Jiaping, la concursante china de MasterChef, fue una de las capitanas en la prueba por equipos del programa emitido este lunes. La carismática concursante que trabaja en el desarrollo de negocios con China de una famosa marca de artículos de lujo hizo un buen trabajo, pues logró que su equipo se salvase, y además, se ganó algunos elogios de los jueces.

Noticias relacionadas

“Siendo tu primera capitanía me has sorprendido gratamente. A pesar de que el castellano no es tu idioma natal, has dirigido perfectamente” le dijo Jordi Cruz. Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera también destacaron su buena labor en las cocinas, y su “serenidad”, la cual “se ha contagiado” a sus compañeros ante el caos propio del cocinado.

Sin embargo, en las redes sociales no gustó nada que tanto Jordi Cruz como Pepe Rodríguez, los jueces que más protagonismo tienen en el programa, bromeasen con las imitaciones que hicieron de la forma de hablar de los chinos. Así, utilizaron los verbos en infinitivo, o sustituyeron por eles las erres. “Tú sabel mucho. Yo estal tlanquilo. Luego, tomal un vinito contigo, pero primero hay que ganal” le dijo a la aspirante, en plena faena.

Jordi, además, le dijo a Jiaping que le iba a dar su valoración en chino cantonés, en referencia a un comentario de la joven del principio del programa. Entonces comenzó a decir palabras inventadas que intentaban sonar cómicamente asiáticas. Una gracia similar a la que hizo Pepe al inventarse un idioma al decir un refrán en presunto chino.

Así, muchos usuarios destacaron que ese tipo de actitud es racista, al ridiculizar la forma de hablar de personas de otras nacionalidades. En concreto, lo que los jueces están haciendo bien podría calificarse como yellowface, esto es, personas de raza blanca que asumen roles asiáticos con la única intención de ridiculizarlos, de hacer algo paródico. 

Pablo Motos fue criticado por algo similar

En este mismo curso televisivo, Pablo Motos ya fue señalado en las redes sociales por una gracieta similar a la de los jueces de MasterChef. A mediados de octubre, Yibing, la colaboradora de El Hormiguero, regresó de sus vacaciones.

La joven habló de cómo se está viviendo el coronavirus en su país de origen, y que se iba a hacer test masivos a la población. “Lo van a terminar en cinco días”, indicó. Una frase que luego Pablo Motos repitió, exagerando un falso acento chino.

Más tarde, Yibing habló de una campaña que se estaba llevando a cabo en China para no derrochar alimentos, y dijo su nombre. Entonces Motos dijo que “da igual una campaña que otra porque todas suenan como si tirasen un bote al suelo” y luego imitó el sonido de un bote rebotando.