Macroeconomía 1.800 millones menos

Carmena reduce un 32% la deuda de Madrid en un año y medio de alcaldesa

El Ayuntamiento ha rebajado su pasivo a 3.845 millones, el nivel más bajo en una década. En la legislatura prevé reducir la deuda un 52%.

Javier G. Jorrín

El Ayuntamiento de Madrid sigue reduciendo su deuda a pasos agigantados. En 2016 bajó su deuda en 923 millones de euros, por lo que deja ya su pasivo en 3.845 millones de euros. El Gobierno de Manuela Carmena está utilizando el superávit de más de 1.000 millones del consistorio para reducir la deuda heredada de la época de Alberto Ruiz-Gallardón, cuando estuvo a un paso de alcanzar los 8.000 millones de euros.

Madrid sigue siendo la segunda ciudad de más de 300.000 habitantes más endeudada, sólo por detrás de Zaragoza, ya que cada ciudadano debe unos 1.400 euros. Sin embargo, el Ayuntamiento está reduciendo rápidamente su pasivo, obligado por la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. En su año y medio de mandato, Carmena y su equipo han eliminado uno de cada tres euros de deuda y sus planes pasan por acabar en la legislatura con la mitad del pasivo heredado, según los datos a los que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Cuando tomó posesión en el Ayuntamiento el equipo de Ahora Madrid, hace un año y medio, la deuda del consistorio superaba los 5.600 millones de euros. Actualmente está por debajo de los 3.850 millones (datos ajustados al Protocolo de Déficit Excesivo que emplea el Banco de España y Eurostat). En 2015 el Ejecutivo amortizó de forma anticipada 366 millones de euros y este año ha amortizado 346 millones.

Con estas operaciones ha conseguido eliminar toda la deuda de corto plazo que tenía, por lo que sólo le quedan por pagar los bonos y préstamos colocados en su mayoría entre 2004 y 2011. De esta forma, el Ayuntamiento tiene por delante un calendario de vencimientos relativamente sencillo, ya que ningún año tiene que financiar más de los 409 millones de euros que maduran en 2019. Esto permitirá al consistorio amortizar sin demasiados esfuerzos su deuda sin necesidad de refinanciarla.

Esta amortización de deuda también permite al Ayuntamiento relajar la factura de los intereses de su pasivo. En concreto, en 2016 el Consistorio se ahorró 21 millones de euros y para 2017 espera un ahorro de 12 millones más. Esto dejará la carga financiera para los madrileños en 147 millones para este ejercicio, lo que supone sólo un 3,11% del Presupuesto, su nivel más bajo desde 2010 y muy lejos del 12,2% que paga el Estado.

En niveles de hace una década

La deuda de Madrid ha caído hasta su nivel más bajo desde el primer trimestre de 2006, hace más de una década. En esos años de burbuja inmobiliaria el Consistorio elevaba su pasivo en más de un 50% cada año. A partir de 2013 el Ayuntamiento empezó a reducir toda esta carga, tendencia que sigue ahora, apoyada en un importante aumento de los ingresos no financieros. En 2015 redujo la deuda en un 20% y en 2016 lo hizo en un 19,4%.

El Gobierno de Carmena pretende seguir rebajando la deuda del municipio durante el resto de la legislatura, eso sí, a un ritmo inferior, próximo al 10%. Sus planes son amortizar los vencimientos de la deuda de largo plazo que tiene por delante durante el resto de la legislatura, tanto para el Ayuntamiento como para la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS). En 2017 se pagarán 389 millones, en 2018, 363 millones y en 201, 414 millones.

En 2016 el Ayuntamiento también hizo un esfuerzo para reducir la deuda de las dos empresas públicas con mayor pasivo, la EMVS y la EMT (Empresa Municipal de Transportes). En el caso de la primera, se pagaron 18 millones de euros, por lo que su deuda se redujo hasta los 164 millones, muy lejos de los 770 millones que llegó a acumular hasta 2009. En el caso de la EMT, destinó 26 millones al pago del pasivo, con lo que su deuda se quedó en 92 millones de euros, lejos de los 200 millones que llegó a acumular en 2011.

La mano de Montoro

El equipo de Carmena está saneando las cuentas de Madrid a pasos agigantados, pero no todo el mérito es del Ayuntamiento. De hecho, el enfrentamiento del consistorio con Hacienda ha sido una constante desde la llegada de Ahora Madrid, ya que han pretendido gastar más de lo que el Ministerio quería permitir.

El verdadero culpable de que los ayuntamientos estén en superávit y destinen ese dinero a pagar la deuda es Hacienda y, en particular, el ministro Cristóbal Montoro. La Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera que se encarga de aplicar el Ministerio (lo hace a medias, ya que se incumple sistemáticamente) es lo que impide a todas las corporaciones locales gastar todo lo que ingresan.

Esta Ley se introdujo en 2012 por exigencia de Bruselas e introduce la regla de gasto, que limita el gasto que pueden realizar las administraciones al crecimiento potencial de la economía. La consecuencia es que los ayuntamientos han visto cómo sus ingresos se incrementaban durante los últimos años, pero no podían gastar más porque Hacienda se lo impedía.

En el caso concreto de Madrid, la alcaldesa en ese momento era Ana Botella y ya se vio obligada a destinar una buena parte de su superávit a pagar deuda. De hecho, en 2014 el Ayuntamiento redujo su pasivo en 1.100 millones de euros, más de lo que lo ha hecho en 2016.

Para este año 2017 el Ayuntamiento y Hacienda tienen posturas encontradas respecto al gasto del consistorio. Si Hacienda impide que Ahora Madrid aumente el gasto tanto como pretende, podría encontrarse con un superávit mayor y, por tanto, tener que acelerar la amortización de deuda por encima de los 389 millones de euros previstos.