El pasado 2 de junio, el nuevo presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, convocaba a la prensa en un acto “sin precedentes” y “como símbolo de esta nueva etapa en la que quiere construir con todos” para desgranar las líneas generales de esta nueva era en la Corporación.

Noticias relacionadas

Toros, Eurovisión, un lobby europeo contra Netflix… fueron algunos de los grandes titulares que el nuevo presidente de RTVE dejó en esta comparecencia, en la que prometió transparencia, diálogo y consenso.

Y es que uno de los grandes retos a los que se enfrenta la nueva directiva del ente público en esta nueva era es recuperar la relevancia, la credibilidad y sacar a La 1 del pozo de audiencias en el que agoniza, ya que en mayo caía a su mínimo histórico con un pobre 8,2% de cuota de pantalla. 

Una vez asumidos los datos en lineal, y siendo conscientes de la dificultad que tiene salir de ellos, la televisión pública tendrá que apostar por otras métricas que analicen el verdadero éxito de los productos, en una época en la que el consumo a través de otras plataformas, y no necesariamente en directo, está creciendo exponencialmente.

'Cuéntame'

En este sentido, Tornero explicaba que “nos preocupa incorporar indicadores que también midan aquellas zonas de oscuridad que no se ven: consumo en internet, en móviles, en lugares públicos... Y nos preocupan también los datos cualitativos. Aspiramos a tener una panoplia de indicadores que consigan sutilmente reflejar lo que los audímetros no pueden contemplar. Es algo que he compartido con investigadores, empresarios de medios… Todos necesitamos una métrica que refleje mejor donde conducir el vehículo”.

Por ello, se está estudiando la implementación de un nuevo sistema de medición de la audiencia, puesto que los actuales indicadores no miden la audiencia actual ni parámetros a tener en cuenta por una televisión pública. Y tiene sentido que RTVE centre sus esfuerzos en acudir a estos parámetros, ya que La 1 de TVE arrasa cada mes en las audiencias en diferido. 

'MasterChef'

En mayo, MasterChef fue el programa más visto en diferido, registrando 624.000 espectadores de media en sus 3 programas de estreno. En concreto, la emisión del 25 de mayo fue la más vista con 651.000 espectadores y se coló en el top 5 de emisiones más vistas del mes. Supone un crecimiento del 40% respecto al lineal, consumo en el que registró 1.558.000 espectadores, según datos de Kantar aportados por Dos30'.

A pesar de sus malos datos de audiencia en lineal, la cuarta temporada de Estoy Vivo ha seguido gustando a los espectadores, ya que es la serie en diferido más vista del canal con 420.000 espectadores de media, que se suman a los 834.000 conseguidos en lineal. El capítulo emitido el 12 de mayo fue el más visto en esta métrica, con 461.000 nuevos seguidores.

También se cuela en el top de lo más visto en diferido Cuéntame cómo pasó. La emblemática ficción de TVE no ha vivido su mejor temporada en audiencias, pero suma en diferido 302.000 espectadores de media en sus episodios de estreno a los 1.386.000 espectadores de la emisión lineal.

Datos diferido mes de mayo La 1. Dos30'

RTVE Play

RTVE Play

Otro de los grandes anuncios que se hicieron en esta comparecencia fue la creación de una nueva plataforma que se pondrá en marcha en otoño, RTVE Play, y que será una herramienta idónea para seguir apostando por las audiencias en diferido.

"Vamos a tener una plataforma potente. La plataforma va a destemporalizar el consumo. Vamos a ser mejores, el que quiera dormir podrá hacerlo y el que quiera trasnochar lo podrá hacer”, explicaba Tornero en este sentido. 

Y es que RTVE ha de crear una plataforma que consiga aunar un nuevo entretenimiento con "valores y aspiraciones, y también una nueva narrativa audiovisual", que sirva como segunda ventana para los contenidos ofrecidos en abierto y que englobe también a Playz, su canal juvenil, para crear un tándem perfecto. 

Esta nueva plataforma OTT digital sustituirá al servicio A la Carta que lanzó la Corporación en 2008 y aunará a los programas de TVE y RNE, así como contenidos exclusivos pensados para su consumo en este entorno como la ya anunciada Lucía en la telaraña, un true crime sobre tráfico de animales, narcotráfico y corrupción.

Apuntalar el proyecto de Tornero en estos datos en diferido para no sufrir por las audiencias en abierto, y centrar buena parte de sus esfuerzos en una nueva plataforma digital completa, con estrenos exclusivos y productos llamativos para los jóvenes, deberá ser una de las principales máximas a largo plazo. Y por las palabras que ha dejado en sus primeros días al frente del ente público, parece que así será.