Competencia

Segundo aviso de Competencia a las ‘telecos’ por los paquetes 'todo incluido' como 'Fusión'

El presidente de la CNMC recuerda: no hay otras opciones “atractivas” para evitar subidas de precios.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada.

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada.

  1. Telecomunicaciones
  2. CNMC
  3. José María Marín Quemada

Nuevo ‘tirón de orejas’. Y van dos en los últimos años. Competencia advierte a las compañías de telecomunicaciones: sus ofertas convergentes pueden limitar la posibilidad de elección de los consumidores. En un escenario con tres grandes operadores que controlan cerca del 90% del mercado en España, el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, advierte de que estos paquetes reducen la capacidad de eliminar servicios que no se desean, como el fútbol o los contenidos.

Todo arrancó en 2012. Telefónica sacudía el sector de las telecomunicaciones con una primera oferta conjunta entre fijo, móvil, e internet. Representó un punto de inflexión para el mercado español, pues todos los demás competidores siguieron su estela y ‘paquetizaron’ sus ofertas. Con el tiempo, a los primeros tres sumaron la televisión de pago, los contenidos ‘premium’ deportivos… Y las compañías han aprovechado estos movimientos con los que amplían los paquetes para subir los precios.

El ejemplo más reciente hay que encontrarlo en la tercera subida de tarifas anunciada por Movistar el pasado mes de julio: los clientes debían pagar entre 2 y 5 euros al incluir en su paquete la Liga, la Copa del rey y la Champions League.

Sin opciones para el usuario

Para Marín Quemada esta situación deja al usuario en indefensión. “Si lo que queremos es fijo y móvil, que nos den fijo y móvil; si no queremos fútbol no tenemos que estar obligados a comprar fijo, móvil, fútbol, series…”, ha resaltado.

Hace que el consumidor tenga que adquirir servicios que a lo mejor no necesita, sin que haya alternativas atractivas a las que acudir

El empaquetamiento de los servicios es, según el regulador, el culpable de esa falta de opciones: “Hace que el consumidor tenga que adquirir servicios que a lo mejor no necesita, sin que haya alternativas atractivas a las que acudir”. El presidente de la CNMC está convencido de que el “interés público es que cada uno pueda comprar lo que necesita”.

¿Qué salida hay?

Después de este segundo aviso, cabe preguntarse si el organismo va a pasar a la acción, al margen de las advertencias. Por las palabras de su presidente no se desprende que haya planes de actuar. Él confía en que el mercado se autogestione y haya un cambio por parte de las operadoras.

“Es una cuestión de marketing; las operadoras tendrán la agilidad suficiente para que si lo que queremos es fijo y móvil, nos den fijo y móvil”, ha defendido. Parte de su confianza radica en que, según él, sí existen otros operadores al margen de los grandes que pueden obligar a cambiar al resto.

Hasta ahora, la CNMC no ha pasado de las palabras. Y ha tenido oportunidad de mostrar su disconformidad, por ejemplo, con los paquetes convergentes hoy vigentes en Telefónica, y es que algunas de esas ofertas deben pasar el filtro del regulador.

Un cuarto operador

Esa teoría del cuarto operador como dinamizador de la batalla comercial coincide justo en un momento en el que ese competidor (MásMóvil) ha irrumpido en el mercado reclamando un trato de favor. Su consejero delegado, Meinrad Spenger, salió a escena el pasado martes para pedirlo: “Si el sector, los clientes y el regulador quiere un cuarto operador, hay que hacer cosas concretas para lograrlo”. En concreto, pedía mejores precios en las subastas públicas de espectro radioeléctrico.

Los tratos de favor no encajan muy bien con el rigor, la transparencia, la seguridad jurídica y la independencia

Ante esta reclamación, la CNMC es clara: “Los tratos de favor no encajan muy bien con el rigor, la transparencia, la seguridad jurídica y la independencia”. Y lo dice pese a admitir que, como cualquier autoridad de la competencia, es “favorable” a la aparición de otros agentes en un terreno de juego dominado por unos pocos.

Sin fecha a la economía colaborativa

Más allá del terreno de las telecomunicaciones, otro de los asuntos calientes que tiene sobre la mesa Marín Quemada y su equipo es el de la economía colaborativa. El estudio del sector, que generó un cisma en el seno del consejo del organismo y que aspiraba a ser la guía para establecer unas ‘reglas del juego’ de modelos de negocio alternativos como los de Uber, BlaBlaCar o Airbnb, sigue sin exponerse de manera definitiva. Tras dos periodos de consultas públicas, no hay fecha para su presentación.

Es muy poco imaginativo prohibir; soy más partidario de ordenar

El presidente de la CNMC, que ha admitido el debate interno por la convivencia de posiciones “más conservadoras” frente a otras más abiertas a la innovación, se ha limitado a asegurar que espera tenerlo listo “muy pronto”.

Pese a no ofrecer una previsión de los tiempos, ha quedado claro la apuesta del máximo responsable del organismo. “Es muy poco imaginativo prohibir; soy más partidario de ordenar”, ha advertido. Y todo, respaldando que estas compañías alternativas de transporte o alojamientos deben cumplir con obligaciones de seguridad, fiscales y legales. “El ordenamiento legal tiene que reconocer su existencia y ser tan riguroso como las anteriores, pero no podemos prescindir de la nueva economía”.

¿Buscar ‘campeones nacionales’?

Esa resistencia de los 'incumbentes' en sectores como el transporte o los alojamientos turísticos también es percibida por el organismo de las telecomunicaciones. Y Marín Quemada lo ha advertido: “A pesar de situarse en la vanguardia en proceso de digitalización, algunos mensajes del sector en Europa suenan a melodía antigua”.

Nos equivocamos si queremos afrontar la transición digital con una suerte de neomercantilismo que proteja sólo a la industria europea, española o belga

Se refiere al proteccionismo que reclaman muchos de los actores ‘tradicionales’. “Nos equivocamos si queremos afrontar la transición digital con una suerte de neomercantilismo que proteja sólo a la industria europea, española o belga; debemos tener una aproximación mucho más inteligente”. Según el presidente de la CNMC, el mundo “no tiene fronteras y todos debemos poner los medios para que se respeten unas reglas del juego nuevas y justas porque… ¿Queremos construir campeones nacionales o mundiales?”.