Roma

El conocido rapero italiano Fedez y la televisión pública transalpina, la histórica RAI, están protagonizando una gran polémica en el país, mezclando temas trascendentes y delicados como la censura, la libertad de expresión y la homofobia. Empezando por el final, la cadena pública italiana ha decidido esta semana querellarse contra el artista transalpino por difamación a raíz de una serie de afirmaciones del músico que, supuestamente, estarían dañando la imagen de la radiotelevisión pública del país con forma de bota.          

Noticias relacionadas

Todo empezó el pasado 1 de mayo, día en el que es costumbre, en Italia, celebrar un concierto en la Plaza de San Juan, en Roma, donde varios artistas cantan y reivindican derechos sociales. Más allá de la cuestión pandémica, que ha impedido como de costumbre la presencia de miles de personas como todos los años; el rapero italiano Fedez -conocido marido de la superinfluencer de Instagram, Chiara Ferragni, con más de 20 millones de seguidores- denunció públicamente que había recibido presiones por parte de la cadena pública Rai 3 para que modificara el texto de su intervención. 

Todo ello, en un contexto en el que, desde hace muchos años, el concertone del 1 de mayo es transmitido en directo por el tercer canal público del país, cuya línea editorial ha sido, históricamente, la más reformista y reivindicativa respecto al resto de cadenas de la RAI. En el mismo concierto, Fedez, que quedó segundo tras Maneskin en el pasado San Remo, critica a determinados miembros de la soberanista Liga de Matteo Salvini por sus comentarios homófobos. En un primer momento, la cadena niega que hubiera ocurrido ningún hecho que pudiera ser vinculado a la censura. 

Fedez junto a los Maneskin.

La misma noche después del concierto, el rapero italiano Fedez decide publicar un resumen de la llamada en la que los organizadores del concierto, con el visto bueno de los directivos de la cadena pública Rai 3, le piden al artista que modifique el discurso previamente enviado a la organización porque se tiene que “adecuar al sistema”. Una frase que ha hecho sonar todas las alarmas en Italia, sobre en boca de personas responsables de un evento social y cultural, además emblemático en lo que a libertad de expresión se refiere. 

¿Qué significa “adecuarse a un sistema”? Es lo mismo que se preguntó Fedez, quien publicó los tramos más destacables de la llamada que le hicieron antes del concierto y que él ha publicado en su cuenta de la red social Instagram. “¿No estamos en una democracia? ¿Por qué no puedo denunciar unas frases homófobas?”, pronunciadas por políticos soberanistas. Aun siendo unas palabras irrepetibles desde la óptica del respeto, en ellas, atendiendo a la denuncia pública de Fedez, dichos políticos habrían asegurado preferir cualquier otra cosa, antes que tener un hijo homosexual. En todo momento, en la conversación, el rapero defiende su “libertad de expresión” y su condición de “artista” y asume “la responsabilidad” y todas las consecuencias de sus afirmaciones. 

La enorme polémica generada desde entonces sigue estando presente en la primera plana de los medios de comunicación italianos, incluso casi un mes después de lo ocurrido. Es verdad que las supuestas presiones llevadas a cabo contra Fedez para que modificara su discurso vinieron de parte de los organizadores y no directamente de la dirección de la cadena de televisión Rai 3; pero bien es cierto también que en las grabaciones publicadas por el mismo Fedez en su cuenta de Instagram se oye perfectamente la frase “adecuarse a un sistema”, que suena a cualquier cosa, menos que a libertad de expresión. 

La controversia pública, así pues, ha desembarcado bien dentro de la política italiana, en un clima en el que la derecha soberanista ha ido en contra del rapero y la izquierda a su favor. El clima político en el país, además, tiene precisamente mucho que ver con el debate iniciado por Fedez, porque Italia lleva meses y meses retrasando la aprobación de una ley contra la homofobia, conocida como ley Zan, en referencia a su autor, el parlamentario socialista Alessandro Zan.

Aunque prácticamente todos los partidos, desde la izquierda europeísta hasta la derecha soberanista, forman parte del Gobierno de amplia mayoría del primer ministro Mario Draghi -ex presidente del Banco Central Europeo (BCE) entre 2011 y 2019-; los soberanistas de la Liga de Matteo Salvini están retrasando la aprobación de un proyecto de ley a priori sin color político en aras de desgastar la izquierda italiana. Atendiendo a las últimas encuestas en el país, ante unas hipotéticas nuevas elecciones generales, el bloque soberanista saldría con mayoría absoluta y presidiría el Ejecutivo italiano.

¿Cómo seguirá la polémica entre Fedez y la RAI? Por el momento, si nada cambiara, seguirá en los tribunales. En los últimos días, la cadena pública italiana se ha querellado contra el artista por difamación a raíz de la divulgación del contenido de una llamada telefónica que mantuvo con los directivos de la RAI. Fedez, por su parte, asegura que está “orgullosísimo” de lo que ha hecho y que está “dispuesto a afrontar todas las consecuencias”.