Alberto Caballero, el creador de la exitosa La que se avecina junto a su hermana Laura, se ha pronunciado este martes en El Programa del Verano sobre la detención de su tío José Luis Moreno por presunta estafa y blanqueo de capitales.

Noticias relacionadas

El guionista, que se encuentra estos días inmerso en la grabación de la tercera temporada de El Pueblo, ha querido aclarar que ya no tenía relación con su tío y que en su día tuvo problemas económicos con el empresario que puso en conocimiento de las autoridades.

"Estamos un poco en shock porque es una noticia dura y preocupado desde la distancia, porque, yo personalmente no tenía contacto con él desde hace unos cuántos años, al fin y al cabo es familia. Son noticias que afectan bastante", ha dicho el guionista.

Caballero, que describe la historia como "el argumento de una película", ha reconocido también que "en su momento tuvimos una serie de diferencias que nos llevó a un alejamiento tanto en lo personal como en lo profesional".

También ha revelado que tuvieron "algún problema con un par de pagarés a nivel de la productora con sociedades fantasma con las que no habíamos trabajado. Lo pusimos en manos de la justicia porque consideramos que era una estafa al uso, pero no sabíamos que tenía relación con esto. Nos limitamos hace ya algún tiempo a denunciarlo y a llevar su proceso en los tribunales, pero no pensamos que pudiera estar relacionado con él".

Minutos después, Caballero ha querido aclarar que no ha dicho que fuera víctima de un intento de estafa por parte de Moreno, sino que "en su momento sufrimos un intento de estafa con dos pagarés falsos cuyos beneficiarios eran dos sociedades fantasma. Está denunciado y en los tribunales. Nada más".

La relación de los hermanos Caballero y Moreno empezó a romperse cuando el padre de Monchito era apartado de la producción de La que se avecina por falta de liquidez a la hora de pagar a guionistas y actores, y Mediaset decidía entregar la serie a sus sobrinos Alberto y Laura Caballero a través de una nueva productora llamada Contubernio. 

Según informaba entonces El Mundo, el grupo dirigido por Vasile también había tenido que solventar previamente las deudas con los proveedores de La que se avecina para poder retomar la serie en su quinta temporada que, paradójicamente, fue la que despegó en audiencia.

Desde entonces, la única vinculación de Moreno con Mediaset y Contubernio fue como arrendador de los platós de La que se avecina. Un vínculo que llegaría a su fin en 2020 cuando el empresario no logró un acuerdo de renovación con su sobrino Alberto Caballero. "Es una cuestión de ciclo, que se acaba un contrato y que ha llegado un punto que sentimos la necesidad de cambiar de aires y renovar el espacio y buscar otras cosas. Y luego hay otra serie de motivos en los que no prefiero entrar", confesaba el guionista a BLUPER.