Pacto de investidura

¿Quién se beneficia y cómo se pagará la 'factura' de Rivera a Rajoy?

Ciudadanos exige un importante esfuerzo social al PP para apoyar su investidura. El pacto cuadra ingresos y gastos, pero todavía hay que seguir con la reducción del déficit.

Rivera y Rajoy en la firma del acuerdo.

Rivera y Rajoy en la firma del acuerdo.

“Estamos especialmente satisfechos de los acuerdos conseguidos para elevar el gasto social”. Esta es una de las sensaciones que tiene la cúpula de Ciudadanos tras el acuerdo alcanzado con el PP para apoyar la investidura de Mariano Rajoy. El partido de Albert Rivera ha arrancado el compromiso de los populares para aprobar la mayor parte las medidas de gasto público que aparecían en su memoria económica, eso sí, con una dotación ligeramente inferior.

En total, la partida de gastos es en torno a dos tercios (varía con los años) de la prometida a sus votantes, para 2017 serían 5.000 millones, frente a los 9.117 millones de su programa electoral. Las partidas irán subiendo hasta alcanzar un gasto de 7.800 millones al final de la legislatura, frente a los 10.124 millones que figuraban en su programa. Sin embargo, Ciudadanos todavía tendría margen para negociar con el PP los Presupuestos Generales, ya que este es sólo un acuerdo de investidura. Es la factura de 29.000 millones de Rivera por el sí a Rajoy.

Los que más se van a beneficiar de esta factura son las familias con rentas bajas y con hijos a su cargo, ya que a ellas irán destinados seis de cada diez euros de los que ha conseguido Ciudadanos. En 2020 tendrán 4.660 millones de euros más en el Presupuesto General del Estado, de los cuales, 3.660 millones se los llevan las dos medidas estrella: el Complemento Salarial Garantizado y el Plan contra la Pobreza Infantil.

Estamos especialmente satisfechos de los acuerdos alcanzados para elevar el gasto social

1. Dos millones de personas con rentas bajas. Es la partida más ambiciosa de todo el acuerdo. Estará dotado con 2.100 millones de euros al final de la legislatura (frente a los 2.800 que había prometido Ciudadanos) y se gestionará a través de la declaración del IRPF. Esto es importante, ya que, como no se puede modificar el IRPF del ejercicio en curso, se aplicará sobre la declaración de 2017, por lo que el dinero no llegará a las familias hasta la primavera de 2018, cuando presenten su renta anual.

Pero que se canalice a través del IRPF tiene una ventaja muy clara para Ciudadanos: que para cobrarlo, el trabajador tiene que presentar su declaración de la renta y, por tanto, no podrá cobrar en negro. También tendrá que estar dado de alta en la Seguridad Social y cotizar. En definitiva, la medida podría servir para aflorar la economía sumergida que existe en sectores de baja formación y empleo muy precario.

Según los cálculos de la Oficina Económica de Ciudadanos, el Complemento Salarial supondrá un 40% de los ingresos de las personas que se sitúen en el umbral más bajo de renta y que tengan hijos a cargo: hasta 500 euros mensuales de media al año. Las personas que ingresen entre 500 y 1.000 euros, cobrarán 200 euros mensuales. A partir de ahí va cayendo hasta que las personas con 1.500 euros de ingresos ya no cobren nada. Ciudadanos destaca que esta medida es mejor para elevar los ingresos de las familias que estén en una situación más delicada que subir el salario mínimo, ya que para todas las personas que trabajen esporádicamente, elevarlo no garantiza que consiga unos ingresos suficientes.

2. Hogares desfavorecidos con hijos a cargo. Ciudadanos pondrá en marcha una serie de medidas para ayudar a 1,2 millones de niños en situación más desfavorecida. La más ambiciosa es el Plan contra la Pobreza Infantil, que estará dotada con 1.000 millones de euros extra en 2017 y 1.560 millones a partir de 2018. Las familias podrían recibir hasta 100 euros por cada hijo. La ayuda máxima irá destinada a hogares (no trabajadores) que tengan menos de 500 euros de ingresos mensuales a lo largo del año, y se va reduciendo hasta agotarse con las familias que ganen 1.500 euros.

Seis de cada diez euros de gasto nuevo irán directamente a las familias con ingresos bajos

Pero también se crean otra serie de ayudas para las familias con hijos a cargo, como el Plan de Refuerzo Educativo para dar una financiación adicional a las escuelas que tengan muchos alumnos en situación desfavorecida. Este plan permitirá contratar profesores de apoyo y estará dotado con 500 millones de euros anuales.

También se incrementan los esfuerzos para elevar el número de plazas de guardería con un programa de 150 millones de euros (en Plan Concilia3). También acordaron un Programa de Gratuidad de los Libros de Texto a través de un sistema de libros público compartidos y que contará con unos recursos de 350 millones de euros anuales.

3. Beneficiarios de la Ley de Dependencia. Desde que se aprobó esta normativa en el año 2006, el Estado no la ha cumplido ningún año. Muchos de los solicitantes de ayudas públicas siguen en periodo de espera o han sido rechazados cuando la legislación refleja que tendrían que ser beneficiarios. El compromiso que ha conseguido Ciudadanos es devolver la dotación presupuestaria de esta partida hasta los niveles que tenía en el año 2012 y, al menos, revertir los recortes de la crisis. Para ello, los dos partidos han acordado aportar 440 millones extra cada año.

