Aunque en un principio se empezó a especular con que Rocío Flores no participaría en ningún programa de televisión hasta que finalizara la emisión de la docuserie Rocío. Contar la verdad para seguir viva, la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco sorprendía la semana pasada fichando como colaboradora de El Programa de Ana Rosa.

Noticias relacionadas

Sin embargo, desde el programa se dejó bien claro que la nieta de Rocío Jurado sólo participaría en el espacio para comentar Supervivientes 2021 en calidad de exconcursante de la edición del pasado año. 

Lo mismo ocurrió el domingo cuando Flores también se estrenaba como colaboradora de El Debate de Supervivientes. Y aunque también aclaró que acudía en calidad de exconcursante, inevitablemente tomó partido por la mujer de su padre, Olga Moreno. 

Entonces se vivió un momento incómodo en plató con José Antonio Avilés cuando éste intentó sacar a colación el tema de la docuserie y Jordi González y el resto de colaboradores le terminaron parando los pies. 

"Si no puedo, no puedo", decía Avilés, que minutos antes había reconocido que "en la reunión de este programa se me ha dicho que no meta nada de fuera" en clara alusión a la docuserie de Rocío Carrasco. "¿En la medida de lo posible podemos hablar de Supervivientes?", le espetaba entonces Jordi González. 

Pues bien, según publica Lecturas, éste no es sólo el único veto en los programas en los que participa Flores. Al parecer, la joven habría vetado a los colaboradores que han sido más críticos con su padre. Entre ellas se encontrarían Paloma García Pelayo y Belén Rodríguez.

Asimismo, la publicación cuenta que Antonio David estuvo llamando a su hija durante las publicidades de El Debate de Supervivientes para aconsejarla en su discurso y cómo esquivar los momentos más tensos.