El presidente del Banco Sabadell, José Oliu.

El presidente del Banco Sabadell, José Oliu. EFE

Empresas MOVIMIENTO ACCIONARIAL

Oliu traspasa 6,25 millones de acciones del Sabadell a su ‘family office’ Port Avinyon

Desde noviembre transfiere títulos, valorados en 10,5 millones, a la sociedad que comparte con su mujer.

Juan Carlos Martinez

José Oliu, el presidente del Sabadell, ha cerrado un segundo gran trasvase de acciones de la entidad que dirige a Port Avinyon, la sociedad familiar patrimonial que comparte desde hace 22 años con su esposa, María Victoria Quintana.

Este nuevo movimiento accionarial se produjo el pasado martes 14 de marzo, cuando Oliu, vendió 2,83 millones de títulos a la sociedad patrimonial, a un precio de 1,59 euros por acción.

Era la tercera gran operación de capitalización accionarial de su sociedad patrimonial que el presidente de Banco Sabadell realizaba desde finales del pasado mes de noviembre. De esta manera, Oliu ya solo ostenta, de manera directa, las casi 131.000 acciones que recibió el pasado 1 de marzo en concepto de retribución variable. Los restantes 6,25 millones de títulos ya son propiedad del vehículo patrimonial familiar.

Ampliación previa a la transferencia de acciones

Previamente a esta transmisión en bloque de sus acciones en el banco vallesano a Port Avinyon, Oliu llevaba a cabo una ampliación de capital (de los iniciales 3.010 con que se creó la sociedad en abril de 1995 a 6.020 euros) y determinó el cese del carácter unipersonal de esta sociedad, cuya administradora y socia única es la esposa del banquero.

A partir de aquí se inició la operativa. Entre los días 22 y 23 de noviembre -una semana después de que el empresario colombiano Jaime Gilinski vendiera el 3% del capital del Sabadell-, Port Avinyon acudía al mercado para pagar algo más de un millón de euros por 838.134 acciones del banco, a un precio de 1,2 euros por cada una de ellas.

Y el 30 de noviembre se produjo la primera doble operación de trasvase, con la venta que Oliu hizo de 2,57 millones de acciones para ser compradas por la sociedad patrimonial. En este caso, Port Avinyon pagó algo más de 3 millones de euros, con un precio unitario de las acciones de 1,17 euros. En ese momento, el presidente dejaba prácticamente repartidas al 50% las acciones ostentadas de manera directa o indirecta, a través de la ‘family office”. Más de 6,2 millones de títulos.

La próxima semana, 98.000 acciones más

Además de los títulos ya en su manos, el presidente del Sabadell también cuenta con instrumentos financieros vinculados a opciones sobre acciones y los planes de incentivos complementarias a largo plazo (ICLP). En este sentido, la próxima semana se harán efectivas en el haber de Oliu 98.000 acciones de la entidad que preside, llevando hasta casi los 6,5 millones los títulos en su poder, directa o indirectamente.

Port Avinyon cerraba el ejercicio 2015 con unas pérdidas de 61.242 euros, en contraste con los 21.128 euros de beneficio obtenidos en 2104. Básicamente, por el deterioro de 83.000 euros de las inversiones financieras, en su mayoría las acciones del Sabadell y de Telefónica.

Un año antes, a cierre de 2014, la sociedad de Oliu declaraba tener acciones de la entidad que preside por 500.000 euros, y de 403.177 las de la operadora. Más de 903.000 euros de valor en libros que, un año después, quedaba reducido a 710.000 euros. En el presente ejercicio, cuando Port Avinyon deposite las cuentas de 2016, ya tendrá que reconocer como activos los 3,4 millones de acciones transferidas por el presidente del Sabadell.

Oliu recibió casi 2,6 millones en 2016  

El pasado año José Oliu recibió como retribución fija 1,91 millones de euros, entre el sueldo de 1,7 millones y 214.000 euros como miembro del consejo, además de un variable de 633.000 euros y otros 42.000 euros por otros conceptos.

Para 2017, las retribuciones fijas serán las mismas para Oliu, mientras que las variables -en función de los objetivos aprobados por el consejo del banco el pasado 26 de enero-, tendrán un importe de referencia de 1,1 millones de euros.

Además de las retribuciones, tanto Oliu como el consejero delegado, Jaime Guardiola, y el director general, José Luis Negro, son beneficiarios de los planes ICLP, instrumentados a través de la asignación de derechos por el incremento del valor del banco, a abonar en acciones.

Por lo que se refiere al Plan ILCP 2014-2017, el presidente del Sabadell tiene asignadas más de 2,8 millones de derechos, equivalentes a 78.873 acciones, a hacerse efectivas el próximo 31 de marzo. En cuanto al segundo plan (ILCP 2016-2019), con vencimiento el 30 de abril de 2019, Oliu tiene asignados 1,6 millones de derechos, que suponen 337.120 acciones.

A lo largo del presente ejercicio, el banco prevé presentar a la junta general de accionistas, previa aprobación del consejo, un nuevo Incentivo Complementario a Largo Plazo (ICLP) a determinar, en términos similares a los anteriores.

Pólizas de seguros y plan de pensiones

Oliu también es beneficiario de dos pólizas de seguros. Una, que será efectiva cuando cese y que es compatible con otras indemnizaciones. Con los 32.000 aportados en 2016, suma ya 1,22 millones de euros.

Y otra, de aportación definitiva, que se materializará en alguna de las contingencias de jubilación, muerte o invalidez permanente y absoluta, en forma de capital o pensión vitalicia equivalente. A esta póliza fueron aportados 1,44 millones en 2016, y suma ya 7 millones.

También cuenta con un plan de pensiones, a hacerse efectivo en el momento de la jubilación, con un importe acumulado de 17.000 euros.