La historia familiar de Olga Moreno no es la única trama de Supervivientes que une lo que ocurre en España con lo que sucede dentro del concurso. Como los espectadores del reality ya saben, la semana pasada Sandra Pica reconocía en plató haber perdido el amor que sentía hacia su novio, Tom Brusse, y la organización le proponía viajar hasta el otro lado del charco para hablar con él y aclarar sus sentimientos.

Noticias relacionadas

Un encuentro que se pudo ver este martes en Supervivientes: En tierra de nadie. Sin embargo, Mediaset orquestó perfectamente el programa para incluir en esa ruptura a Melyssa, también concursante de reality. Y es que, recordemos, Melyssa y Tom fueron como pareja a La isla de las tentaciones 2, y allí, el empresario dejó a su chica para irse con la soltera Sandra.

De esta forma, Melyssa fue la primera en hablar con Sandra, y se quedó muy sorprendida, ya que ese día era su cumpleaños. “Pensaba que iba a hablar con mi madre o algo” confesaba la concursante.

Sandra le contó a Melyssa cómo se había dado cuenta de que no estaba enamorada de Tom. “Con los días empecé a ver que volvía a ser feliz, el resumen es que le quiero mucho pero no estoy enamorada. Le prometí que si pasaba algo vendría a decírselo, no sería cruel con él. Me parecía cobarde decírselo de sopetón cuando saliera. No siento que quiera seguir una relación con él” le explicó a la concursante. Melyssa le dijo que se esperase a ver a Tom frente a frente, y que igual, así, cambiaba de parecer.

El programa entonces hizo que Tom se viese a solas con Melyssa, que le puso al día de todo lo que le había dicho Sandra. “Te quiere mucho, quiere que cuentes con ella para siempre y que podréis tener una conversación pero ahora lo que siente es que no quiere seguir con la relación. Estaba un poco afectada o nerviosa. No se trata de que nosotros nos hayamos llevado bien pero que ahora se ha dado cuenta de que no está enamorada y que se siente más feliz”, le explicaba a su ex.

Tom no entendía nada de lo que estaba pasando. “La quiero mucho. ¿Cómo me puede dejar? ¿Por qué no espera a que vuelva? Estoy a 10.000 km pasando hambre, echo de menos a mi familia y me lo dice así, sin hablar conmigo... Me quiero ir, quiero estar con mi gente y mi familia”, se lamentó.

Más tarde, Sandra entró en escena y le explicó qué es lo que le estaba sucediendo. Tom no paró de llorar. “Aquí me he dado cuenta de que estoy loco por ti, no te imaginas lo duro que es estar aquí. Es un esfuerzo y además vienes para dejarme, hubiera preferido que lo hicieras al volver”, le dijo. Sandra, que lo abrazaba, le pedía que “igual que lo había hecho siempre” no mezclase lo profesional con lo personal.

Desde el plató, Carlos Sobera echó más leña al fuego, y le pidió a Sandra que explicase su situación con Julen, de Mujeres y hombres y viceversa, ya que algunos le señalan como el culpable de la ruptura. Sandra decía que solo tenían el entrenador personal en común, y le aseguró a Tom Brusse que no le había sido infiel. El presentador entonces les propuso pasar la noche juntos, y ambos aceptaron.