BCE

El BCE abre la puerta por primera vez a poner tipos negativos

Sería una decisión revolucionaria. Los bancos cobrarían dinero al BCE por las operaciones ordinarias de financiación.

El presidente del BCE, Mario Draghi

El presidente del BCE, Mario Draghi Reuters

Este es un nuevo mundo para la política monetaria. Durante toda la historia de los bancos centrales modernos se creía que el tipo más bajo que existía para los tipos de interés era el 0%. Esto es, que el BCE podía llegar a dar el dinero gratis, como ha aprobado hoy el Banco Central Europeo (BCE), pero nunca pagar dinero a los bancos por concederles estos préstamos.

El presidente de la entidad, Mario Draghi, lo ha dicho siempre: “Estamos en el nivel más bajo que permiten los tipos de interés”. Hasta ahora. Su discurso ha cambiado y abre la puerta a un terreno totalmente inexplorado. En la rueda de prensa posterior a la reunión de la entidad ha asegurado que “los tipos de interés estarán en estos niveles o más bajos durante un periodo prolongado de tiempo”. Al estar ya en el 0%, cualquier bajada significa que el BCE tiene que pagar cada día un tipo de interés a los bancos.

No esperamos tener que rebajar más los tipos de interés, por supuesto, nuevos hechos pueden cambiar la situación

"No esperamos tener que rebajar más los tipos de interés, por supuesto, nuevos hechos pueden cambiar la situación", ha asegurado Draghi. Los miembros del BCE discutieron sobre los tipos de interés y el impacto que tiene sobre los bancos y ha reconocido que los bancos tienen una carga con esta política monetaria. Por este motivo aseguró que la entidad "no puede ir tan lejos como quiera" en los tipos de interés negativos (ya sea el tipo central, como en la facilidad de depósito).

En este punto, conviene recordar que el balance del BCE casi alcanza los tres billones de euros (tres veces el PIB español), lo que significa que cada día tendría que pagar a los bancos un tipo de interés por este dinero. Habitualmente los bancos centrales ganan dinero con estas operaciones, lo que se conoce como beneficio de señoreaje. Pues si pone este tipo en negativo, pasarían a ser pérdidas para la entidad, lo que sería una situación insólita.

Tranquilo, amigo inversor

El BCE quiere tranquilizar así a los mercados asegurando que todavía tiene herramientas de política monetaria para seguir dopando al mercado con estímulos monetarios. En palabras del propio Draghi, la volatilidad de los mercados de los últimos meses ha afectado a las previsiones de crecimiento para la entidad. Su obsesión es evitar esta situación, por lo que seguirá estimulando al mercado “lo que sea necesario”.

De hecho, Draghi ha advertido que los tipos de interés tan bajos podrían seguir incluso después de que la entidad acabe el programa de compras, que dura hasta marzo de 2017 "o más si es necesario".

El objetivo del BCE con todos estos esfuerzos es convencer al mercado de que los tipos en el medio plazo pueden estar incluso más bajos. Lo normal en el mercado de ahorro es que los tipos de interés sean crecientes con el tiempo, esto es, si tienes que dejar tu dinero, cuanto más tiempo vaya a estar prestado, el tipo de interés sea mayor. Sin embargo, Draghi quiere cambiar esta percepción y que los inversores comprendan que los tipos todavía pueden caer más.