Emprendedores

El viaje de Tviso: de las descargas ilegales a ordenar la TV a la carta

Los creadores de Series.ly aceleran con su agregador de contenidos con medio millón de usuarios.

El equipo de Tviso.

El equipo de Tviso.

  1. Emprendedores
  2. Contenidos digitales
  3. Televisión

El 5 de noviembre de 2014 estaba marcado en rojo en el calendario de Oriol, Andreu y David. Con la experiencia en proyectos como Patatabrava.com (una red social universitaria) o Food2you (competidor de La Nevera Roja, comprado por Just Eat), a estos emprendedores se les encendieron las luces de alarma. Ese día el BOE publicaba la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, un texto que ponía en jaque su proyecto, Series.ly, una red social sobre series y contenidos de televisión fundada tres años antes. La razón: incluía enlaces a descargas ilegales de contenido con derechos.

Reaccionaron y retiraron todos los enlaces antes del 1 de enero de 2015. No fue suficiente: acabaron denunciados e, incluso, en la cárcel tras un registro policial (el caso sigue aún pendiente de sentencia). Pero la semilla de su nuevo proyecto estaba plantada. Tviso arrancaba como una plataforma que trata de poner orden en la oferta legal de contenidos audiovisuales. ¿Cómo? Agregando la programación y todo el portfolio de servicios de vídeo bajo demanda como Netflix o Wuaki, plataformas de vídeo como Youtube o herramientas de televisión a la carta de las principales cadenas de televisión en abierto.

Los primeros pasos

Con medio millón de usuarios activos (y más de un millón registrados) y varios tests con distintas vías de ingresos completados quieren pisar el acelerador para hacer crecer aún más esa base de ‘fieles’ y plantearse construir un negocio sólido detrás. Pero antes de llegar a este punto el viaje ha sido intenso. Nació como un agregador de oferta: “Era una herramienta para seguir manteniendo colecciones de series que te gustan, marcar capítulos…”, explica Oriol Solé, consejero delegado y uno de los fundadores.

Con el tiempo ha evolucionado. Ahora se ha convertido en una guía en la que se puede encontrar, en base a los gustos y el consumo, un menú de contenidos y el acceso a ellos, tanto si es en televisión en abierto, en una plataforma privada como la de Antena 3 o un videoclub online. Permite personalizar los canales disponibles, comparar precios y escoger.

Para llegar hasta aquí han tenido que sentarse a la mesa con los mismos distribuidores (y productores) de contenidos que les miraban con recelo años atrás por su anterior proyecto. ¿Cómo fueron esas conversaciones para llegar a acuerdos y tener acceso a su oferta para agregarla en su plataforma? “Ahora es más fácil, mucho más fácil”, asegura Solé, quien reconoce que estos contactos se dieron desde el primer día. “Lo que aportamos es una herramienta que da transparencia, que ayuda al consumidor a saber qué opciones tiene y que además aumenta el tráfico de todos ellos”, apostilla.

¿Dónde está el negocio?

El negocio de la agregación es común en otros segmentos en internet. Nacen con el objetivo de poner orden a la información en anuncios clasificados, noticias, etc. Pero, ¿dónde están aquí los ingresos? El más evidente es la publicidad segmentada a sus usuarios. Esa es una de las vías que el equipo de Tviso ha puesto a prueba en estos meses.

Pero no es la única vía. La segunda necesita de los productores y distribuidores de contenidos que ellos agregan. ¿Por qué? Se trataría de cobrar una comisión a agentes como Netflix, Antena 3 o Youtube por llevar tráfico cualificado (e, indirectamente, negocio) desde su plataforma. “Esta es otra vía que hemos probado en este tiempo”, afirma Solé.

La tercera vía que están explorando es la explotación de los metadatos. Cuentan con tecnología que aglutina, indexa y ordena todo el contenido y eso puede ponerse en valor ofreciendo herramientas online. “Podemos ofrecer una guía de televisión, una parrilla de estrenos o todos los partidos de fútbol en abierto; es un servicio que también podemos ofrecer”, apunta.

Andreu y Oriol, dos de los fundadores de Tviso.

Andreu y Oriol, dos de los fundadores de Tviso.

Pese a todo, estos emprendedores no tienen la rentabilización como objetivo prioritario. “Hemos testeado algunas de las vías de negocio para intuir cómo se podría generar ingresos… pero ahora mismo el foco no está ahí”, explica el fundador. ¿Cómo se explica? Él defiende que en el sector de internet hay muchísimos emprendedores y grandes compañías que caminan con cuantiosos recursos y mucha tecnología con el objetivo de crecer en volumen de tráfico.

Ellos buscan ampliar su base de usuarios antes de lanzarse a generar ingresos de manera sostenida. Hoy cuenta con 1,2 millones de usuarios registrados y algo más de 500.000 que utilizan la plataforma de manera asidua todos los meses para organizar su colección audiovisual y acceder a sus contenidos favoritos.

¿Con qué dinero invierten?

Pero para esprintar en esa carrera hay que tener fortaleza financiera. Hasta ahora ellos contaban con una inyección de capital de 150.000 euros que llegó hace algo más de un año aportados por parte de varios business angels, además de los recursos propios de la compañía. Eso cambió a principios de este mes: los fondos de capital riesgo Inveready y Cabiedes y la sociedad de inversión Evolvia aportaron 1,5 millones de euros.

Esa gasolina irá destinada a dos objetivos: mejorar el producto y expandirse a otros mercados. En cuanto al primero, la compañía quiere estar disponible en varias plataformas, en aplicaciones nativas para teléfonos móviles, tabletas y Smart TV (televisores con acceso a internet). Sobre la internacionalización han puesto su ojo en Estados Unidos y Reino Unido.

¿Con quiénes competirán?

Este camino no lo hacen solos. Si ellos han iniciado su andadura en España, ¿qué otros proyectos similares también tratan de ganar el pastel? Hay algunos, aunque con aproximaciones diferentes. En Francia está TVShowTime, que tras fundarse en 2011, ha recibido casi 650.000 dólares de financiación externa. En Alemania hay otro proyecto: JustWatch.

A estos hay que añadir otros competidores que no son tan obvios pero que son, incluso, más temibles. Google o Apple son dos de ellos. El CEO pone de ejemplo al buscador: “Tienen muchísimos recursos y siempre pueden ser un problema para alguien que está empezando y que es diminuto respecto a ellos; pero hay muchos ejemplos de compañías que saben poner el foco en área concreta y que con su servicio se ganan un espacio en el mercado”.

Futuro, con un ojo puesto fuera

No tienen miedo a esos gigantes. Ahora, con el dinero de la nueva inversión en la caja, quieren crecer. A principios del próximo año saldrán a otros mercados. ¿Y por qué Estados Unidos y Reino Unido? “Es de sentido común; para que una compañía en este sector sea global y transforme una manera de utilizar ciertos servicios hay que llegar al mercado anglosajón”, apunta Solé. Tienen esa intuición, que además está basada en datos: “Reino Unido es un mercado muy maduro de contenidos de pago y horas de contenido audiovisual… se paga más y hay más oferta”.

Ahora tienen que elegir cuándo es el mejor momento para dar el salto. Quieren acelerar. Y tienen la gasolina para hacerlo.