Distribución

¿Por qué Primark es la única grande que no vende online?

Ikea, otra de las que se mantenía al margen de internet, se rinde y lanza su tienda.

Interior de un establecimiento de Primark.

Interior de un establecimiento de Primark.

  1. Primark
  2. Inditex
  3. Zara
  4. CNMC
  5. Ikea
  6. Comercio electrónico
  7. Internet

Primark se ha quedado sola. Es el único grande del comercio que no vende en internet y que no tiene ninguna intención de hacerlo. Y lo reconoce sin ambages. El problema es que el resto de gigantes del comercio sí que quieren y, hasta los que mostraban sus dudas sobre si entrar o no en negocio digital, ya se lanzan sin red. La última en hacerlo: Ikea. El gigante sueco ya vende en internet en toda España tras pisar el acelerador en la recta final del ejercicio.

No a todos los grandes grupos les va igual. De hecho, los gigantes no dan cifras. Ni Inditex, ni El Corte Inglés, por poner dos ejemplos, precisan cuánto venden en España. ¿Por qué? Porque aún no es un negocio maduro, porque aún hay muchos nombres en modo ‘ensayo y error’ y porque tampoco quieren dar pistas a sus competidores.

En el caso de Primark, la compañía irlandesa no ha ocultado cuáles son las razones por las que no vende online. El motivo es simple: sus precios en tienda son tan bajos que, si vende a través de la red, los márgenes de beneficio y el coste que supone la distribución a domicilio le impedirían ser rentable. “Lo hemos estudiado pero, con los precios y los márgenes que tenemos por artículo, es muy difícil”, reconoció hace unos meses a los medios de comunicación, John Bason, responsable financiero de Associated British Foods (ABF), la matriz de Primark.

Bolsas de Primark.

Bolsas de Primark.

“Serán los artículos de mayor precio los que tengan hueco en el comercio electrónico, para los precios bajos habrá que seguir acudiendo a las tiendas”, argumentaba al hacer balance de los diez años de la multinacional en España. “Uno de los problemas del online es que uno de cada tres artículos que se compran se devuelve y eso hace que el coste sea muy elevado”, asumía el directivo. Fuentes del grupo reiteran que ésta va a seguir siendo su estrategia y, aunque reconocen el poder de la red, por ahora sus pasos no se encaminan hacia la venta digital, sólo a mostrar su catálogo a sus potenciales clientes en las tienda tradicionales.

Primark tiene actualmente 42 locales en España. Todos están en centros comerciales, salvo la megatienda situada en la Gran Vía de Madrid. Ese es su buque insignia, el que le ha permitido dar el gran salto. De hecho, su idea es replicar el modelo de tienda urbana en otras ciudades españolas, aunque con locales más pequeños. En conjunto, las ventas mundiales de Primark alcanzaron los 5.949 millones de libras en el último ejercicio, el equivalente a 6.900 millones de euros. De ellos, la séptima parte de Primark se concentra en España: 920 millones de euros.

Sus ventas en el mercado español crecen a un ritmo del 16% y ya suponen casi la cuarta parte de todo el volumen de negocio de Inditex en España, que el pasado año situó en los 4.000 millones de euros. La diferencia es que el grupo dueño de Zara, Pull & Bear o Bershka, entre otras marcas, tiene más de 1.800 establecimientos en su país de origen y Primark sólo 42 locales.

Las cuentas online de Inditex

¿Entonces, al resto de grandes del comercio sí le salen los números? La realidad, no se sabe. Inditex, por ejemplo no desglosa los números de su negocio online en su memoria de resultados consolidados. Sí se sabe que realiza su actividad en la red a través de tres sociedades: una en Irlanda, ITX Fashion Limited; una canadiense, ITX Canada; y otra en España, Fashion Retail. Entre las tres, ingresó el pasado año 845 millones de euros, según la información que publicó El Economista. En total, ese año, Inditex rozó un volumen de ingresos de 21.000 millones de euros.

El comercio electrónico, entre todos sus sectores y actividades movió en España a lo largo de 2015, más de 5.300 millones de euros, según los datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Y de esa cifra, el 7,8% correspondió al sector textil. Es decir, las prendas textiles (esa es la denominación del sector que emplea el supervisor) movieron el pasado año más de 413 millones de euros.

Los pasos de Ikea

En el caso de Ikea, el desembarco en la red en España no ha sido de un día para otro. Al contrario, primero, en septiembre, puso en marcha una prueba piloto en las tiendas de Valencia y Barakaldo para ver cómo funcionaba entre sus clientes locales, porque en otros países ya opera con la opción digital. Después vinieron A Coruña, Asturias, los tres locales de Barcelona (en Badalona, L’Hospitalet de Llobregat y Sabadell).

Tolga Öncü, director general de Ikea España.

Tolga Öncü, director general de Ikea España.

El pasado jueves hizo lo propio en los tres establecimientos de Madrid (Alcorcón, Ensanche de Vallecas y San Sebastián de los Reyes), en el de Málaga y en el de Valladolid. Esta semana le ha tocado el turno a Jerez, Murcia, Sevilla y Zaragoza. Así que ya opera con esta opción en toda España.

El modelo de venta online de Ikea dará dos opciones. La primera, recoger el producto en una tienda, en ese caso el coste será de 16 euros. Salvo en un punto de recogida de Ikea en Granada, que no gestiona la compañía sueca, donde el importe a sumar es de 29 euros. En segundo lugar, la entrega a domicilio. En ese caso, según explica Ikea, las tarifas aplicables varían en función de la zona, disminuyendo cuanto más cercana sea la tienda de referencia escogida. En este caso, el coste mínimo es de 55 y el máximo de 283 euros.