin filosofía cristiana, o al menos, es uno de los pilares…

- Si Marx levantase la cabeza, creo que hoy, él sería uno de los que indicaría que si se  merma mucho la influencia del cristianismo en la sociedad, y en todas sus entidades, teóricas y prácticas, en el fondo estaríamos disminuyendo los grandes valores del marxismo. Lo mismo creo que nos diría Adam Smith y toda la corriente liberales.

 Somos extemporáneos, y no somos conscientes de la situación y la presencia de la religión y del cristianismo, hace dos siglos, que quizás era en demasía, comparada con la de ahora. O dicho de otro modo, se cogen argumentos y razones, de docenas de pensadores y escritores de estos tres últimos siglos, y no somos conscientes, que a mi modesto entender, si esos pensadores-filósofos-literatos hoy viviesen, serían los primeros que defenderían al cristianismo, incluso aunque fuesen ateos o agnósticos o escépticos… Porque saben, que un cristianismo suficiente, y no sólo mínimo se necesita para el correcto funcionamiento de la sociedad, el Estado, y todas las entidades que lo forman y conforman desde el individuo, la familia, las entidades laborales y de ocio…

No olvidemos, que casi siempre las grandes tiranías-dictaduras-autoritarismos, se basan en sistemas no-cristianos. Las grandes dictaduras del siglo veinte, nos guste o disguste eran ateas o antiteístas, y no solo agnósticas o escépticas. No olvidemos que en el jardín de Yad Vashem, en Jerusalén, hay árboles homenajes por parte de los israelitas a cristianos, por ayudar al pueblo judío en la segunda guerra mundial, y esto, la mayoría de estas personas lo hicieron por influencia del cristianismo…

Porque al final, nos guste o disguste los liberalismos y los socialismos tienen muchos de sus fundamentos en la filosofía del cristianismo. No todos, pero si muchos y esenciales. Es lo mismo que los marxismos, tienen muchos fundamentos-pilares-principios-axiomas, no todos, en filosofías, que podríamos denominar metafísicas judeocristianas.

- Para terminar y no cansar más, si estuviésemos en el Lejano Oriente, yo creo, que es bueno para esas sociedades, no quiten símbolos del budismo. Porque el budismo es una fuerza ideológica que es positiva para la sociedad, sin negar los errores históricos o coyunturales que hayan cometido…

Uno, a veces, se hace preguntas muy graves, que ni siquiera se atreve a vislumbrarlas, pero que quizás todos nos deberíamos hacer… ¿los que indican que son liberales, en todos sus movimientos y escalas, y los que se dicen que son progresistas dentro de los socialismos, en todos sus niveles y sectores, al ir intentando abolir el cristianismo, en sus símbolos, y en otras medidas, en el fondo, son conscientes, que están mermando los grandes principios, o parte de los grandes principios de igualdad o libertad, que están dentro de su esencia…? ¿Qué están en el fondo mermando su supuesto liberalismo o su supuesto socialismo…?

¿O dicho de otro modo, hay elementos o grupos o colectivos, en la cúspide de sus movimientos, que incentivan esto, para que de ese modo, no tomen nunca el poder de forma definitiva…? ¿O dicho de otro modo, si hiciesen pactos profundos con el cristianismo, tomarían el poder y estarían más tiempo en el poder, y al no hacer pactos, toman el poder, y al final, lo pierden, porque nos guste o no, la religión es todavía una enorme fuerza social, sean éstas erróneas o semiverdaderas o verdaderas…?

¿O si se quiere expresar de otro modo, usted cree que quién tiene un patrimonio de cincuenta o cien o diez millones de euros, que haya sido capaz de amasar con su trabajo e inteligencia esa fortuna, se cree igual en derechos y en dignidad, que la persona que está en el desempleo diez años…?

Es decir, casi lo único que tenemos, para convencer al que tiene mil millones de euros, del que no tiene nada más que cien euros, convencer que son iguales, esencialmente iguales, aunque haya diferencias entre ellos, es o son los “principios de la filosofía del cristianismo”.

Hoy saldrá usted a la calle, y sabe que tiene seguros del hogar, del vehículo y quizás otros, no debería olvidar que la “idea de los seguros la inventaron o descubrieron o aplicaron sacerdotes anglicanos, porque veían que si moría un sacerdote, que estaba casado, su familia, se quedaba en la indigencia”. Y esto, y miles de otras actividades que todos los días se hacen en el mundo, millones de actos que se realizan, que están inspirados por el cristianismo, y que son buenos y positivos para la sociedad, para todos, para el mundo. Y esto, debería usted darse cuenta, fuese ateo o teísta o agnóstico o escéptico, o creyente en una religión o en otra.

 Porque bajo mi modesto entender, si diminuye la presencia del cristianismo, de los liberalismos democráticos y de los socialismos democráticos en Europa y en Occidente y en la Península Ibérica, estas entidades irán cayendo en una mayor crisis y declive y decadencia y sufrimiento y angustia. Porque estas tres entidades ideológicas-prácticas forman los tres lados de un triángulo y los tres se necesitan y se autofundamentan dialécticamente... Paz y bien…