Anoche, Sábado Deluxe y los espectadores éramos testigos del enésimo "belenazo". Una vez más, Belén Esteban se convertía en la protagonista absoluta del programa, con un cabreo significativo que hacía mucho tiempo que no veíamos.

Noticias relacionadas

La culpable de ello era María José Campanario, 'la Jose' desde anoche. La esposa de Jesulín de Ubrique publicaba a altas horas de la madrugada una carta en sus redes sociales en la que cargaba duramente contra Belén Esteban y que funcionaba como dinamita para hacer explotar a la colaboradora.

 "No soy de guerras, pero no toques a mi familia porque yo por ella muero. [...] Reza, por tu bien, para que siga callada y no te estropee el chiringuito que te montaste y al que han alimentado otros para ti y su beneficio. Pero créeme, estoy deseando llevarte al juzgado. Te lo juro por mi vida, así que piensa en lo que puedes ganar o perder”, eran algunas de las lindezas que Jose dedicaba a Esteban en esta misiva, en la que también profería insultos como "lerda" o "boba.

Por ello, con la tensión entre ambas completamente disparada, Esteban respondía a esta polémica carta en el Deluxe. Un foco, ella en el centro y los colaboradores y Jorge Javier Vázquez apartados a cierta distancia, eran los únicos elementos en plató, porque ahí solo importaba Belén y su esperada respuesta.

Belén Esteban en 'Sábado Deluxe'

"He hablado de mi vida y de la de tu marido, porque formaba parte de mi vida. Por eso hablo de lo que me da la gana. No te confundas. Miguel trabaja. A día de hoy no ha hecho ninguna exclusiva, ni siquiera el día de su vida, así que tú ni le nombres", dijo, visiblemente cabreada. 

"Estoy harta de tus amenazas pero ¿sabes una cosa? Estoy curada. Espero que te cures de la maldad que tienes. Te deseo que seas la mitad de lo feliz que soy yo con mi familia. Y a la niña ni la toques. Ni la nombres. Tú no. No tienes ni puta idea ni la conoces. Ni tú ni su padre", siguió comentando la colaboradora, que poco a poco fue elevando la dureza de su discurso. 

"Dedicada a mi familia estoy. El que no se ha dedicado nunca es tu marido. ¿Veinte años hablando de mi vida? Sí. ¿Qué has estado haciendo tú, que te he visto en el HOLA? Vale ya. Escribe lo que quieras, pero no te dirijas a mí porque estoy callada por lo que estoy callada", asegúro.

La Belén Esteban más hipnótica

Más allá del hecho en cuestión, y de quién pueda tener más o menos razón, hay algo que quedó patente una vez más: Belén Esteban es un animal televisivo.

La colaboradora volvió a ofrecer un "belenazo" de esos que quedan en el recuerdo y que darán de que hablar durante días, gracias a su magnetismo a la hora de dirigirse a la cámara. Puede que no sea la mejor comunicadora, pero su verborrea atrapa, siendo misión imposible quitar los ojos de la pantalla mientras ella está hablando.  

Son muchos años de experiencia y Esteban maneja los códigos de la televisión, y más concretamente de "su programa"” –como recordó en varias ocasiones-, como nadie. Sabe perfectamente qué decir en cada momento y cómo, controlar los silencios para que el mensaje sea más solemne, y en definitiva, hipnotizar a la audiencia como pocas consiguen.

Esta trama ha despertado del letargo a una Esteban que llevaba un largo periodo de tranquilidad, sin que su vida fuera el foco principal de las tramas de Sálvame. Pero, como accionando un botón mágico desde la distancia, "la muda de Ubrique" ha logrado encender a Belén y, quizás suene egoísta, pero los espectadores salimos ganando con ello.

Solo hay que pasarse por las redes sociales para comprobarlo. La respuesta de Belén Esteban ha dejado un sinfín de memes, frases para el recuerdo y vídeos, que los usuarios celebraron con fervor y que, sin lugar a dudas, pasarán ya a la interminable colección de grandes momentos que la colaboradora ha dejado en televisión.

Además, con la trama Pantoja empezando a mostrar síntomas de agotamiento, este nuevo culebrón ocupará las escaletas de todos los programas de la casa, desde Sálvame hasta Socialité o Viva la vida, y que a buen seguro mejorarán sus índices de audiencia. ¡Cuidao!