La Unión Europea de Radiodifusión (UER) finalmente ha decidido este viernes 26 de marzo descalificar a Bielorrusia del Festival de Eurovisión por infringir las reglas del festival al intentar presentarse al certamen con una canción con trasfondo político.

Noticias relacionadas

IŽll teach you de Galasy ZMesta, ya fue cuestionada por la organización por criticar a la oposición al presidente, Alexandr Lukashenko. "Se concluyó que la canción pone en cuestión la naturaleza no política del concurso", señalaba el comunicado colgado por la UER en su página de Twitter.

La nota advertía que las primeras "reacciones" a la canción amenazaban con dañar la reputación del certamen, que se celebrará de manera telemática del 18 al 22 de mayo su LXV edición en la ciudad holandesa de Róterdam.

Antes de la descalificación directa, la UER daba otra oportunidad al país de presentar un nuevo tema, sin embargo, la segunda propuesta del grupo tampoco se habría ajustado a las reglas del concurso que "garantizan que el festival no se instrumentalice ni de desacredite", tal y como la organización explica en este nuevo comunicado. 

Esta descalificación provoca que finalmente sean 39 los países que participen en el Festival de Eurovisión de 2021, que se celebrará los días 18, 20 y 22 de mayo. Será el número más bajo de concursantes desde 2014. 

El líder del grupo Galasy ZMesta, Dmitri Butakov, comentó a la agencia rusa RIA Nóvosti que Minsk podría renunciar a participar en Eurovisión. "En muy posible que sea así. El (Mundial de) hockey ya nos lo quitaron. Tengo grandes sospechas de que no vamos a corregir nada. Y ahí quedará todo", dijo Butakov, quien dijo no sentir "ningún remordimiento de conciencia".

La canción del grupo es una sátira que alude a las protestas opositoras que estallaron en el país tras las elecciones presidenciales de agosto de 2020, consideradas fraudulentas por la oposición y Occidente.

"Yo te enseñaré a bailar al son de mi flauta, te ensañaré a morder el anzuelo, te enseñaré a andar por la cuerda floja, y estarás todo contento y feliz", dice uno de sus estribillos.

El grupo no ha dudado en alinearse con Lukashenko a la hora de acusar a Occidente de intentar instigar una revolución para "destruir" Bielorrusia.

La canción ya ha recibido en YouTube más de medio millón de visitas y decenas de miles de quejas sobre el contenido de la canción, entre ellos de antiguos concursantes en Eurovisión como la bielorrusa Angelica Agurbash.

Al festival debería haber sido seleccionado el grupo VAL, que ganó el concurso nacional el pasado año, pero que fue excluido por la televisión pública bielorrusa por su apoyo a las demandas de cambio político en el país.

Esta no es la primera vez que la UER rechaza una canción por su contenido político. Ya en 2009, el organismo rechazó el tema de Georgia We don't wanna put in por interpretarse como un ataque al primer ministro ruso Vladimir Putin. Finalmente, la televisión de aquel país rechazó participar. 

Igualmente en 2005 la letra de la canción de Ucrania, Razom nas bahato, tuvo que ser modificada por hacer referencia constante a su presidente e incluso en 2008 Rodolfo Chiquilicuatre tuvo que rehacer su Baila el Chiki-chiki por sus referencias a líderes políticos.