Blas Cantó está a punto de defender Voy a quedarme en la final de Eurovisión 2021. El cantante murciano, que representa a España en la 65ª edición del Festival, afronta esta cuenta atrás satisfecho con el trabajo realizado y contento con su puesta en escena, cuyo elemento más llamativo y polémico ha sido la luna gigante que corona el escenario durante su actuación.

Noticias relacionadas

Tras las críticas recibidas por la descorcentante escenografía, el artista defiende que este atrezzo le hace sentir "en el cielo" para tener una conversación íntima y dar "el último adiós" que nunca pudo ofrecerle a su abuela, fallecida el pasado diciembre, a quien dedica la canción.

Los distintos ensayos previos a la final han permitido a los asistentes descubrir que la gran luna de la actuación de España es un objeto hinchable que, además, ha batido records al convertirse en el elemento escénico más grande de la historia de Eurovisión.

La luna es el elemento escénico más grande de la historia de Eurovisión.

El revuelo generado en torno a este satélite artificial ha aumentado al conocerse su posible origen: la conocida plataforma china AliExpress, famosa en todo el mundo por ofrecer todo tipo de artículos a precios bajos, podría ser el proveedor de este objeto que, para bien o para mal, es la seña de identidad de la propuesta española en esta edición de Eurovisión.

Basta una rápida búsqueda en la web del gigante asiático para encontrar miles de lunas que guardan cierta similitud con la que se verá en la actuación de España en Róterdam. Las más baratas pueden obtenerse por poco más de 100 euros, aunque las más realistas y parecidas a la de Blas, que mide seis metros de diámetro, llegan a alcanzar un precio cercano a los 700.

Blas, satisfecho

Más allá de los comentarios que la luna hinchable ha suscitado, Blas Cantó se muestra satisfecho y feliz con su puesta en escena. Al contrario que algunos exrepresentantes españoles, que se han quejado públicamente de no haber podido tomar decisiones, el murciano asegura que todo lo que se verá sobre el escenario cuenta con su beneplácito.

"Solo cambiaría tener a los artistas del coro cerca de mí, pero entiendo que se me tiene que ver a mí en esa inmensidad, teniendo esa conversación a solas con el amor de mi vida", confesaba hace unos días a BLUPER.

Sobre la posibilidad de llevar a Róterdam una puesta en escena que haga una referencia más explícita a su abuela, el cantante explica su negativa: "No todo puede ser lo mismo. Hubiera sido duro para mí tener una foto, el equipo que está a mi alrededor sabe que por salud mental no podría hacerlo".