Drag Race España vivía anoche su semifinal. Carmen Farala, Pupi Poison, Killer Queen y Sagittaria se tenían que ver las caras una semana más, aunque no precisamente en el espejo. Y es que el primer mini reto del día iba precisamente de maquillarse a ciegas y en tres minutos. Un desafío que ganó Carmen Farala, quien ya huele a corona. Eso le daba un privilegio para la siguiente prueba, el make over.

Noticias relacionadas

En esta ocasión, las chicas tendrán que convertir en drags (y guardar un parecido familiar) a cuatro jugadores de rugby, del Madrid Titanes. Carmen pudo emparejar a los participantes con las reinas, y se quedó para sí el que parecía, en principio, más fácil: Carlos. “Soy maricona, pero no soy tonta” fue la frase que resumía su estrategia.

En el primer encuentro entre las concursantes de Drag Race España y sus hijas drags se habló de temas diversos, desde la homofobia en el deporte hasta lo que sigue costando salir del armario. Ahí fue muy sorprendente y enternecedor el testimonio de Pupi Poison, que explicó cómo con su familia su homosexualidad sigue siendo un tabú. “Siempre he tenido la sensación de 'lo tengo que ocultar', Sabes que no va a ser bien recibido” se lamentaba la participante. Así, explica cómo le decían “¿dónde irás?” con cierto retintín. “Me preguntas, pero tampoco quieres oír la respuesta” explicaba.

Aunque Pupi es una drag muy conocida en España por sus participaciones en otros programas, o por temas como ‘Putón verbenero’, en su familia tampoco se habla de su oficio. “No se habla el tema gay porque es tabú, pues menos el tema drag” decía. Además, reflexionaba cómo ese entorno familiar hostil echa piedras en su mochila personal. “Te hace avergonzarte también” reconocía la madrileña.

Su testimonio no podía ir más vinculado a la actualidad, después del asesinato del joven Samuel al grito de “maricón”. Recordemos que muy pronto su familia intentó separar la homosexualidad de Samuel de su asesinato como tal, queriendo dejar la misma en un segundo plano. Porque en casa no se hablaba de su orientación, como le sucede a Pupi, y a tantos más.

En esa preparación de la prueba fue muy comentado el ‘tuck’ (o el encolado) de Fernando, esto es, el ocultarse el pene entre las piernas para dar una fantasía de feminidad. Al parecer, el muchacho tenía un miembro bastante grande y había que hacer malabares para que quedase “como una muñeca”, pero Killer Queen, su madrina, logró hacer un buen trabajo.

Ya en la pasarela, Pupi Poison presentó a Pepi Pasión. Ciertamente había un gran parecido entre ambas y Pepi se lo estaba pasando de maravilla; hasta se le rompió un tacón y siguió de puntillas como si nada, consciente de que el espectáculo debía continuar. El look elegido era muy del rollo de Pupi Posion, pero quedaba muy pobre comparado con el de otras compañeras.

Carmen Farala salió con Carla Farala, con dos trajes basados en Sherlock Holmes y Watson, a cuadros. Carmen volvió a demostrar que la máquina de coser se le da de maravilla y que tiene un gusto exquisito en materias de moda. En esta prueba es habitual que el hombre al que cambian no parezca más que un hombre disfrazado, pero Carla Farala parecía una fashion queen con años de experiencia. Sobresaliente.

Sagittaria salió al escenario junto a Neptuna, ambas con trajes rojos. Sagi hizo un buen trabajo, aunque el parecido familiar no se terminaba de entender tanto. Pero también se divirtieron mucho en la pasarela y vendieron muy bien los modelitos.

La pasarela la cerraron Killer Queen y Slayer Queen. Esta semana es probable que Killer haya salido más bella que nunca, con un maquillaje que le favorecía al máximo. Además, hizo un gran trabajo con su compañera. En los trajes, sin embargo, había poco gusto por el detalle y se veían algunos trucos.

0000s

Cuando Supremme habló con las participantes y con sus ahijadas, Neptuna contó un testimonio escalofriante: una agresión racista que sufrió por sus rasgos asiáticos. “Me encontré con dos chicos en la calle que me gritaron algo del coronavirus y la próxima cosa que recuerdo es despertarme en el hospital dos días después con 22 puntos en la cabeza. Venir aquí y contarlo es lo más importante para mí” aseguró la reina y jugadora de rugby.

Entonces Supremme de Luxe dio un mensaje que también tiene máxima vigencia esta semana, tras el asesinato de Samuel. “Es verdad que estamos en el siglo XXI, hay gente que dice que está todo muy superado y que estamos en una situación muy ideal. Y casos como el que te ha ocurrido a ti… Parece mentira que todavía tengamos que seguir luchando, siguiendo al pie, repitiendo. Y lo repetiremos todas las veces que haga falta y estaremos ahí en la lucha”, dijo la presentadora.

Tal como se esperaba, Carmen Farala se llevó la victoria y consiguió el pase a la gran final. La sorpresa vino después: las otras tres reinas debían hacer el lipsync, que en esta ocasión fue ‘Cuando tú vas’ de Chenoa.

La cosa estuvo bastante igualada, cada una en su estilo, pero a la hora de la verdad Pupi Poison se quedó fuera. Muchos queríamos un empate y una final a cuatro, cosa que ha pasado por ejemplo en Drag Race UK, pero no sonó la flauta y dijimos adiós a nuestro putón verbenero.

Así, Carmen Farala, Killer Queen y Sagittaria se han convertido en las finalistas de la primera edición de Drag Race España. Carmen llega a la final con tres victorias y sin haber hecho nunca el playback de eliminación. Sagittaria y Killer Queen llegan con una victoria cada una y con dos lipsync a sus espaldas. Por track record Carmen es la gran favorita para llevarse la corona, pero en Drag Race la trayectoria no lo es todo, tal como ya nos ha enseñado la herstory. Sasha Velour ganó su año con dos victorias compartidas, por ejemplo, e Ivy Odly solo había logrado un ‘win’ antes de ser proclamada ganadora.

La semana que viene no será todavía la final. Veremos una reunión de todas las participantes, grabado después del concurso, y se compartirán algunos recuerdos y también se desvelarán algunos secretos.

Este tipo de entregas especiales ha dado mucho juego. Por ejemplo, Sonique reveló en su reunión que había comenzado a hormonarse, Valentina fue dibujada como una auténtica bitch y The Vixen se peleó con todas y acabó levantándose para no volver. A ver con qué nos sorprenden nuestras españolas.