4. Autónomos. "Como hijo y nieto de autónomos, es un honor anunciar esta reforma", explicó Rivera tras firmar el acuerdo del que se beneficiarán los 3,5 millones de personas. Los dos partidos han acordado flexibilizar el régimen del autónomo para permitir que la normativa se adapte al ritmo de su negocio. Por ejemplo, los autónomos cuyos ingresos no alcancen el salario mínimo, no tendrán que pagar a la Seguridad Social. Además, se permitirán hasta cuatro cambios en las bases de cotización, por los dos actuales, para que así puedan ajustar sus impuestos a sus ingresos.

¿Quién paga esto?

La factura de Ciudadanos es neutra desde el punto de vista presupuestario, esto es, los ingresos y gastos no afectan al déficit. En todo caso, podrían dejar un pequeño superávit, ya que entre 2018 y 2019 hay un superávit planteado de 600 millones de euros (y con el que hay que contar, debido a posibles desviaciones de los ingresos o los gastos). Sin embargo, el Partido Popular tendría que encontrar vías alternativas para conseguir reducir el déficit, ya que Bruselas exige un déficit del 3,1% para 2017 frente al 5,1% con el que se cerró 2015 y al 4,6% previsto para este año.

Ciudadanos asegura que ha conseguido el compromiso del PP para no subir los impuestos. De hecho, se bajarán algunos, como el Impuesto al Sol, que se eliminará, o el IVA cultural, que se reducirá para los espectáculos en directo (para dejar fuera de la rebaja al cine). Esto significa que España tendrá que recortar el déficit en 15.000 millones de euros, de los cuales, una buena parte recaerá sobre la Administración Central.

Ciudadanos no dice cómo conseguir estos fondos, pero agota, para cuadrar este pacto, las tres vías principales para conseguirlos

1. Reforma del Impuesto de Sociedades. Ciudadanos ha conseguido que el Partido Popular acepte reformar un tributo que este año se está desplomando. En los cálculos del Gobierno estaba recaudar unos 25.000 millones de euros este año y la Oficina Económica de Ciudadanos teme que no se superen los 15.000 millones.

El problema es la cantidad de deducciones y exenciones que tienen las empresas y que permiten bajar la base imponible hasta el punto de que las grandes compañías pagan menos de un 10% sobre sus beneficios en España. Ciudadanos rechaza imponer un tipo mínimo, ya que tendría serios problemas legales y ha convencido al PP para eliminar muchas de esas deducciones que tienen actualmente. Con esta reforma se conseguirán 4.000 millones de euros.

2. Lucha contra el fraude fiscal. Es otra de las grandes reivindicaciones de Ciudadanos y que ha conseguido incorporar al pacto. En total se podría elevar la recaudación en unos 2.000 millones investigando a los defraudadores, pero será necesaria elevar los recursos de la Agencia Tributaria, que tendrán una partida creciente que alcanzará los 450 millones de euros anuales en 2020.

Dentro de este cálculo se incluyen los 2.800 millones de euros de la amnistía fiscal de Montoro. El Partido Popular ha querido enfriar los ánimos de Ciudadanos, ya que considera que es muy difícil que se puedan recuperar más de 1.5800 millones. Para realizar unas previsiones conservadoras, los dos partidos han acordado presupuestar 1.000 millones de euros.

3. La "burbuja política". Ciudadanos quería eliminar las diputaciones, pero ha tenido que contentarse con "pinchar la burbuja política". Los dos partidos han acordado reducir el gasto público destinado a empresas públicas y diputaciones en 1.000 millones de euros para 2017 y y a partir de 2018, 2.000 millones anuales.

El ahorro en diputaciones que ha arrancado Ciudadanos es un acuerdo de mínimos, por lo que se podrían conseguir más recursos aquí, pero el PP se niega a hacer más concesiones. De hecho, desde la formación naranja son conscientes de que tendrán que vigilar de cerca a los populares para que cumplan la eliminación de las duplicidades en estas administraciones. El gasto destinado a las diputaciones es de 6.000 millones de euros y en torno a la mitad (unos 2.800 millones) son gastos corrientes de funcionamiento, que podrían suprimirse sin reducir la prestación de servicios a la sociedad.

El acuerdo cuadra ingresos y gastos, pero agota tres de las principales fuentes para seguir con el ajuste del déficit

Otra parte de esos 2.000 millones de ahorro de la “burbuja política” vendrán de recortes en las empresas públicas. La partida de transferencias dotada en los Presupuestos Generales del Estado destinada a las empresas públicas, sociedades y fundaciones fue de casi 1.700 millones de euros. De este modo, Ciudadanos conseguirá un ahorro de 2.000 millones sobre un gasto de burbuja política de unos 4.500 millones.

En total, Ciudadanos pretende elevar los recursos del Estado en 5.000 millones para 2017 y en 8.000 millones anuales a partir de 2018. Pero supone exprimir las vías más sencillas o, al menos, en las que coincidían la mayoría de los partidos. A partir de aquí llegarán los problemas. Una buena parte se puede conseguir con la lucha contra el fraude, ya que el partido apuntaba en su memoria económica que podrían recaudarse 8.000 millones anuales más para 2020, frente a los 2.000 millones de su acuerdo con el PP. Otra proporción debería llegar de la mejora de la recaudación gracias a la recuperación económica, pero estos son ingresos cíclicos que se vendrían abajo si el crecimiento se revierte. Queda en el aire cómo cuadrar las cuentas.