Sede de la Fundación Juan March, en Madrid.

Sede de la Fundación Juan March, en Madrid.

Abundante liquidez para nuevas inversiones

Los March buscan un ‘buque insignia’ que recupere el dividendo perdido en ACS

La familia mallorquina recibió 750 millones entre 2009 y 2016 por su participación en la constructora.

Juan Carlos Martinez

Tras desaparecer del accionariado de ACS, los March han dejado bien llena la caja de Corporación Financiera Alba -la sociedad a través de la que vehiculan sus inversiones-, con más de 1.000 millones, pero no acaban de encontrar una empresa que supla el papel que, durante décadas, ha jugado el grupo presidido por Florentino Pérez en la cartera inversora de la adinerada familia mallorquina.

Entre 2009 y 2016 Corporación Alba percibió 750 millones de euros por su participación en el grupo constructor. Desde los más de 150 millones de 2009 y 2010, cuando ostentaba el 25% del capital, a los poco más de 40 ingresados anuales entre 2014 y 2016, cuando, tras sucesivas desinversiones, apenas acreditaba el 11%. Los casi 7 millones recibidos el pasado 7 de febrero fueron los últimos. Ya no habrá más dividendos de ACS. Alba vendió en abril el último 2,6% de la empresa constructora por 270 millones de euros.

Una única inversión, o varias

A partir de aquí, los March cuentan con 1.000 millones de liquidez para buscar un nuevo ‘buque insignia’ que permita recuperar esos cuantiosos dividendos. Si una única inversión no fuera posible -como parece probable- cabe la posibilidad de invertir en varias empresas.

Eso sí, siempre siguiendo su histórica estrategia de dejar al margen entidades financieras -que para banqueros ya están ellos- y con una participación de al menos el 10%. O también en alguna de las siete empresas cotizadas en las que permanece tras la decisión de salir de ACS y de Clínica Baviera.

Acerinox, inversión más relevante

Mientras llegan esas nuevas inversiones, Acerinox se convierte en la inversión más relevante de los March en una empresa cotizada. El 19% que ostentan en la multinacional acerera presidida por Rafael Miranda capitaliza por casi 610 millones de euros. Un porcentaje que, el próximo 5 de julio, le permitirá recibir 0,45 euros por cada uno de de sus 52,33 millones de acciones. Casi 24 millones de euros.

En el grupo alimentario Ebro Foods, la familia mallorquina, a través de Corporación Alba, cuenta con ingresar en 2017 casi 9 millones de euros por el 10% de capital que ostenta. Un importe desglosado en tres pagos con idéntica retribución, de 0,19 euros por acción. Los primeros 3 millones los percibió el pasado 3 de abril, el próximo 30 de junio ingresará otros tantos, y el 2 de octubre los 3 restantes. La participación de los March en el grupo presidido por Antonio Hernández Callejas tiene un valor bursátil actual de 320 millones de euros.

Dividendo de Indra recuperado en 2018

En esa retribución por dividendo en sus participadas, la familia mallorquina echa de menos la procedente de Indra. Percibió el último en julio de 2014 y tampoco cobrará nada durante este ejercicio.

Habrá que esperar a ver cómo acaba 2017 la tecnológica presidida por Fernando Abril-Martorell para ver si se cumplen las previsiones de los analistas de que Indra recupere el dividendo en marzo de 2018 con cargo a este ejercicio. Y, si lo hace, ver su cuantía. Con los 12 céntimos barajados por el consenso de analistas de Bloomberg, Indra recibiría 2,23 millones por sus 18,5 millones de acciones.

Últimos 720.000 euros de Clínica Baviera

Además del dividendo cobrado en Ebro, en lo que va de año Corporación Financiera ha percibido 6,5 millones de euros por su 12% en Bolsas y Mercados Españoles (BME), el operador nacional de los mercados de valores y sistemas. También 2,33 millones por su 11% en Euskaltel, otros 4,5 millones por el 11% en Viscofan y casi 720.000 euros por el que será último dividendo en Clínica Baviera. Corporación Financiera Alba ha vendido al holding chino Aier Eye su participación del 20% en el grupo oftalmológico por casi 34 millones de euros, una cantidad muy inferior a los más de 60 millones invertidos.

En lo que queda de año, la familia March cuenta con cobrar, a través de Alba, otros 8 millones por su participación en BME, 2,5 millones en lo que será el primer dividendo de Parques Reunidos, y otros 7 millones complementarios entre Euskaltel y Viscofan. Cantidades que elevarán el dividendo a cobrar por los March en 2017, a través de sus participadas cotizadas, hasta los 57 millones de euros, un 44% menos que en 2016, al no contar con los 42 millones ingresados por las últimas retribuciones de ACS.

Inversiones en no cotizadas

Al margen de sus inversiones en empresas cotizadas, Corporación Alba cuenta con participaciones en diversas compañías, valoradas en más de 320 millones de euros. De este paquete, acaba de vender el 13% que tenía en la empresa de colchones Flex por 59 millones, y ha entrado en tres empresas. Gascan, una de las mayores empresas de distribución de gas propano canalizado en Portugal, en la que ha tomado el 44,8%; Alvinesa, especializada en la gestión de residuos y subproductos del vino y Satlink, una compañía líder en telecomunicaciones marinas por satélite y boyas inteligentes para la pesca de atún, en la que entrado con el 30%.

Para cuadrar las cuentas, en lo que va de año los March han tirado de su cuantioso portfolio inmobiliario, con un valor neto superior a 350 millones de euros, para obtener 37 millones por la venta de de dos inmuebles en Madrid.