BELLEZA

Zapatero, a tus perfumes

Los diseñadores de zapatos prueban suerte con las fragancias. Ferragamo, Louboutin, Jimmy Choo, Ursula Mascaró… no se limitan a vestir los pies más caprichosos sino que también quieren impregnar los sentidos de las mujeres con los aromas más exclusivos

Original frasco de la fragancia Good Girl de Carolina Herrera.

Original frasco de la fragancia Good Girl de Carolina Herrera.

  1. Perfumes
  2. Zapatos
  3. Zapatos de tacón
  4. Cosmética

Este otoño, hay tres lanzamientos que prometen dinamitar las ventas. Y los tres, de una manera u otra, tienen que ver con el calzado. El casi ya mítico –pero recién llegado- frasco de perfume con forma de zapato de tacón de Carolina Herrera; la esperada llegada a España –aunque solo se puede comprar en su web- de la trilogía aromática de Christian Louboutin; y la sorpresa del grupo Mascaró, poniendo olor a Pretty Ballerinas, marcan la pauta.

Algo está pasando. Los mejores escultores de stilettos no podían mantenerse al margen de la perfumería. Llevar la esencia de Jimmy Choo, sin tener que sufrir tacones de 16 cm, o poder acceder a un “Ferragamo” -aunque sea de tocador- es un sueño para muchas mujeres en el mundo.

A Ferragamo no solo le debemos los tacones de cuña que aligeraron el paso en los años 30. La firma fue la primera en adentrarse en la aventura perfumística, en 1998, cuando vio la luz Salvatore Ferragamo pour Femme. Después llegarían Jimmy Choo o Louboutin.

Por el momento, no es posible pulverizar unos “manolos”, pero seguro que está a caer, pero ¿quieres conocer de cerca las últimas creaciones de los "maestros zapateros"?

1. Signorina Misteriosa de Salvatore Ferragamo. El complemento perfecto de los outfits más estilosos. La esencia del maestro se percibe en el lazo zapatero del envase, que abraza el tapón como tantos otros abrazaron bailarinas y mules. El "caldo" de esta Misteriosa Señorita (traducción al español de su nombre) podría definirse como un oriental afrutado y tiene matices entre los que destacan la zarzamora salvaje, el ardiente neroli, la elegancia de la flor de naranjo, la sensualidad de la tuberosa y el irresistible toque final de la vainilla negra y el pachuli.

2. Illicit Flower de Jimmy Choo. En el año 2011 lanzó su primer perfume, con su mismo nombre. Este otoño, nos sacude con esta creación olfativa, osada pero elegante. Así la definen. Y para ello exprime a tope el albaricoque, la mandarina ácida, el pomelo y el jazmín. Las notas de fondo despiertan la sensualidad a golpe de sándalo y musgo. En este caso, es el packaging el que delata a su creador, pues la caja se inspira en la piel utilizada en sus colecciones.

3. Tornade Blonde, Bikini Questa Sera y Trouble in Heaven de Chistian Louboutin. El diseñador francés compensa su timidez –y tardanza- aromática lanzando tres fragancias a la vez. Comparten los sugerentes nombres y unos frascos –en distintos tonos- tan llamativos como sus diseños. En cuanto a la composición olfativa, no pueden ser más distintas. La primera es un chipre floral que deja una estela de ámbar gris, sándalo australiano y pachulí. En la segunda, destacan las notas verdes y las flores blancas, abanderadas por el jazmín y los nardos. La tercera es una esencia oriental floral en la que destacan la bergamota, la rosa y el iris.

4. Eau de Parfum Essence née a Paris de Pretty Ballerinas. La última en llegar demuestra que no hay que esculpir tacones de 16 centímetros para colarse en los vestidores más chic. La firma ha materializado el espíritu “pretty” de sus preciosas bailarinas en este perfume floral de lirio, con sofisticadas notas frutales y corazón de iris. Un aroma de día, con un punto naif y sin edad límite.

5. Good Girl de Carolina Herrera. La incluimos en la lista –sin ser zapatera- por el golpe de efecto que ha provocado el frasco de su última fragancia. Ya es objeto de deseo y basta con echar un vistazo al diseño para entenderlo. El zapato de tacón de aguja se convierte en el continente de un aroma que combina golosas notas de café y almendra para fusionarlas con el jazmín sambac y nardo. Su embaucadora esencia final, con cacao y haba tonka, le confiere una extremada calidez.