La pasada semana Sálvame confirmaba el fichaje de Rocío Carrasco. Al principio se jugó al despiste, sin señalar cuál sería el cometido de la hija de Rocío Jurado en el programa. ¿Presentaría el Deluxe en verano, sería una nueva colaboradora diaria?

Noticias relacionadas

Según la propia Rocío Carrasco, su incorporación a Sálvame tiene un objetivo muy claro. “Sálvame ha contribuido a hacer ese daño, pero creo que ahora va a contribuir a todo lo contrario”, afirma. Así, esta experiencia será como una “terapia de choque”, una fase más dentro del proceso de 'curación' que está viviendo.

Finalmente la incógnita se desvelaba el miércoles: Rocío estaría al frente de una sección llamada Hable con ella, como guiño a su último programa en la cadena. De esta forma será la nueva defensora de la audiencia, una figura que ya había tenido Sálvame con anterioridad.

En esa sección se pone el teléfono a disposición de personajes anónimos (y famosos) que quieran dar su opinión sobre cómo funciona Sálvame y se debaten dichas opiniones entre todos.

¿Qué es la defensora de la audiencia?

La figura de la defensora de la audiencia nació en Sálvame en el año 2010 y en un primer momento este puesto lo ocupó María Teresa Campos. La Campos aprovechaba su rato en pantalla para lanzar todo tipo de dardos tanto a colaboradores como al propio presentador.

María Teresa Campos fue la defensora hasta el año 2017, y entonces tomó el relevo Carlos Lozano, ahora llamado defensor del pueblo. Lozano no fue muy bien recibido por algunos colaboradores como Mila Ximénez y Belén Esteban. Empezó al frente de este cargo a inicios de 2018, pero aguantó pocos meses en el programa.

Entonces esta figura fue recuperada por Kiko Matamoros, que había dejado Sálvame meses atrás. Matamoros creó un club de jazz que se llamó El club del espectador. “Mi intención es hacer que la sección sea amena, pero, evidentemente, que esto no sea un salón de masajes”, aseguró sobre su cometido.

Antes de la incorporación de Rocío Carrasco, Sálvame llevaba un tiempo con la idea de rescatar la defensora de la audiencia. Así, en febrero, se habló de la posibilidad de que Carmen Borrego tomase el testigo de su madre y se convirtiese en la nueva defensora, un fichaje que no llegó a buen puerto.