Rupturas sentimentales

¿Puedo ser amigo de mi ex?

Si quieres conservar a la que una vez fue tu compañera de vida, entonces deberás trabajar algunos aspectos.

  1. Rupturas sentimentales
  2. Relaciones de pareja

Después de una ruptura… ¿la persona que ha estado con nosotros debe desaparecer por completo de nuestra vida? No tiene por qué ser el caso. Lo cierto es que muchas antiguas parejas siguen siendo amigos, aunque la transición no sea demasiado fácil. Si quieres conservar a la que una vez fue tu compañera de vida, entonces deberás trabajar algunos aspectos como los que te mostramos aquí.

Deja atrás los rencores

Sabemos que no es fácil, pero ¿cómo vas a ser amigo de alguien a quien todavía no has perdonado? Si ves que no eres capaz de dejar atrás todo el resentimiento, entonces lo mejor será que ni amigos, ni amantes, ni ningún tipo de relación con tu ex. Eso, o prueba a desahogarte primero, es decir, dile todo lo que le tengas que decir (educadamente y siempre para mantener un diálogo abierto). Esto funciona muchas veces.

Nada de celos

¿O es que no recuerdas que la dejaste? No tienes ningún derecho a recriminarle que se esté viendo con otros chicos o que quiera vivir sus días de soltería como le dicte el cuerpo. Siempre puedes decirle educadamente que todavía no estás preparado para escuchar que tiene otros líos. Si la situación es que, por el contrario, ella te dejó y sigues enamorado… entonces, amigo mío, huye y bórrala de tu vida.

Mantén las distancias

Siempre es bueno para no confundir las cosas. Ni quedéis tan a menudo, ni planeéis cosas que puedan confundir, como un paseo por el Retiro de Madrid un domingo o ver el atardecer desde el Parque Güell de Barcelona, no, no. ¡Ah! Y nada de sesión manta y peli en casa, eso es muy peligroso.

Deja de sentirte mal por ella

Si no puedes evitar pensar que sigue enamorada de ti y que todavía tiene el corazón hecho pedazos, entonces ¿por qué sigues quedando con ella? Si te demuestra que ya se acabó y que no hay sentimientos por su parte, deja de ser un engreído, ¿quieres? La vida sigue para los dos.

Sexo NO

Por tu bien, el suyo, el de los dos… evita el sexo. No hace falta volver a la pasión carnal. La historia ya ha acabado y ser amigos con derecho, follamigos o amigovios (como diría la RAE) no es una buena idea.